5G, Huawei y el “Nuevo Orden Mundial”

Los líderes del partido de la República Popular China llevan años hablando de un nuevo orden mundial y recientemente le han dado un nombre impresionante: “Comunidad de Futuro Compartido para la Humanidad”.

Mucha gente, dentro y fuera de China, habla del surgimiento del poder y de cómo está tomando el control de la hegemonía de los EE. UU., una potencia en declive. En este contexto, es lógico plantear dos preguntas. En primer lugar, si eso es cierto, ¿cómo será nuestra vida en el nuevo orden mundial? En segundo lugar, ¿realmente sucederá eso?

Cuando observamos el ambicioso proyecto de infraestructura “La Ruta y la Franja”, en el que China ofrece miles de millones de créditos para construir puertos, aeropuertos y redes de trenes de alta velocidad, en particular en el continente euroasiático, y las agresivas ventas de equipos de telecomunicaciones de 5G de Huawei en el mundo, es obvio que China aspira a dominar el mundo cibernético y la infraestructura global del nuevo orden mundial.

Huawei junto con Ericsson, Nokia y Samsung son los mayores proveedores de equipos 5G. La parte vital de una red de telecomunicaciones no son los teléfonos inteligentes, sino los sistemas de conmutación central a través de los cuales se transmiten todas las conversaciones y la transferencia de datos. El que tiene acceso a ella, el propietario o el fabricante, tiene acceso a una gran cantidad de datos.

Los precios de Huawei son a menudo un 40% más bajos que los de la competencia. Más de 60 países, principalmente países en desarrollo, han firmado contratos 5G con Huawei. El dominio de China está tomando forma, al menos en el mundo cibernético. Si estalla una guerra, por ejemplo, entre Estados Unidos y China, la primera ronda será una ciberguerra. El que sea superior en la guerra cibernética podría ser capaz de destruir muchos de los sistemas de armas de sus oponentes, ya que dependen en gran medida de la electrónica y la tecnología de la información.

Uno puede preguntarse cómo puede una compañía “privada” Huawei ser tan agresiva en la fijación de precios, sin embargo, la compañía ha estado creciendo durante décadas.

En la República Popular China todas las grandes empresas están más o menos controladas por el Partido Comunista. Las compañías dirigidas por el Estado son en realidad dirigidas por el Partido Comunista Chino (PCCh) porque en China el Estado es el partido. En todas las empresas privadas importantes como Huawei hay células del partido en todos los departamentos. En todas las grandes empresas existe un control similar.

De esta manera, el partido puede movilizar los recursos nacionales para eliminar a los competidores extranjeros o incluso conseguir el dominio en la industria de cada sector. Cuando haces negocios con las grandes empresas chinas, independientemente de que sean estatales o privadas, son todas filiales de un único holding, el Partido Comunista Chino. Hace unos diez años, “Corporate China”, donde el presidente es siempre el jefe del partido, decidió dominar el mercado de paneles solares mediante el dumping de precios a través del apoyo estatal.

Hace unos años la industria solar europea quedó prácticamente muerta. Con el apoyo masivo del Estado, Huawei logró hacerse con una cuota de mercado dominante. El dumping de precios no es la única arma. Se cree que las empresas chinas son buenas haciendo uso de la corrupción en muchos países. Este modelo de capitalismo de Estado, totalmente contrario al principio de la Organización Mundial del Comercio (OMC), se denomina ahora “modelo chino de éxito” y se promueve en muchos países en vías de desarrollo.

Una pregunta muy crítica es, en el caso del dominio de Huawei en la 5G, ¿es la seguridad nacional un problema para un país democrático? ¿Puede Huawei utilizar sus equipos para obtener información en países extranjeros a petición del Estado chino?

La respuesta es un claro SÍ. Es importante entender que no se trata sólo de una cuestión técnica, sino mucho más bien de una cuestión política o, más precisamente, ideológica. Ha habido mucha discusión sobre si los equipos Huawei tienen puertas traseras o software espía incorporado, etc. Bueno, técnicamente siempre se puede acceder a la información del sistema de conmutación central si se tiene acceso al sistema independientemente del fabricante. Los sistemas con puertas traseras incorporadas facilitan el espionaje y si el fabricante quiere intervenir, siempre hay una forma de hacerlo.

La pregunta realmente importante y vital a plantear es, ¿qué fabricantes de equipos de telecomunicaciones son más propensos a proporcionar información de inteligencia a su estado? ¿El sueco Ericsson? ¿El Nokia finlandés o el Huawei chino? En China existe incluso una ley que exige a todas las empresas y personas chinas que ayuden al Estado a adquirir información. ¿Rechazará Huawei tal solicitud?

