Fiscal General dice que las nuevas notas de Strzok describen la reunión de Obama en la Casa Blanca

El presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el 13 de junio de 2016, en Washington. (Imágenes de Alex Wong/Getty)

Las notas escritas a mano por el famoso exagente del FBI, Peter Strzok, que recientemente fueron desclasificadas, recuerdan una crucial reunión efectuada 5 de enero de 2017 en la Casa Blanca, durante la administración Obama, según el Fiscal General, William Barr.

Las notas de Strzok, que fueron liberadas el 24 de junio como parte del juicio al exasesor de seguridad nacional, Michael Flynn, no tenían fecha. En una presentación judicial, los abogados de Flynn dijeron que las notas parecen haber sido tomadas el 4 de enero de 2017.

La revelación que hizo Barr, sobre la fecha y el lugar de la reunión crucial, se suma a un creciente cuerpo de evidencia en torno a una conversación sobre la investigación de Flynn. Tal conversación fue celebrada entre el presidente Barack Obama y altos funcionarios de la administración en la Casa Blanca, el 5 de enero de 2017.

En las notas Strzok anotó a los mismos asistentes que Susan Rice, la entonces asesora de seguridad nacional, había descrito en un correo electrónico que envió el 20 de enero de 2017 y que recientemente fue desclasificado. Obama, Rice, el vicepresidente Joe Biden, el director del FBI James Comey y la fiscal general adjunta, Sally Yates, asistieron a la reunión, de acuerdo con las notas y con el correo electrónico.

En una entrevista con el consejero especial Robert Mueller, quien investigó la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016, Yates dejó a Biden y a Rice fuera de la lista de los asistentes presentes. En un testimonio ante el Comité Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Comey también dejó a Biden y a Rice fuera de la lista.

La fecha de la reunión planteó una pregunta sobre cómo Strzok se enteró del contenido de la conversación. La naturaleza de las notas sugiere que estaba presente físicamente o integrado a la reunión por medio de una conferencia telefónica.

“Son notas escritas a mano de la reunión del 5 de enero en la Casa Blanca entre el presidente, el vicepresidente, James Comey y otros”, dijo Barr en un podcast de Ted Cruz.

Según las notas, Obama preguntó a los presentes si hay algo que “no debería decirle al equipo de transición”. Comey le respondió haciendo referencia a las llamadas de Flynn con el embajador ruso Sergey Kislyak, pero señaló que las llamadas “parecen legítimas”.

Las notas dicen que Biden mencionó la Ley Logan, una ley arcaica y probablemente inconstitucional que prohíbe a los ciudadanos llevar a cabo negociaciones no autorizadas con potencias extranjeras. Flynn nunca fue acusado bajo la Ley Logan.

La participación de Obama y Biden, en una investigación a un miembro clave de una administración entrante, plantea dudas sobre si la administración saliente abandonó la tradición de una transición pacífica de poder para favorecer una investigación derivada de una conducta que, incluso, el director del FBI describió como “legítima”.

Un día antes de la reunión del 5 de enero en la Casa Blanca, Strzok le pidió a un compañero agente del FBI que se abstuviera de cerrar el caso de Flynn. El agente había preparado los documentos para cerrar el caso luego de no encontrar evidencia de irregularidades. Strzok intervino y mencionó que la solicitud provino de la dirección de la oficina.

El caso de Flynn seguía abierto cuando, a pocos días de que iniciara la administración del presidente Donald Trump, Comey envió a Strzok y a otro agente a entrevistar a Flynn en la Casa Blanca. Casi un año después, Flynn se declararía culpable de mentir al FBI durante esa entrevista.

Tiempo después Flynn retiró su declaración y el Departamento de Justicia, el 7 de mayo de 2020, pidió que se desestimaran los cargos contra el exasesor de seguridad nacional. El Departamento de Justicia basó su decisión en una revisión interna de la investigación del FBI sobre Flynn, en donde se encontró que la oficina no tenía ninguna razón para entrevistar a Flynn en primer lugar. En el anuncio para retirar su declaración de culpabilidad, Flynn dijo que se declaró culpable porque el abogado especial lo presionó, incluso amenazando con enjuiciar a su hijo.

Biden ha proporcionado declaraciones contradictorias sobre su participación. A Obama no se le ha preguntado públicamente sobre la reunión.

La evidencia pública sobre la reunión del 5 de enero de 2017 de Strzok, Yates, Comey y Rice se limita a unas pocas líneas de declaraciones generales. El Comité Judicial del Senado, a principios de este mes, autorizó la emisión de citaciones para entrevistar a los cuatro exfuncionarios.

El proceso del FBI contra Flynn fue parte de una investigación más amplia a la campaña electoral de Trump, llamada Crossfire Hurricane. Mueller se hizo cargo de la investigación en mayo de 2017 y, después de 22 meses, concluyó que no había evidencia de colusión entre la campaña de Trump y Rusia.

Ivan Pentchoukov – La Gran Época