El presidente Trump visita el cementerio de Arlington y el Fuerte McHenry para el Día de la Recordación

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump(der.), y el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, participan en una ceremonia de colocación de coronas en la tumba del Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington para conmemorar el Día de la Recordación y honrar a los que han muerto mientras prestaban servicio en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos el 25 de mayo de 2020 en Arlington, Virginia. (NICHOLAS KAMM/AFP/ Getty Images)

El presidente Donald Trump visitó el Cementerio Nacional de Arlington y el Fuerte McHenry durante el Día de la Recordación.

Una gran cantidad de funcionarios de la administración Trump asistieron a la ceremonia de colocación de la corona en el cementerio, el lugar de descanso final de más de 14,000 veteranos, incluyendo algunos que lucharon en la Guerra Civil.

El presidente Trump, el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Defensa Esper, y un oficial militar se pusieron al frente y en el centro saludando o sosteniendo una mano en el corazón mientras sonaba el himno nacional, The StarSpangled Banner (La bandera estrellada).

Trump luego dio un paso al frente y se paró con las manos juntas frente a una gran corona antes de tocarla con una mano y saludar de nuevo.

Los funcionarios no hablaron durante la ceremonia.

Otros funcionarios, incluyendo la secretaria de Transporte Elaine Chao y el secretario de Estado Mike Pompeo, asistieron a la ceremonia.

Trump comentó en un comunicado: “Nunca podremos reemplazarlos. Nunca podremos devolverles el dinero. Pero siempre podemos recordar”.

En una proclamación, el presidente señaló que “los estadounidenses han respondido al llamado del deber y han dado sus vidas en servicio de nuestra nación y sus sagrados ideales fundacionales”, desde los primeros disparos en la Guerra Revolucionaria.

“Al rendir homenaje a las vidas y legados de estos patriotas en el Día de la Recordación también recordamos que se sacrificaron para crear un futuro mejor y más pacífico para nuestra nación y el mundo. Nos comprometemos de nuevo a realizar esa visión, honrando el servicio de tantos que han puesto el amor a la patria por encima de todo”, agregó.

“Como estadounidenses, siempre defenderemos nuestra independencia y nuestra libertad. Cuando esos principios se vean amenazados, responderemos con una fuerza inflexible y un vigor sin igual. Generación tras generación, los mejores de nuestro país han defendido nuestra república con honor y distinción. Los monumentos, las filas de cruces blancas y las estrellas en lugares cercanos a nuestro hogar como Arlington, Virginia y Gettysburg, Pensilvania, así como los extensos campos de batalla en lugares como el Campo de Flandes en Bélgica y Busan en Corea, conmemorarán para siempre sus acciones heroicas, como solemne testimonio del precio de la libertad”, continuó.

Los soldados del 3er Regimiento de Infantería, también llamado la “Vieja Guardia”, colocan banderas estadounidenses frente a cada tumba antes del fin de semana del Día de la Recordación en el Cementerio Nacional de Arlington, en Arlington, Virginia, el 21 de mayo de 2020. (Chip Somodevilla/Getty Images)

“Nunca daremos por hecha la sangre derramada por estos valientes hombres y mujeres, ya que estamos siempre en deuda con ellos y sus familias”.

Según un programa oficial, Donald Trump y la primera dama Melania Trump debían regresar a la Casa Blanca después de la ceremonia antes de partir alrededor de las 11:15 a.m. hacia el Fuerte McHenry en Baltimore, Maryland. Llegarán justo antes del mediodía.

Una ceremonia del Día de la Recordación en el histórico fuerte, que es un monumento nacional, honrará a los veteranos que cayeron durante una batalla contra los británicos en 1814, que inspiró la letra de The StarSpangled Banner.

Alrededor de una hora después, los Trump volverán a la Casa Blanca en Washington.

El Día de la Recordación se celebra siempre el último lunes de mayo. El día festivo federal conmemora a los hombres y mujeres que murieron durante el servicio militar.

A las 3 p.m. hora local se llevará a cabo un momento de recordación nacional. Durante ese momento, muchos estadounidenses dejan de hacer lo que estén haciendo para hacer un minuto de silencio.

Tres años después que la Guerra Civil terminara, el 5 de mayo de 1868, el jefe de un grupo de veteranos de la Unión estableció lo que entonces se conoció como el Día de la Recordación, como un momento para decorar con flores las tumbas de aquellos que murieron en la guerra.

Se eligió la fecha del 30 de mayo, probablemente porque las flores florecerían en todo el país, según el Departamento de Asuntos de Veteranos.

El Cementerio Nacional de Arlington fue el lugar de la primera celebración del día, que se llevó a cabo ese año.

Zachary Stieber – La Gran Época