Aumenta la tensión entre Estados Unidos y el régimen chino en el Mar del Sur de China

Ejercicios militares estadounidenses realizados en el Mar del Sur de China. (Captura Twitter: @DamianGFarah)

Crece el conflicto entre el Gobierno de Estados Unidos y el régimen chino, después de los ejercicios militares estadounidenses realizados en el Mar del Sur de China.

El Mar del Sur de China es un mar marginal del Océano Pacífico, abarca desde Singapur hasta el estrecho de Taiwán, las islas de Borneo y el archipiélago de las Filipinas. En el medio hay cientos de islas cuya soberanía fue causa histórica de conflictos por las naciones vecinas. No es simple nacionalismo lo que desata los conflictos, sino más bien es el interés económico y estratégico en la zona.

Por un lado, todo indicaría que en la zona hay enormes depósitos de gas y petróleo, y a esto se suma que forma parte de una de las rutas marítimas más concurridas del mundo. China asegura que estas aguas, que por el momento son internacionales, le pertenecen casi por completo. Pero su visión choca con la de sus países vecinos y Estados Unidos, que realiza patrullas en la zona en aras de defender la libre circulación de barcos en ese espacio, preocupados por el creciente avance por parte de China en toda la zona, mediante la creación de nuevos distritos administrativos y puestos militares avanzados.

A mediados de abril, los movimientos de barcos topógrafos y de seguridad por parte del régimen chino en las cercanías de las costas de Vietnam, llevaron a que el gobierno de Estados Unidos desplegara dos buques de guerra: el USS Bunker Hill, un y el USS Barry, junto con un buque naval australiano, tal como la Armada dijo en un comunicado.

Mientras el mundo entero está enfocado en el nuevo Coronavirus de Wuhan, el régimen chino no perdió tiempo en su expansión geopolítica. A mediados del mes de abril, Beijing informó de sus avances en los disputados mares de Asia Pacífico.

A propósito de esta situación Alexander Vuving, profesor del Centro de Estudios de Seguridad Asia-Pacífico Daniel K. Inouye (APCSS) ) en Honolulu, le dijo a Fox News: “El objetivo final de China, o como lo llama el presidente chino Xi Jinping, ‘el sueño de China’, es ‘restaurar’ el lugar de China en la cima de la jerarquía mundial de naciones (…) A medida que la línea de vida de Asia atraviesa el Mar del Sur de China, quien controle el Mar del Sur de China dominará Asia, y con el centro de gravedad del mundo desplazándose a Asia, quien domine Asia gobernará el mundo”.

Las acusaciones tampoco tardaron en llegar por parte del gobierno de Estados Unidos. El secretario de estado Mike Pompeo acusó al régimen chino de aprovecharse de la situación mundial entorno al nuevo coronavirus de Wuhan, para avanzar sobre las aguas en disputa.

“Beijing se ha movido para aprovechar la distracción, desde el nuevo anuncio unilateral de China de distritos administrativos sobre islas en disputa y áreas marítimas en el Mar del Sur de China, su hundimiento de un barco pesquero vietnamita a principios de este mes, y sus ‘estaciones de investigación’ en Fiery Cross Reef y Subi Reef “, dijo Pompeo en una reunión por video con los ministros de relaciones exteriores de los 10 miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) el 23 de abril, según la agencia de noticias NBCNews.

El 2 de julio, la polémica se despertó nuevamente cuando dos portaviones estadounidenses realizaron ejercicios en el disputado Mar de China Meridional. La armada estadounidense anunció sus movimientos vía Twitter y dijo que sus transportistas USS Nimitz y USS Ronald Reagan, estaban llevando a cabo operaciones y ejercicios en el Mar del Sur de China.

Una declaración del Pentágono agregó: “Son los últimos ejercicios militares en una larga serie de acciones por parte de la República Popular de China, para hacer valer reclamos marítimos ilegales y perjudicar a sus vecinos del sudeste asiático en el Mar del Sur de China. Las acciones de la RPC contrastan con su promesa de no militarizar el Mar de la China Meridional y la visión de los Estados Unidos de una región indopacífica libre y abierta, en la que todas las naciones, grandes y pequeñas, estén seguras de su soberanía, libres de coerción y puedan perseguir un crecimiento económico acorde con las reglas y normas internacionales aceptadas.”

Andrés Vacca – Redacción BLes