El fracaso del confinamiento obligatorio: una realidad que muchos se niegan a ver

Una de las consecuencias más indeseables del virus PCCh (virus del partido comunista chino) ha sido el confinamiento obligatorio y el cierre de muchos comercios y actividades en todo el mundo. Aunque al principio parecía ser la única salida para evitar la propagación del contagioso virus, con el paso del tiempo tal medida parece resultar contraproducente en muchos aspectos y no solo en el económico.

En algunos países como Argentina o Venezuela, que ya estaban sufriendo una crisis económica, la cuarentena se sigue prorrogando indefinidamente, mientras muchas empresas quiebran, los niños encerrados se deprimen y los ancianos se infectan en las residencias. Sin embargo Uruguay, sin cuarentena obligatoria, es el único país latinoamericano que ha contenido mejor la infección.

En EE.UU. – sobre todo en estados bajo la administración del partido demócrata – también se ha sentido el confinamiento.  Por eso muchos sectores se han rebelado, mientras el presidente Trump apoya la idea de que se reabra gradualmente la economía.

El estado demócrata de California está enfrentando al menos una docena de demandas que incluyen reclamos de que el Estado ha cerrado injustamente tiendas y servicios religiosos, ha violado las libertades de expresión y de reunión al restringir las protestas, e incluso hay un caso en el que un residente alega que ser forzado a permanecer en su casa constituye una detención forzada sin el debido proceso, de acuerdo a lo que reporta Fox News.

Por su parte, el gobernador demócrata de California, Gavin Newsom dijo el domingo en el programa “Estado de la Unión” de CNN: «Estamos siendo desafiados».

Uno de los empresarios que desafía al gobernador es el fundador de Tesla, Elon Musk, quien reabrió el negocio en el condado de Alameda, declarando de antemano en Internet que desobedecería una orden que le exigía permanecer cerrado.

La fábrica de Tesla reabrió el lunes con Musk prácticamente desafiando la policía local a arrestarlo. La planta aparentemente continuó operando el martes.

Las autoridades se retractaron el miércoles y anunciaron que el movimiento estaría bien, siempre y cuando la compañía siguiera las precauciones de seguridad de los trabajadores previamente acordadas.

Tesla tiene un plan para mantener la seguridad de los trabajadores, incluyendo el uso de guantes y máscaras, la instalación de barreras entre los trabajadores, y el mantenimiento del distanciamiento social, dijeron los ejecutivos.

La empresa también acordó comprobar la temperatura de los trabajadores antes de que entraran en las instalaciones.

La planta de Fremont, una ciudad de más de 230.000 habitantes al sureste de San Francisco, había estado cerrada desde el 23 de marzo y tiene empleados a unos 10.000 trabajadores.

Desafiante, uno de los magnates de la tecnología ha pedido al público el domingo en Twitter que «tome la píldora roja», en una clara señal de que está cansado del gobierno liberal de su estado natal de California, instando a sus millones de seguidores a abandonar el izquierdismo y abrazar el conservadurismo.

El tuit hace referencia a una escena de la película «The Matrix», en la que se le ofrece al héroe Neo la posibilidad de elegir entre una píldora roja y una azul; la píldora roja le permitiría ver la realidad liberándolo de un mundo falso impuesto a la humanidad. La idea de la «píldora roja o azul» ha tomado un nuevo significado recientemente, con algunos conservadores que afirman que un ex liberal toma la «píldora roja» cuando «despierta» al izquierdismo y abraza la filosofía conservadora.

Abuso de autoridad

Otro caso relevante tuvo lugar en Wisconsin, EE.UU. luego de que la Corte Suprema del estado anulara la orden de «más seguro en casa» el miércoles pasado, alegando que la administración del Gobernador demócrata Tony Evers abusó de su autoridad cuando extendió la orden de confinamiento hasta finales de mayo. El fallo dijo que cualquier orden futura debe ser aprobada por la legislatura del Estado.

Los manifestantes de Kentucky demandaron a funcionarios, incluyendo al Gobernador Andy Beshear, también demócrata, por la supuesta violación de la Primera Enmienda al prohibir las protestas masivas. En otra demanda, un juez federal bloqueó temporalmente la prohibición de Beshear de los servicios religiosos presenciales.

