Twitter como prototipo del nuevo totalitarismo de alta tecnología

El CEO de Twitter Jack Dorsey (I) y el Comisionado de la NBA Adam Silver hablan en un evento de prensa en el CES 2019 en el Aria Resort & Casino el 9 de enero de 2019 en Las Vegas, Nevada. (David Becker/Getty Images)

He tratado de romper mi hábito, pero no he tenido éxito. Tal vez debería unirme a un programa de 12 pasos.

Sin embargo, como mi adicción es similar a la de millones de personas que se han convertido, francamente, en adictos a las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram, TikTok —elige tu veneno) y porque, con razón o sin ella, temo que mi ausencia afecte negativamente mi carrera literaria, y por un cierto tipo de aburrimiento, sigo adelante.

Hasta hoy.

Ahora estoy más convencido que nunca de que Twitter es un presagio de un futuro de alta tecnología totalitaria que ya está, en su mayor parte, aquí. De hecho, está a punto de estar completamente aquí.

La verificación de hechos y declaración de definitivamente falso del fundador de Twitter, Jack Dorsey, del tweet del presidente Trump sobre un tema tan discutible como el voto por correo, no solo fue una flagrante violación de la libertad de expresión (sí, sé que la suya es una empresa privada, pero aún así…), fue, en carácter, directamente una versión actualizada del manual de estrategia de la NKVD —o debería decir, de Alinksy.

Apunte a su enemigo y elimínelo. Lo hizo aunque Twitter está literalmente lleno de tweets sin censura de todos los terroristas psicóticos y paranoicos imaginables.

Cuando Mark Zuckerberg, de Facebook, intervino para decir, incluso si la Declaración de Derechos no lo refiriera con precisión, que compañías como la suya y la de Dorsey no deberían ser “árbitros de la verdad”, @Jack se dobló y golpeó su zapato, al estilo de Khrushchev.

Fue @Jack, bien o mal. Sabía los hechos y el resto de nosotros —es decir, los que eligieron otros “estudios” y/o ejemplos sobre el tema que los que él mencionó— eramos idiotas con el lavado de cerebro.

¿De dónde saca Dorsey hacer esto? Bueno, él es el dueño del lugar y ahí radica el problema… Estamos en, hemos estado por algún tiempo, una era en la que las compañías más grandes y dominantes en la industria de la tecnología de la información con circunscripciones globales pueden literalmente hacer lo que quieran. Cualquier restricción antimonopolio se ha desvanecido en algún lugar de la nube, en sentido figurado y literal.

Los resultados de esto, las implicaciones de control de pensamiento, son asombrosas. ¿Quién necesita el sistema de “crédito social” orwelliano de los comunistas chinos? Ya tenemos el nuestro, más de uno, de hecho. Y en TikTok, tenemos una variedad china que ya está invadiendo nuestras costas en forma de lindos videos de gatitos (¡Cuidado!).

Los editores no pueden hacer esto. Son legalmente responsables de sus contenidos. No así Twitter, Facebook y demás, aunque claramente, como los editores, toman decisiones editoriales.

Los gigantes de las redes sociales han sido protegidos de tal responsabilidad por la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996, la legislación promulgada en los años mozos de Internet cuando pocos preveían cómo estas compañías evolucionarían en monopolios globales y las preocupaciones eran diferentes.

Ahora, si lo desean, los gigantes de las redes sociales pueden salirse con la suya en un asesinato ideológico que, según la historia, puede llevar a la forma física.

Entonces, ¿estas compañías son realmente editores disfrazados? Publican a todos (o a la mayoría) de nosotros, normalmente sin remuneración. Funcionan no solo como los editores más grandes del mundo y con mucho las más dominantes, sino como una nueva forma de organización extragubernamental, casi como supergobiernos en sí mismos.

Cómo resolver esta situación imprevista es tremendamente difícil. El presidente Trump ha intervenido con una orden ejecutiva que intenta frenar la Sección 230. Algunos demócratas, incluyendo Joe Biden, han querido hacer lo mismo, al menos hasta que Trump lo apoyó. Ahora veremos.

Obviamente, Trump está usando su púlpito de intimidación para convencer a Twitter de que juegue limpio, de que sea un foro abierto imparcial como la Ley de Decencia en las Comunicaciones preveía. Si no lo hacen, amenazó con cerrarlo. Es probable que no ocurra ninguna de las dos cosas.

En última instancia, este es un trabajo que el Congreso debe abordar. Deberían hacerlo y con considerable rapidez.

Roger L. Simon – La Gran Época