¿Debatirá Biden con Trump?

El candidato presidencial demócrata, el ex vicepresidente Joe Biden, habla en un evento en el Colwyck Center en New Castle, Del., el 21 de julio de 2020. Se negó a responder a las preguntas de los periodistas. (Drew Angerer/Getty Images)

Comentario

Mira, tenemos que hablar de Joe.

Me doy cuenta de que el Partido Demócrata y el personal de la campaña de Biden mantienen alegremente la pretensión de que no hay nada malo con el exvicepresidente, pero ¿qué posible razón tendría el resto del país para seguir con esta farsa?

Los video clips de un Biden con problemas mentales continúan siendo virales en las redes sociales, porque incluso mientras su campaña trata de mantener sus interacciones con otros con un guión estricto y controlado, el candidato mismo sigue diciendo cosas sin sentido.

En una transmisión en vivo de la campaña de Biden el 22 de julio, Biden le dijo a un representante del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU) que las enfermeras del hospital Walter Reed le soplarían en sus fosas nasales para hacer que se moviera.

Esto está lejos de ser la cosa más extraña que Biden ha dicho durante su campaña presidencial en el último año.

¿Debatirá Biden con Trump?

Estoy seguro al hacer la predicción de que Biden no debatirá con el presidente Donald Trump después de observar la rapidez con que la propia campaña de Biden ha cancelado los eventos mediáticos no programados.

Realmente no puedes escribir un guión para un debate público. Tal evento requiere que los candidatos reaccionen instintivamente y en el momento a preguntas y retos difíciles e inesperados, tanto por parte de su oponente como de los moderadores.

Dado que en todos sus recientes eventos Biden se ha limitado a leer discursos de un teleapuntador y luego salir rápidamente de la sala sin responder a ninguna pregunta, no da la impresión de ser un candidato fuerte y seguro de sí mismo para cualquier desafío.

Biden también se niega a sentarse para entrevistas con los reporteros. Cuando Chris Wallace de Fox New solicitó una, la campaña de Biden respondió que el candidato no estaba “disponible”.

Durante una temporada normal de campaña, los candidatos están aumentando sus apariciones en los medios y eventos en esta época del año, no reduciéndolos o limitándolos. Pero esto es precisamente lo que la campaña de Biden ha estado haciendo y no parece haber ninguna indicación de que la tendencia vaya a cambiar.

Sea lo que sea que uno piense de Trump, ciertamente no ha estado escondiéndose o eludiendo las preguntas de los reporteros. Trump se ha puesto frecuentemente a disposición de las preguntas en casi todas las apariciones públicas de los últimos meses. Algunas de estas conferencias han durado más de una hora.

Trump se sentó para una entrevista de 40 minutos con Wallace el 19 de julio y respondió a todas las preguntas que le hicieron. Es bien sabido que el hijo del exreportero de “60 Minutos” Mike Wallace está lejos de ser un fanático del actual presidente.

Habiendo visto las preguntas difíciles que Trump tuvo que responder a Wallace, es ciertamente comprensible por qué la campaña de Biden no quiere someterlo a tal interrogatorio por parte de un periodista veterano.

Pero mientras más dure esta campaña y mientras más se acerque la elección, más difícil será para los que manejan a Biden mantener a su candidato protegido y lejos de preguntas difíciles.

Si Biden va a evitar a los reporteros hostiles mientras se postula para la presidencia de Estados Unidos, ¿qué dice eso sobre su capacidad para ocupar el cargo, en caso de que gane las elecciones?

Los ciudadanos de EE.UU. necesitan confiar en el jefe ejecutivo para que pueda manejar cualquier crisis que se presente. Mientras que un presidente puede eludir a periodistas con preguntas molestas, no puede eludir a Kim Jong-un, Xi Jinping, Vladimir Putin o a los mulás de Irán.

“Un regreso a la normalidad”

Joe Biden ha estado en Washington durante 48 años, desde que ganó la carrera por el Senado de Delaware en 1972. Dejemos que eso se entienda por un minuto. Este hombre ha sido un político en Washington desde que el presidente Richard M. Nixon hizo su histórica visita a China.

Dándose cuenta de que presentar a Biden como una especie de reformador externo sería absurdo a simple vista, su campaña ha optado por un mensaje de “regreso a la normalidad”.

Este tema vende la idea de deshacerse de Trump y de todos los cambios que ha estado haciendo en Washington y devolver a la ciudad a donde estaba cuando el presidente Barack Obama y Biden dejaron el cargo en enero de 2017.

Si suficientes personas quisieran que los años de Obama continuaran, Hillary Clinton sería la presidenta ahora mismo. No creo que este sea un mensaje de campaña muy convincente: “Voten por mí y retrocederé el reloj y haré que todo en Washington sea como era cuando Obama y yo dejamos el cargo hace cuatro años”.

¿Confiando en las encuestas?

El 21 de julio, la campaña de Trump consiguió que más de 300,000 personas sintonizaran su primer “evento de recaudación de fondos virtual” y recaudó más de 20 millones de dólares.

Pero si pasas todo el día mirando las encuestas de los medios principales y viendo las noticias de la televisión por cable, tendrías la impresión de que Trump no solo está perdiendo las elecciones en este momento, sino que está siendo masacrado. Algunas encuestas tienen a Biden por encima del presidente por hasta 15 puntos.

Nadie aprendió nada del 2016. Los votos del Colegio Electoral no se pueden predecir. Muchos medios de comunicación también ignoran el signo más claro de dónde está el entusiasmo de los votantes en esta temporada electoral. Trump no solo obtuvo tantos o más votos que Biden en muchas de las primarias del estado, sino que estableció récords de votación en las primarias sin oposición.

La gente que pone su fe en las encuestas de los medios de comunicación nacionales se sorprenderá una vez más por los resultados de las elecciones.

Brian Cates – La Gran Época