Denuncian que el gobernador de Nueva York dejó morir de coronavirus a los ancianos

Andrew Cuomo, Gobernador de Nueva York.

Traducido de Fox News por TierraPura.org

El epicentro del brote de coronavirus en los Estados Unidos se encuentra en el estado de Nueva York, en particular en la región de la ciudad de Nueva York. En el momento de escribir este artículo, el estado de Nueva York tiene 376.309 casos confirmados y 29.653 muertes, la mayoría de las cuales están en la ciudad de Nueva York.

¿Por qué es Nueva York el epicentro del virus? ¿Contribuyó la falta de liderazgo del Gobernador de Nueva York Andrew Cuomo (Demócrata.) y del alcalde, Bill de Blasio (Demócrata.), a aumentar la propagación del virus?

Intento responder a estas preguntas en el episodio de esta semana de mi podcast «El mundo de Newt». Mi invitada es la Dra. Betsy McCaughey, ex vicegobernadora de Nueva York de 1995 a 1998 y autora de «La próxima pandemia», en la que habla de la crisis del coronavirus y de cómo luchar contra la próxima pandemia sin llegar a un colapso económico.

Por supuesto, los medios de comunicación no han querido decir la verdad sobre el estado de Nueva York. Andrew Cuomo ha sido retratado como una figura eclesiástica, guiando a su estado a través de esta crisis con valentía y eficacia. Hace solo unas semanas, la gente incluso pedía que Cuomo se postulara para presidente.

Este hecho contrasta con la cobertura de los gobernadores de los estados comunistas de Georgia, Florida y otros lugares que han sido retratados como desalmados e incompetentes.

En realidad, Nueva York tiene muchas más infecciones y muertes que cualquier otro estado, y es debido a las malas decisiones de Cuomo y otros, no a la mala suerte.

Lo más grave es que el Departamento de Salud de Cuomo ordenó que los hogares de ancianos acepten pacientes con coronavirus de los hospitales. A medida que la pandemia empeoraba y los hospitales de Nueva York se llenaban de personas infectadas por el virus, los hospitales decían que necesitaban trasladar a los pacientes de edad avanzada a asilos con camas desocupadas para hacer espacio para otros. El gobierno estatal ni siquiera permitió que los asilos requirieran pruebas de coronavirus para ser admitidos.

Este proceso condujo a un asombroso número de muertes en hogares de ancianos. Y McCaughey, quien tiene un conocimiento íntimo del funcionamiento interno de Albany, explica en detalle cómo sucedió todo esto porque Cuomo vendió a los ancianos de Nueva York a la industria hospitalaria.

De hecho, la Asociación de Hospitales del Gran Nueva York es un donante masivo de Cuomo. Con tanto dinero en juego, argumenta McCaughey, Cuomo y su Departamento de Salud se inclinaron ante la industria hospitalaria y eligieron el dinero por encima de las vidas.

También vamos más allá de Nueva York y miramos hacia la próxima pandemia discutiendo el libro de McCaughey. Detalla cómo no necesitamos poner al país en aislamiento para luchar contra una pandemia y podemos utilizar una serie de nuevas tecnologías que, inexplicablemente, no parece que estemos priorizando ahora.

TierraPura