Qué dice el decreto firmado por Trump que limita las protecciones de las redes sociales

Donald Trump. REUTERS/Jonathan Ernst.

El mandatario estadounidense consideró que Twitter y otras plataformas han demostrado tener un “poder sin control para censurar, restringir o editar” los contenidos que publican.

Donald Trump firmó un decreto este jueves destinado a evaluar si su Gobierno puede castigar a Twitter, Facebook, YouTube o Google si intentan moderar los contenidos publicados en sus plataformas, en medio de un creciente debate sobre hasta qué punto debe llegar la libertad de expresión en Internet.

Más tarde, la Casa Blanca publicó el decreto completo que pide al Gobierno estadounidense revisar y posiblemente eliminar las protecciones legales de las que disfrutan las grandes plataformas de Internet bajo la sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996.

Esa sección indica que las grandes compañías de Internet están exentas de casi cualquier consecuencia legal resultante de los contenidos publicados en su plataforma e incluso de sus propias decisiones de eliminar contenidos, porque se supone que son meros intermediarios o canales.

Trump consideró que Twitter y otras plataformas han demostrado tener un “poder sin control para censurar, restringir o editar” los contenidos que publican, por lo que dio 60 días al Departamento de Comercio para que proponga a la independiente Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) que se reformen las normas al respecto.

Qué dice el decreto

En un país que siempre ha apreciado la libertad de expresión, no podemos permitir que un número limitado de plataformas en línea elijan a discreción el discurso al que los estadounidenses pueden acceder y compartir en Internet. Esta práctica es fundamentalmente antiestadounidense y antidemocrática. Cuando las grandes y poderosas compañías de medios sociales censuran las opiniones con las que no están de acuerdo, ejercen un poder peligroso. Dejan de funcionar como tableros de anuncios pasivos y deben ser vistos y tratados como creadores de contenido”.

Twitter, Facebook, Instagram y YouTube ejercen un inmenso poder, si no sin precedentes, para dar forma a la interpretación de los eventos públicos; censurar, eliminar o desaparecer información; y para controlar lo que la gente ve o no ve”.

Imagen de archivo ilustrativa de la aplicación Twitter cargando en un teléfono inteligente, fotografía tomada en Los Ángeles, California, Estados Unidos. 22 de julio, 2019. REUTERS/Mike Blake/Archivo

Imagen de archivo ilustrativa de la aplicación Twitter cargando en un teléfono inteligente, fotografía tomada en Los Ángeles, California, Estados Unidos. 22 de julio, 2019. REUTERS/Mike Blake/Archivo

”Las plataformas en línea están participando en una censura selectiva que está perjudicando nuestro discurso nacional. Decenas de miles de estadounidenses han informado, entre otros comportamientos problemáticos, que las plataformas en línea ‘marcan’ el contenido como inapropiado, a pesar de que no viola ninguno de los términos de servicio establecidos; realizar cambios no anunciados e inexplicables a las políticas de la compañía que tienen el efecto de desfavorecer ciertos puntos de vista; y eliminar contenido y cuentas enteras sin advertencia, sin justificación y sin recurso”.

Twitter ahora selectivamente decide colocar una etiqueta de advertencia en ciertos tuits de una manera que refleje claramente el sesgo político. Como se ha reportado, Twitter parece que nunca ha colocado esa etiqueta en el tuit de otro político”.

Al mismo tiempo que las plataformas en línea invocan justificaciones inconsistentes, irracionales e infundadas para censurar o restringir el discurso de los estadounidenses, varias plataformas en línea se benefician y promueven la agresión y la desinformación difundida por gobiernos extranjeros como el de China. Una empresa de los Estados Unidos, por ejemplo, creó un motor de búsqueda para el Partido Comunista Chino que ayudó a bloquear búsquedas relacionadas a los derechos humanos, ocultó datos desfavorables para el partido y rastreó a los usuarios para que fueran vigilados. Otras compañías han aceptado anuncios pagados por el gobierno chino que difunden información falsa sobre el encarcelamiento masivo de minorías religiosas, permitiendo así estos abusos a los derechos humanos. También han ampliado la propaganda de China en el extranjero, incluso al permitir que los funcionarios del gobierno chino utilicen sus plataformas para difundir información errónea sobre los orígenes de la pandemia COVID-19 y socavar las protestas en favor de la democracia en Hong Kong”.

“La política de los Estados Unidos es que las grandes plataformas en línea, como Twitter y Facebook, como los medios críticos para promover el libre flujo de discurso e ideas hoy en día, no deberían restringir el discurso protegido. La Corte Suprema ha señalado que los sitios de redes sociales, como la plaza pública moderna, ‘pueden proporcionar quizás los mecanismos más poderosos disponibles para que un ciudadano privado haga oír su voz’”.

Infobae