Trump designa a Antifa como un grupo terrorista y comienza a arrestar a sus líderes

Donald Trump en conferencia de prensa en la Casa Blanca el 29 de mayo de 2020 (Captura de pantalla Youtube)

Este domingo, luego de 2 noches seguidas de violentas protestas en todo el país, el presidente Donald Trump anunció que creará una lista de organizaciones terroristas en suelo estadounidense y que Antifa será el primer grupo de esta lista.

Además, el Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr, activó 56 unidades del FBI en todo el país para que investiguen y arresten a los cabecillas y líderes de este grupo comunista.

Además, el comunicado advierte que estos líderes serán “desenmascarados”, su identidad revelada a todo el país, y sus conexiones y organizaciones desbaratadas.

Antifa es conocido por no tener un líder centralizado si no que tiene por lo menos 200 grupos distintos a lo largo de todo el país, pero según reportes del FBI ha sido el responsable de escalar la violencia en las marchas pacíficas por el asesinato de George Floyd.

Pero, ¿qué es Antifa?

La Liga Anti-Fascista de Acción Social es un movimiento internacional originado en la década del 80 en Europa, principalmente en Italia, España y Alemania, cuyo objetivo era chocar contra los grupos neo-nazis como los skinheads en algunas marchas muy importantes de esa época.

Pero como todos los movimientos sin liderazgo y fundados en base a la violencia, rápidamente degeneró en cientos de miles de distintos grupos diseminados por todo el mundo que buscan promover una agenda comunista y/o anarquista a través de la violencia y el terror.

Principalmente en Estados Unidos, ganaron mucha notoriedad con el triunfo de Trump en 2016 y estos grupos comenzaron a organizarse mucho mejor. Sin un líder a nivel nacional, cada ciudad o distrito cuenta con su propia cabecilla que coordina ataques a lo que ellos creen que es la “derecha fascista”.

Desde 2017 que su modus operandi es el siguiente: se infiltran en marchas pacíficas, sean de derecha o de izquierda, y comienzan a incitar actos de violencia extrema. En 2017 en una marcha para defender la libertad de expresión en Berkeley, California, miembros de Antifa tiraron gas y atacaron con piedras, cerraduras, molotovs y martillos a los manifestantes pacíficos pro-Trump. La marcha había sido realizada en respuesta a que la Universidad de Berkeley suspendiera la conferencia del periodista y locutor Milo Yiannopolous justamente por violentas protestas de Antifa en los días anteriores.

Cancelan en Canadá una conferencia sobre la violencia de Antifa tras amenazas del grupo radical izquierdista
Manifestantes de Antifa corren por la calle antes de la toma de posesión del presidente Donald Trump el 20 de enero de 2017 en Washington, Estados Unidos. (Flickr/Cantfightthetendies)

Ese conflicto terminó con los militantes pro-Trump persiguiendo a los mimebros de Antifa afuera de la ciudad, repeliéndolos del lugar original donde se había producido el choque.

Antifa anduvo un tiempo desaparecido pero para fines de 2017 volvió a aparecer, esta vez bajo una mejor estructura conocida como Black Bloc, adoptaron una vestimenta propia (pantalones y buzo negro, tapabocas y balaclavas), banderas (roja y negra, marcando la unión entre el anarquismo y el comunismo) y un mayor nivel de organización.

Su gran re-aparición fue chocar una vez más contra manifestantes pro-Trump, en lo que iba a ser la marcha “Unir a la Derecha” en agosto de 2017, una iniciativa de varios referentes de la derecha estadounidense de marchar todos juntos para lograr una mayor unidad entre los grupos más liberales y los más conservadores. La marcha fue un desastre: antes que lleguen los manifestantes de derecha, se congregaron nazis y supremacistas blancos con miembros de Antifa y comenzó rápidamente la violencia.

