Trump asegura que EE.UU. no cerrará ante una posible segunda ola del virus del PCCh

El presidente Donald Trump cruza el South Lawn en Washington, el 5 de mayo de 2020. (Chip Somodevilla / Getty Images)

El presidente Donald Trump dijo el jueves que Estados Unidos no cerrará nuevamente si hay otra ola de COVID-19.

“La gente dice que es una posibilidad muy clara. Es el patrón. Y vamos a apagar los incendios”, dijo Trump a los periodistas cuando le preguntaron si le preocupa una segunda ola del virus, durante una visita a una planta de fabricación de Ford en Michigan.

Pero Trump añadió una advertencia, diciendo que “no vamos a cerrar el país” y “vamos a apagar los incendios”.

Trump expresó su confianza en que Estados Unidos pueda contener futuros brotes de virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

“Ya sea una brasa o una llama, vamos a apagarla. Pero no vamos a cerrar nuestro país”, dijo el presidente.

Actualmente, los datos muestran que más de 90,000 personas en EE. UU. han muerto por el virus hasta ahora. A partir de marzo, varios gobernadores impusieron cierres estrictos, lo que ha llevado a despidos y cierres de negocios.

Trump hizo los comentarios mientras recorría la planta de Ford, que actualmente está fabricando ventiladores en respuesta a la pandemia.

Pero durante el último mes más o menos, los 50 estados han comenzado algún nivel de reapertura, incluyendo Nueva York, el estado con más muertes por COVID-19.

La gente hace fila para obtener sus kits de cuidado que contienen varios artículos difíciles de encontrar, incluyendo mascarillas, suministros de desinfección, artículos de cuidado personal y materiales educativos en la Escuela Técnica Superior de Lynn en Lynn, Massachusetts, el 16 de mayo de 2020. (Joseph Prezioso/AFP vía Getty Images)

El número de estadounidenses que han solicitado beneficios de desempleo en los dos meses desde que el coronavirus se arraigó en EE.UU. ha aumentado a casi 39 millones, informó el gobierno el jueves, incluso cuando los estados de costa a costa reabrieron gradualmente sus economías y dejaron que la gente volviera a trabajar. Más de 2.4 millones de personas solicitaron beneficios de desempleo la semana pasada en la última ola de despidos por el cierre de empresas que han puesto de rodillas a la economía, dijo el Departamento de Trabajo.

Esto eleva el total a la asombrosa cifra de 38.6 millones, un colapso del mercado laboral sin precedentes en su velocidad.

El número de solicitudes semanales ha disminuido durante siete semanas consecutivas. Sin embargo, las cifras siguen siendo impresionantemente altas, 10 veces más altas de lo normal antes de la crisis.

Y el continuo aumento muestra que, aunque todos los estados han comenzado a reabrir en las últimas tres semanas, el empleo aún no se ha recuperado y el brote sigue perjudicando a los negocios y destruyendo los puestos de trabajo.

Jack Phillips – La Gran Época

Associated Press contribuyó a este informe.