Trump firma orden ejecutiva para promover la libertad religiosa en todo el mundo

El presidente Donald Trump pronuncia un discurso ante los medios de comunicación en la Rosaleda de la Casa Blanca en Washington, el 1 de junio de 2020. (Brendan Smialowski/AFP vía Getty Images)

WASHINGTON—El presidente Trump firmó el 2 de junio una orden ejecutiva para priorizar la libertad religiosa en los programas de asistencia y de política exterior de Estados Unidos.

“La libertad religiosa para todas las personas en el mundo es una política exterior de máximo interés para Estados Unidos, y Estados Unidos respetará y promoverá enérgicamente esta libertad”, indicó la orden.

Dentro de los 6 meses posteriores a la fecha de la orden, el secretario de Estado junto con el administrador de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) deben “desarrollar un plan para priorizar la libertad religiosa internacional en la planificación e implementación de los programas de política exterior y asistencia exterior de EE.UU. del Departamento de Estado y la USAID”.

La nueva orden también asigna al menos USD 50 millones por año para programas que promueven la libertad religiosa internacional.

El Departamento del Tesoro también puede considerar sanciones a las personas involucradas en la persecución religiosa mediante la implementación de la Ley Global Magnitsky sobre Responsabilidad de Derechos Humanos, entre otras cosas. La ley faculta al gobierno de Estados Unidos a prohibir visas y bloquear los activos de los abusadores de los derechos humanos y los funcionarios corruptos de todo el mundo.

El ochenta por ciento de la población mundial vive en países donde la libertad religiosa está amenazada o prohibida.

En septiembre del año pasado, Trump pidió a los países que pusieran fin a la persecución religiosa en todo el mundo en la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) en Nueva York. Él fue el primer líder en iniciar tal conversación en las reuniones de alto nivel de la AGNU.

Trump instó a los gobiernos a dejar de perseguir a sus ciudadanos, liberar a los presos de conciencia, eliminar las leyes que restringen la religión, y a proteger a las personas oprimidas.

En su informe anual publicado en abril, la Comisión de los Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF), identificó a 14 países de particular preocupación, incluidos Birmania, China, India, Irán, Corea del Norte y Siria.

China ha sido una preocupación creciente para Washington. El comisionado de la USCIRF, Gary L. Bauer, dijo a The Epoch Times que la larga lista de violaciones religiosas y la creciente hostilidad del régimen chino hacia la fe, han convertido a China en el “peor abusador de libertad religiosa”.

“China ha declarado la guerra a todas las religiones”, dijo Bauer, agregando que el régimen se ha convertido en “una amenaza internacional”.

Persecución en China

El régimen chino ha sido constantemente designado por el Departamento de Estado de Estados Unidos como un “país de especial preocupación” por su pobre historial sobre libertad religiosa desde 1999.

Grupos religiosos de todo tipo están siendo atacados en China, incluidos cristianos, budistas tibetanos, musulmanes y seguidores de la antigua disciplina espiritual Falun Dafa. Ellos sufren de arresto sistemático, encarcelamiento ilegal, tortura y lavado de cerebro. De acuerdo con los investigadores, el gobierno está utilizando varios métodos de persecución, que incluyen la sustracción forzada de órganos de presos de conciencia.

Beijing ha construido campos de detención para encarcelar a aproximadamente 1 millón de uigures y a otras minorías étnicas musulmanas en la región occidental de Xinjiang . En otros lugares, aún se lleva a cabo la demolición de iglesias subterráneas y otras casas de culto.

El informe de la USCIRF también afirma que miles de practicantes de Falun Dafa fueron arrestados el año pasado por negarse a renunciar a sus creencias o por distribuir literatura relacionada con la práctica.

“Nos alienta ver que la diplomacia estadounidense con países de particular interés como China estará sujeta a las disposiciones de esta nueva orden ejecutiva, como la implementación de la Ley Global sobre Responsabilidad de Derechos Humanos de Magnitsky”, dijo el portavoz del Centro de Información de Falun Dafa, Peter Erping Zhang, en un correo electrónico.

“Beijing continúa con su política de represión contra los practicantes de Falun Gong y esperamos ver que las comunidades internacionales hagan justicia a los perpetradores”.

La libertad religiosa en China ha erosionado aún más a medida que el Partido Comunista Chino (PCC) busca exportar la supresión a nivel internacional, de acuerdo con el informe de la USCIRF.

Los diplomáticos chinos continúan subvirtiendo a las organizaciones internacionales de derechos. Por ejemplo, en febrero, Beijing vetó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que buscaba proteger a los refugiados rohingya en Birmania (también conocido como Myanmar).

La tecnología de reconocimiento facial, en la que se basó el PCCh para construir un estado de vigilancia masivo, también se ha proliferado en más de 100 países y, en algunos casos, sirve como una herramienta para atacar a los disidentes políticos, señaló el informe.

Y la pandemia no detuvo la opresión llevada a cabo por el régimen, de acuerdo con el embajador general para la Libertad Religiosa Internacional, Sam Brownback.

“Incluso durante los momentos más estrictos del bloqueo, el gobierno chino estaba llevando a cabo una campaña para enviar un millón de policías a 10 millones de hogares en el Tíbet para restringir aún más a los tibetanos y al budismo tibetano, incluso durante la pandemia”, dijo en una conferencia de prensa del Departamento de Estado el 14 de mayo.

“Y también vemos que la comunidad musulmana uigur se enfrenta a un incremento de las vulnerabilidades, ya que se ven obligados a trabajar a pesar del riesgo de coronavirus, y están más expuestos”.

Emel Akan – La Gran Época

La reportera de The Epoch Times, Eva Fu, contribuyó a este informe.