El jefe del Pentágono informó que planea visitar China este año: “Me preocupan las actividades malignas del Partido Comunista”

El secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper. EFE/EPA/Greg Nash/Archivo.

El secretario de Defensa, Mark Esper, indicó que la intención es mejorar el diálogo entre las potencias mundiales, pero remarcó la defensa de la libre navegación en las aguas reclamadas por Beijing.

El jefe del Pentágono de Estados Unidos, Mark Esper, anunció el martes que tiene pensado visitar China este año, después de que Washington acusara a Beijing de convertir el mar del Sur de China en su “imperio marítimo”.

Antes de fin de año, espero visitar China por primera vez en mi calidad de secretario de Defensa para mejorar la cooperación en áreas donde tenemos intereses comunes y establecer los sistemas de comunicación de crisis necesarios”, dijo Esper en un seminario en línea organizado por el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS).

Si bien el tono fue conciliatorio y aseguró que “no busca el conflicto”, no dudo en remarcar las diferencias entre las potencias mundiales.

Me preocupa que mientras los Estados Unidos y nuestros socios se centran en apoyarse mutuamente en estos tiempos difíciles, el Partido Comunista Chino, sigue participando en la violación sistemática de las normas, la coerción y otras actividades malignas”, declaró.

Con respecto a las disputas del gigante asiático con sus vecinos, que reclaman por el avance de China sobre aguas internacionales, resaltó que EEUU ha enviado recientemente más buques a la zona en disputa que en los últimos 40 años, y expresó: “Nuestro reconocimiento de las reivindicaciones marítimas es coherente con el derecho internacional, favorece los derechos soberanos de nuestros socios del sudeste asiático y rechaza las excesivas e ilegales reivindicaciones marítimas de China”.

El buque estadounidense USS Nimitz recibe una recarga de combustible en el Mar del Sur de China, a inicio de julio (Reuters)

El buque estadounidense USS Nimitz recibe una recarga de combustible en el Mar del Sur de China, a inicio de julio (Reuters)

Además, indicó que el Partido Comunista viene teniendo conductas hegemónicas en la región durante muchos años, “pero hoy sus verdaderas intenciones están a la vista de todos”. También dijo que espera que el régimen de Xi Jinping “cambie sus costumbres”, pero advirtió que “debemos estar preparados para la alternativa”. De todas formas, evitó trazar “líneas rojas” al respecto.

Estados Unidos ha rechazado por largo tiempo las amplias pretensiones de Beijing en el Mar de la China Meridional, también conocido como el Mar del Sur de China, alineándose con Vietnam, Filipinas y otros socios estadounidenses en la región.

Pero la semana pasada, el secretario de Estado, Mike Pompeo, fue más lejos al tomar partido explícitamente por las naciones del sudeste asiático, después de años en los que Estados Unidos había dicho dijo que no tomaba posición sobre los méritos de los reclamos individuales de esos países.

La declaración de Pompeo es uno de los más recientes pasos de la administración del presidente Donald Trump contra China, retratada por el mandatario cada vez con más insistencia como un enemigo de su país de cara a las elecciones presidenciales en las que buscará la reelección en noviembre.

En las últimas semanas, Estados Unidos impuso restricciones de visa a funcionarios por el tratamiento de China a las minorías uigures y tibetanas, así como por la represión de Beijing en Hong Kong. Trump también ha criticado duramente a China por la pandemia de coronavirus.

Infobae (Con información de AFP)