4 de Julio 2020: Un discurso magistral para un país magistral

El presidente Trump y la primera dama Melania Trump saludan a la Bandera de EEUU en el Monte Rushmore durante la celebración por el Día de la Independencia.

El presidente Trump pronunció la semana pasada el discurso por el Día de la Independencia desde el Monte Rushmore en Dakota del Sur. En una disertación apasionada y enmarcada de patriotismo, Trump honró a los fundadores de EEUU y celebró la historia y los logros alcanzados por el país.

“Nuestros fundadores lanzaron no sólo una revolución en el gobierno, sino una revolución en la búsqueda de la justicia, la igualdad, la libertad y la prosperidad. Ninguna nación ha hecho más para promover la condición humana que los Estados Unidos de América, y ningún pueblo ha hecho más por promover el progreso humano que los ciudadanos de nuestra gran nación”, afirmó el presidente.

Trump enalteció la memoria y el legado de los 4 presidentes tallados en las rocas del Monte Rushmore: George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln y Theodore Roosevelt.

El legendario Monte Rushmore en Dakota del Sur

“George Washington representó la fuerza, la gracia y la dignidad del pueblo estadounidense. Llevó a los patriotas al triunfo final. Fue elegido por unanimidad nuestro primer presidente. Cuando renunció después de dos mandatos; su antiguo adversario, el Rey George, lo llamó el hombre más grande de la época”, recalcó el mandatario.

Durante el discurso Trump criticó a la izquierda radical estadounidense y dijo: “Nuestra nación está siendo testigo de una campaña despiadada para acabar con nuestra historia, difamar a nuestros héroes, borrar nuestros valores y adoctrinar a nuestros hijos”. El comentario del presidente fue en clara alusión al vandalismo y los disturbios creados recientemente por grupos extremistas en varias ciudades de EEUU.

El mandatario estadounidense denunció, y con razón, “la revolución cultural que retuerce la historia estadounidense para convertir a los Fundadores en villanos”.

El presidente también expuso los planes golpistas de la oposición. “No se equivoquen, esta revolución cultural de la izquierda está diseñada para derrocar la Revolución Americana”, señaló el mandatario.

El avión presidencial sobrevuela el Monte Rushmore

“Las turbas furiosas están tratando de derribar estatuas de nuestros Fundadores, desfigurar nuestros monumentos más sagrados y desatar una ola de crímenes violentos en nuestras ciudades”, añadió Trump.

Trump celebró y recordó a gente heroica de todos los ámbitos de la vida, incluyendo Clara Barton, los Aviadores Tuskegee, Wild Bill Hickok, Alan Shepard, Elvis Presley, Harriet Tubman y Mohamed Ali.

El presidente aprovechó el discurso del 4 de julio para expresar su Fe Cristiana al pueblo estadounidense. “Estos son los Estados Unidos de América y nosotros nos arrodillamos solamente ante el Dios Todopoderoso”, afirmó Trump.

Como era de esperarse, el discurso del presidente fue inmediatamente criticado por los medios de oposición, tanto a nivel nacional como internacional.

Según un periodista del New York Times, “Trump pronunció un discurso oscuro y divisivo en el Monte Rushmore, apoyándose en las guerras culturales y apenas mencionando la pandemia”.

No obstante el arduo trabajo de la administración por combatir la pandemia del Covid-19, el New York Times acusó al presidente de estar más preocupado por “la seguridad de las estatuas que del pueblo estadounidense”. Irónicamente, para el New York Times, la pandemia y la seguridad de los estadounidenses pasa a un segundo plano cuando los manifestantes de Antifa y Black Lives Matter protestan en las calles.

Partidarios de Trump escuchan el discurso del presidente

Según CNN, el discurso de Trump fue un mensaje de “guerra de cultura divisiva”. La cadena de noticias también criticó al Monte Rushmore y dijo que se trataba de un monumento con “dos propietarios de esclavos”. Cabe mencionar que CNN ensalzó al Monte Rushmore durante una visita de Barack Obama cuando era candidato presidencial el año 2008.

“Barack Obama está hoy en Dakota del Sur. Llegó allí anoche. Tuvo una buena visión del majestuoso Monte Rushmore”, dijo en aquella ocasión Betty Nguyen, la presentadora de CNN. Es sorprendente; según CNN, el Monte Rushmore, que fue tallado en 1927, pasó de ser un sitio majestuoso a un símbolo de esclavitud en tan sólo 12 años.

Los medios hispanos se unieron al New York Times y a CNN y publicaron extensos artículos de criticismo contra el presidente. El calificativo de discurso “divisivo” fue ampliamente divulgado en las noticias. La prensa anti-Trump ignoró la destrucción de propiedades privadas, estatuas, monumentos y las víctimas asociadas a los disturbios que precedieron por semanas al discurso del presidente. Aún más, los opositores del gobierno prefirieron enfocarse en Donald Trump en lugar de recalcar la importancia y el significado histórico del 4 de julio.

Juegos pirotécnicos sobre el Monte Rushmore al final del discurso del presidente Trump

En esencia, la prensa pro-demócrata condenó al presidente Trump por denunciar los disturbios, el vandalismo y el siniestro plan de los socialistas después del trágico fallecimiento de George Floyd en Minneapolis. De hecho, la oposición estuvo más preocupada en criticar al presidente y defender el extremismo de la izquierda que en recordar y honrar a los fundadores de un país que ha sido el pilar de la democracia y la libertad en el mundo.

El discurso del presidente fue magistral. Trump destacó la gloriosa historia de EEUU y su papel en el mundo. Además, el mandatario honró la memoria de los héroes que labraron el destino y el futuro del país en múltiples ámbitos de la vida.

Desafortunadamente, los socialistas y extremistas radicales quieren borrar y erradicar la verdadera historia de EEUU, su Constitución, sus libertades y los derechos que sus ciudadanos han heredado desde el Dia de la Independencia.

El discurso del presidente puso en evidencia algo que muchos estadounidenses se han dado cuenta. Donald Trump es el mayor obstáculo para los sueños de la izquierda. Sus palabras en el Monte Rushmore fueron una lección de patriotismo, amor y respeto a EEUU.

7.500 personas se reunieron al pie del Monte Rushmore para escuchar al presidente Trump. La audiencia aplaudió repetidamente al mandatario y en reconocimiento exclamaron en múltiples ocaciones USA! USA! USA!

VÍDEO:

Juan Torres