Obamagate: ¿Debería el expresidente ser investigado por obstruir la investigación de Rusia?

El expresidente Barack Obama habla a los invitados a la Cumbre de la Fundación Obama en el campus del Instituto Tecnológico de Illinois en Chicago, Illinois, el 29 de octubre de 2019. (Scott Olson/Getty Images)

El gobierno de nuestro país gastó años y muchos millones, en última instancia sin éxito, investigando cada matiz microscópico de la posible obstrucción por parte del presidente Donald Trump de la investigación de la colusión rusa.

A la luz de las recientes revelaciones, podemos pensar lo impensable: ¿Debería nuestro canonizado expresidente Barack Obama ser investigado penalmente por la posible obstrucción de la misma investigación?

Como sugiere el Informe Mueller, la obstrucción de la justicia puede implicar un intento, es decir, cualquier “esfuerzo”, para impedir una investigación, incluso si no tiene éxito. El fiscal general William Barr, interpretando estrictamente el estatuto, limita el delito a cualquier intento de afectar la disponibilidad o la calidad de las pruebas en una investigación.

Así que, nuestra primera pregunta es muy simple: ¿Cuando el presidente Obama se reunió con sus funcionarios de seguridad nacional el 5 de enero de 2017, hubo alguna discusión acerca de ocultar al presidente entrante Trump y a su equipo de seguridad nacional las pruebas que se estaban reuniendo en la investigación de la colusión rusa? Si la hubiera, ¿no sería esto una conspiración para “intentar” limitar la disponibilidad de pruebas? Sí, lo sería.

La respuesta tranquilizadora y despectiva de los defensores de Obama sería la siguiente. Es generalmente aceptado que el fiscal general esté a cargo de las investigaciones criminales y que ocultar evidencia a él y a sus agentes sea un crimen, a diferencia de ocultársela al presidente.

Según este punto de vista, mientras no se oculten pruebas al fiscal general en ejercicio Rod Rosenstein (el fiscal general Jeff Sessions se ha recusado a sí mismo), todo iría bien. Empleando este análisis, no solo era aceptable ocultar pruebas a Trump, sino que era aconsejable hacerlo, para que no pudiera manchar o influir en la investigación del fiscal general.

Este marco parecería, a primera vista, coincidir con la persecución de la obstrucción del presidente Richard Nixon que lo llevó a abandonar su cargo en el escándalo Watergate. Nixon trató de ocultar fraudulentamente las pruebas del “rastro del dinero mexicano” al FBI, el agente investigador del fiscal general. El presidente podía y obstruyó la investigación del fiscal general, aunque, por supuesto, el fiscal general estaba a sus órdenes.

Pero al hacer esta comparación, pasamos por alto una distinción crucial. La investigación de la “colusión rusa”, a diferencia de la investigación del robo de Watergate, no era una investigación criminal, sino más bien una investigación de contrainteligencia.

El fiscal general y el FBI pueden trabajar en una investigación de contrainteligencia de este tipo, pero se trata de un asunto que siempre está dentro de las facultades del presidente en materia de seguridad nacional como comandante en jefe según la Constitución. Por consiguiente, el presidente, y no el fiscal general, encabeza necesariamente una investigación de contrainteligencia.

Por consiguiente, si hemos de establecer una verdadera analogía con Watergate, el 5 de enero de 2017, el presidente Obama y su equipo de seguridad nacional se esforzaron por impedir que el equipo de seguridad nacional entrante, encabezado por Trump, recibiera tanto las pruebas clave, o la falta de ellas, de colusión hasta ahora reunidas, como las pruebas de los métodos utilizados para reunir esos hechos. La ocultación es una forma de fraude, y por lo tanto un acto de corrupción, al igual que el intento de Nixon de ocultar el dinero mexicano.

Ahora podemos entender por qué la Asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice, el 20 de enero de 2017, se envió a sí misma el extraño memorándum, que cubre el flanco, de que el presidente Obama quería que todo se hiciera “según las reglas”. Ella no diría esto si todo fuera realmente “según las reglas” y nuestro análisis revela su culpa detrás de esas palabras de culpabilidad.

Rice dijo en su memorándum que Obama quería que el equipo “averiguara si hay alguna razón por la que no podemos compartir completamente la información relacionada con Rusia”. Ese mismo memorándum señalaba que Obama ordenó al entonces director del FBI, James Comey, “que le informara si algo cambiaba en las próximas semanas sobre cómo compartimos la información clasificada con el equipo entrante”.

La suma y la sustancia de estas declaraciones implican que Obama está dirigiendo a su equipo a no compartir todo con Trump y el equipo entrante. Si hubiera un enfoque de “kimono abierto”, ¿por qué molestarse en convocar la reunión? ¿Y por qué escribir el memorándum?

¿Hay pruebas que corroboren la obstrucción? Sí, en que no se compartió toda la información con el equipo entrante y especialmente con el presidente Trump. Comey estaba custodiado, críptico y jugando con Trump sobre la investigación de la colusión rusa, a pesar de que Trump como su Comandante en Jefe era el jefe de esa investigación. No hay duda de que Comey ocultó información a Trump. Debemos asumir del memorándum de Rice que esta retención fue resultado de la reunión del 5 de enero.

Por lo tanto, ciertamente parece haber al menos una causa probable para concluir que el presidente Obama dirigió a sus oficiales de seguridad nacional a retener información de Trump y su equipo, lo cual sería una clásica obstrucción de la justicia.

Aunque no esperamos franqueza por parte de los destinatarios, al menos deberían seguirse las “normas institucionales” de las que Obama habló recientemente, y él y su equipo deberían ser investigados con la misma intensidad que el teniente general Michael Flynn.

John D. O’Connor – La Gran Época