Estudiantes por todo el país exigen que las universidades de EE.UU. cierren los Institutos Confucio

Una escena de la película “En el nombre de Confucio” muestra a Sonia Zhao protestando en el TDSB contra los Institutos Confucio. (Cortesía de “En el Nombre de Confucio”)

Una nueva sociedad sin fines de lucro de estudiantes universitarios de todo Estados Unidos exige que las instituciones académicas americanas cierren los Institutos Confucio.

A fecha del 15 de mayo, al menos 86 Institutos Confucio están siendo apoyados por universidades, colegios y distritos escolares, según la Asociación Nacional de Académicos (NAS). Los programas respaldados por el Partido Comunista Chino han estado en el ojo del huracán a lo largo de los años, suprimiendo la libertad de expresión y promoviendo una percepción sesgada de la historia china, entre otras cosas.

“Si no tenemos una percepción exacta de China, si no tenemos una comprensión exacta del Partido Comunista Chino, no podemos tomar decisiones efectivas y bien informadas”, dijo Rory O’Connor, presidente del Instituto Athenai. “Y eso tiene implicaciones, tiene costos, tiene consecuencias”.

La gente camina por el campus de la Universidad de Columbia, que alberga un Instituto Confucio, el 9 de marzo de 2020. (Jeenah Moon/Getty Images)

O’Connor dijo que más de 25 sociedades Athenai se establecerían para ir tras los Institutos de Confucio, enfrentar la influencia autoritaria y proteger la libertad académica. Numerosas organizaciones de diferentes colegios y universidades se han unido al proyecto.

Un motivo ulterior

Hanban, una oficina del Ministerio de Educación de China, dice que los Institutos Confucio “tienen como objetivo promover la lengua y la cultura china en países extranjeros”.

Pero los expertos en educación y en China los han criticado por tratar de desviar la percepción de los estudiantes sobre China y el Partido Comunista Chino (PCCh). Su personal “presenta a Taiwán y Tíbet como territorios indiscutibles de China”, y también eluden las discusiones sobre los abusos de los derechos humanos del régimen y la historia política, según una investigación a fondo del programa por la NAS.

O’Connor dijo que los derechos de los estudiantes chinos son los más oprimidos por estos institutos. Dijo que sus amigos, que son hongkoneses, que estudian en la Universidad de California Davis, han sido blanco de ataques.

“Hay siete casos que han documentado, en los que los Institutos Confucio o los miembros de las [Asociaciones de Estudiantes e Investigadores Chinos] de allí, que a menudo trabajan en liderazgo con los demás, y también los consulados chinos en la zona, han infringido sus derechos, ya sea a través de la intimidación física, derribando los carteles que decían ‘Liberen Hong Kong’, o ‘Liberen a Hong Kong’, o ‘Sean agua’ [Be Water], cosas que son bastante simples”, dijo.

Tomar una decisión

El gobierno de los Estados Unidos ha discrepado con los Institutos Confucio, lo que se subrayó en la Ley de Defensa Nacional y Autorización para el Año Fiscal 2019.

La ley prohíbe a las universidades los fondos del Pentágono si son anfitrionas del programa. En otras palabras, las escuelas han tenido que elegir entre financiar sus programas de lengua china con dinero de los Estados Unidos o con dinero del PCCh.

Una oficina del Instituto Confucio en la Universidad del Norte de Florida. (Huang Yuntian/La Gran Época)

Un subcomité de los Estados Unidos informó (pdf) que de 2006 a 2018, China había inyectado más de 158 millones de dólares en fondos para las escuelas de los Estados Unidos para los Institutos de Confucio. Pero “casi el 70 por ciento de las escuelas de EE.UU. que recibieron más de 250,000 dólares de Hanban no informaron adecuadamente de esa cantidad al Departamento de Educación”.

El “Llamamiento de Washington” del Instituto Athenai dice: “En la lucha contra el autoritarismo, las universidades pueden seguir beneficiándose de la generosidad de un estado autoritario envalentonado o pueden estar del lado correcto de la historia. No pueden hacer ambas cosas”.

O’Connor dijo que la organización está haciendo todo lo posible para que las cosas funcionen con fondos limitados, y que las sociedades están en el proceso de despliegue.

También mencionó que habrá una superposición “significativa” entre los lugares donde tienen apoyo y donde hay Institutos Confucio.

Miguel Moreno – La Gran Época