El fundador de Huawei en una entrevista de la BBC dijo en voz alta: “Huawei nunca ha hecho eso y Huawei nunca lo hará”. ¿Tú crees? El fundador Ren Zhengfei no sólo es miembro del Partido Comunista, sino también un antiguo militar del Ejército Popular de Liberación. La ex directora ejecutiva de Huawei era, antes de servir a Huawei, una oficial de alto rango en el ministerio de seguridad del estado.

Tanto Huawei como el gobierno chino niegan cualquier vínculo estrecho entre ellos y siguen diciendo al mundo que Huawei es una empresa privada e independiente del estado. Interesante observar que cuando el director financiero de Huawei fue arrestado por las autoridades canadienses, el gobierno chino estaba tan comprometido a ayudar a esta empresa privada cambiando la sentencia de un canadiense de 15 años a la pena de muerte y arrestando a otros dos ciudadanos canadienses, probablemente como rehenes.

El gobierno chino y el partido son buenos en hacer promesas. ¿Son buenos para mantenerlas? Aquí algunos ejemplos de las últimas décadas.

Para calmar a la gente de Hong Kong en la entrega de 1997, prometieron al mundo aplicar el principio de un país, dos sistemas y que el régimen chino nunca cambiará el sistema político de Hong Kong en 50 años. Sólo 6 años después, presionaron para que se promulgara una nueva ley, el artículo 23, que haría que todas las organizaciones e individuos que el gobierno comunista de la China continental considerara ilegales, también lo fueran automáticamente en Hong Kong.

550.000 personas protestaron en la calle. El proyecto de ley se detuvo. Ahora, 15 años más tarde, intentaron hacer aprobar una ley de extradición para que todas las personas de Hong Kong, incluidos los extranjeros en Hong Kong, pudieran ser extraditados a Pekín a petición del gobierno chino. La promesa se rompió de nuevo y dos millones de chinos de Hong Kong se manifestaron. El proyecto de ley se detuvo.

En el año 2002, China quería ganar el concurso de ser el país anfitrión de los Juegos Olímpicos de 2008. Prometieron al mundo mejorar sus derechos humanos, ya que era una de las principales críticas contra China. El representante olímpico chino redondeó su discurso en la reunión final de votación en Moscú diciendo: “¡Un voto por China es un voto por los derechos humanos! Siguió un gran aplauso y China obtuvo la mayoría absoluta de los votos.

Los derechos humanos no han mejorado en absoluto. Las persecuciones se han vuelto más ocultas. Los disidentes siguen siendo encarcelados y torturados. Un reciente tribunal independiente en Londres, dirigido por el muy respetado abogado real Sir Geoffrey Nice, ha concluido en su sentencia final que el régimen chino ha sido declarado culpable de llevar a cabo la recolección masiva de órganos de los prisioneros de Falun Gong y posiblemente también de los uigures.

Cuando el régimen chino firmó el acuerdo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) se comprometió a respetar las normas vigentes. No se cumplieron muchas de sus promesas. El mercado chino sigue estando fuertemente regulado, la propiedad intelectual ha sido robada en muchos países, las subvenciones estatales masivas, etc. El flujo de caja chino creció y creció. La esperada mejora social y política no está a la vista. La estrategia de comprometerse con China lanzada hace 20 años ha demostrado ser un fracaso.

Cada vez más élites occidentales en la política sacan ahora la conclusión de que China, dirigida por el partido comunista, ha engañado sistemáticamente a Occidente y, en particular, a los Estados Unidos. La decepción lleva a un despertar y la política de comprometerse con China se convierte en la retirada de China. El gobierno de Estados Unidos está decidido a impulsar un cambio estructural en China a través de la presión comercial y otros medios. Cuando se trata de la estrategia de China, los gobiernos de Japón y Australia actúan como aliados, mientras que los europeos se mueven en la misma dirección de forma más lenta. Esta parece ser una tendencia inevitable.

Un nuevo orden mundial dirigido por un régimen que es el mayor violador de los derechos humanos no tiene buena pinta. Los derechos humanos no tienen fronteras nacionales. Cuando un régimen de este tipo tiene el poder de controlar un país, la gente de ese país padece de ninguna libertad ni de ningún derecho. Cuando el mismo régimen tenga control sobre el mundo, ¿cómo será ese mundo? ¿Queremos estar en esa comunidad de futuro compartido de la humanidad?

Tierra Pura (Con información de China Watch Institute)