Antifa encontró lo que más quería, un pequeño grupo de verdaderos fascistas contra los que chocar. Pero todo salió mal. Uno de los manifestantes fascistas, James Fields, llegó al evento con un auto y pisó a varios de los comunistas, asesinando a una mujer, Heather Heyer, de 19 años. Fields fue condenado a 419 años en prisión por homicidio de primer grado, crímenes de odio y con contenido racial, a pesar de que la mujer que mató era blanca.

Con una muerte a su favor, Antifa estaba revitalizada, y encontró en Heyer un mártir. El medio VICE realizó en 2017 un documental sobre este movimiento, aunque omitió mencionar los graves crímenes que han cometido.

Los crímenes de Antifa

Desde entonces esta organización ha estado asistiendo a todo tipo de marchas en Estados Unidos para escalar la violencia y acelerar el proceso de “eliminar el fascismo de la política”. Además, desde 2018 han estado publicando información personal de personas (“doxxing”) relacionadas con lo que ellos acusan de ser fascismo; policías, periodistas, políticos, etc.

En orden cronológico, algunos de los actos de terrorismo más importantes:

  • Febrero 2017: arrojaron molotovs al edificio del auditorio de la Universidad de Berkeley cuando el periodista Milo Yiannopolous estaba dando una conferencia. Los daños acumularon más de 100.000 dólares.
  • Junio 2017: interfirieron en la protesta pacífica de Patriot Prayer, donde incendiaron autos, destruyeron comercios y hubo enfrentamientos con los manifestantes.
  • Agosto 2017: los mencionados ataques a los grupos nazis y supremacistas blancos en la marcha de “Unir a la Derecha”. Varios miembros de Antifa fueron arrestados por la policía por destrozos o por violencia.
  • Junio 2018: un grupo de Antifa en Nebraska publicó en Internet casi 1.600 nombres y apellidos de los oficiales de ICE, la fuerza de seguridad fronteriza de Estados Unidos, junto a sus fotos, direcciones y llamado a atacarlos si los veían por la calle.
  • Noviembre 2018: miembros de Antifa atacaron la casa del periodista de Fox News, Tucker Carlson, y publicaron su dirección en redes para que más personas lo vayan a atacar. Además, publicaron la dirección de todos los miembros de su familia.
  • Agosto 2019: un grupo de Antifa chocó contra manifestantes de derecha en Portland, golpeándolos con piedras y tirando molotovs.

Por lo menos 13 personas fueron arrestadas. El periodista vietnamita Andy Ngo fue brutalmente golpeado por los Antifa. Luego de este conflicto en Portland, tanto el presidente Trump como varios diputados y senadores republicanos comenzaron a hablar de una posible designación de Antifa como “organización del terror” en EE.UU.

  • Mayo 2020: distintos coordinadores de Antifa fueron identificados incitando la violencia dentro de las marchas pacíficas en Minnesota tras el asesinato de George Floyd. El gobernador de Minnesota asegura que el 70% de los manifestantes que fueron arrestados tenían residencia en otro Estado, por lo que habían ido a Minnesota a hacer saqueos y vandalismo. Además, se sospecha que la muerte del oficial afroamericano Patrick Underwood, el único policía que murió hasta ahora por las recientes protestas, estuvo relacionada a miembros de Antifa.

Sumado a que Antifa en 2020 comenzó un proceso de organización ya a un nivel mayor que el que tenía en el pasado, abriendo aparentemente una sede en Europa y organizando cursos de cómo unirte a la organización, el presidente Trump decidió poner fin a este grupo y pidiéndole al FBI que lo trate como una organización terrorista más.

Lo más curioso del caso es que el Fiscal Feneral de Minnesota, Keith Ellison, una especie de ministro de Justicia para el Estado, anunció que se encargará personalmente como fiscal del caso de George Floyd. Ellison publicó a principio de año que apoya a la organización Antifa y hasta se mostró en Twitter con el manual de acción de Antifa.

BLes (Con información de Derecha Diario)