Video de 2009 revela cómo Soros ya promocionaba un Nuevo Orden Mundial liderado por el régimen chino

El especulador George Soros (Wikimedia/ Niccolò Caranti CC-BY-SA-3.0) y El líder chino Xi Jinping (Flickr/Janne Wittoeck CC BY 2.0)

El especulador financiero, George Soros, lleva muchos años impulsando un Nuevo Orden Mundial y pronosticó que sería liderado por el régimen chino.

“Realmente necesita llevar a China a la creación de un nuevo orden mundial, un orden financiero mundial”, contesto Soros al preguntársele sobre el rol del entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el viaje que haría a China al mes siguiente, en una entrevista para Financial Times en 2009, parte de la cual se aprecia en el video.

“China emergerá como el motor que sustituya al consumidor estadounidense”, insistió Soros, quien también creía que el dólar se debilitaría.

“EE. UU. será en realidad un obstáculo que se está arrastrando a través de una disminución gradual del valor del dólar”, calculó Soros sobre la economía del país que le otorgó la nacionalidad, y al que critica con frecuencia.

“Pero el sistema que tenemos ahora se ha roto, sólo que no lo hemos reconocido del todo y por lo tanto hay que crear uno nuevo y este es el momento de hacerlo”, agregó Soros.

El Nuevo Orden Mundial está íntimamente vinculado con la globalización, una tendencia impulsada por Soros y otros personajes influyentes del mundo. Este movimiento ha avanzado ampliamente en las últimas décadas.

El globalismo sería comandado por un selecto grupo de élites mundiales que impulsan una agenda para conformar el nuevo orden mundial, con un único gobierno -totalitario- y una única moneda.

Ahora Soros encuentra en el impacto mundial causado por la pandemia del virus PCCh un fuerte contratiempo a la globalización.

Por su parte, el economista y escritor Philippe Legrain, abanderado de Soros, expresó a través de la Revista Foreign Policy la preocupación de los globalistas en torno a la forma en la que la pandemia está coartando el avance de sus políticas progresistas.

“El coronavirus está matando la globalización tal como la conocemos. El brote ha sido un regalo para los nacionalistas y proteccionistas nativistas, y es probable que tenga un impacto a largo plazo en la libre circulación de personas y bienes”, observó Legrain en su artículo.

Contrariamente al movimiento globalista, presidentes nacionalistas como Donald Trump (Estados Unidos), Vladimir Putin (Rusia) y Jair Bolsonaro (Brasil) dan prioridad al bien de sus respectivas naciones, y condenan la globalización que se refleja en el comercio y las instituciones internacionales, según Joseph Nye, profesor de Relaciones Internacionales en Harvard, ante BBC.

Por su parte, el presidente Donald Trump revitalizó los valores e intereses de su país, tal como lo anunció desde la campaña como candidato presidencial con el lema “Hacer a América grande de nuevo” [“Make America Great Again”].

Actualmente muchos países del mundo buscan alternativas para desvincularse de la influencia que cedieron al Partido Comunista de China (PCCh) al trasladar muchas de sus empresas a territorio chino, como parte del desarrollo globalista.

Los traumáticos resultados generados por el controvertido manejo que el régimen chino dio al brote de la pandemia del PCCh, hacen que numerosas naciones prefieran alejarse de China.

Mientras tanto, estos países estudian las formas en las que exigirán al régimen chino que les compense por todos los daños ocasionados por los malos manejos que hizo del virus del PCCh.

José Ignacio Hermosa – BLes