No hay picos de coronavirus en los lugares que se están reabriendo

Las autoridades de EE.UU. no están viendo todavía picos en los casos de coronavirus en los lugares que se están reabriendo.

«Vemos que en los lugares que se están abriendo, no notamos este pico en los casos», dijo el secretario de salud Alex Azar en el programa «Estado de la Unión» de la CNN. «Todavía observamos picos en algunas áreas que, de hecho, están cerradas».

Casi todos los 50 estados de EE.UU. han comenzado a permitir que algunos negocios se reabran y que los residentes se muevan más libremente, pero solo 14 estados han cumplido con las pautas del gobierno federal para levantar las medidas destinadas a combatir la pandemia, según un análisis de Reuters.

Azar responsabilizó a los gobiernos locales para manejar los planes de reapertura, a medida que los estadounidenses encerrados comienzan a acudir a bares, playas y parques.

“Estas son determinaciones muy localizadas. No debería haber un modelo único para la reapertura, pero debemos volver a abrirla porque no se trata de salud versus economía sino de salud versus salud», dijo, y agregó que hubo graves consecuencias para la salud por no reabrir.

Las autoridades se niegan a abrir parques y plazas públicas o las playas, sin embargo un estudio científico ha comprobado que bajo el aire fresco, el calor y la humedad disminuyen las posibilidades de proliferación del virus. Los hallazgos confirman que el virus sobrevive mejor en ambientes más fríos y secos, y sobrevive menos en ambientes más cálidos y húmedos.

¿Es realmente más seguro quedarse en casa?

Para sorpresa de todos, el gobernador de New York Andrew Cuomo declaró: «El 66% de las nuevas hospitalizaciones en el estado de Nueva York son personas que estaban en casa…lo cual es desconcertante para nosotros».

A su vez al menos 28.000 residentes y trabajadores de centros de cuidados para ancianos ya han muerto a causa del virus en EE.UU. y los ancianos son justamente el grupo de riesgo que no salió bajo ninguna circunstancia. Esto representa que una de cada tres muertes por el virus PCCh registradas en los Estados Unidos pertenecen a este grupo.

Las personas mayores de estas instituciones no pudieron protegerse, y debido a que la mayoría de los estados prohibieron las visitas al principio del brote, las instituciones, sus reguladores y los funcionarios elegidos estaban totalmente obligados a protegerlos en contra la infección. Sin embargo, el resultado no ha sido el esperado, a pesar de las restricciones.

Si el mismo gobernador de Nueva York admitió que la mayoría absoluta de los muertos son aquellos que no salieron a ningún lado, cabe preguntarse: ¿Tiene sentido seguir con la cuarentena obligatoria si la gente que no tiene contacto con otros ni acude a lugares públicos se infecta con el virus? 

Sin cuarentena: El ejemplo de Taiwán

Las medidas adoptadas por Taiwán para controlar al virus PCCh han tenido un rotundo éxito. La isla tuvo sólo 440 casos de virus PCCh y 7 muertes, sin tener que recurrir a confinamientos masivos de su población.

Este balance resulta aún más significativo si se toma en cuenta que la pequeña nación insular está ubicada a 130 kilómetros de la costa sudeste de China, país donde se originó el virus PCCh y avanzó con fuerza.

El embajador de Taiwán en Argentina, Antonio Hsieh explicó, en una entrevista con el diario Clarín, cómo fueron las medidas que tomaron a partir de diciembre, mes en el cual se reportaron los primeros casos de infectados por el virus PCCh en China.

Las claves de la estrategia de Taiwán para frenar la expansión del virus, «diría que fueron cuatro: control fronterizo, uso de la tecnología para la detección, suministro eficaz de elementos de protección y educación de la población. Nosotros veníamos monitoreando la situación desde 2019. Tanto en base a información que circulaba en los portales médicos de Wuhan como testimonios de taiwaneses que volvían de allá y comentaban sobre lo que estaba pasando» señaló el embajador.

Además apuntó que el no declarar un confinamiento obligatorio fue clave para mantener controlada a la sociedad. «No tenemos cuarentena obligatoria. Los negocios siguen abiertos y los niños siguen yendo a la escuela. La vida sigue normalmente. Se hizo una campaña muy fuerte para alertar a la población respecto de las medidas que había que implementar: higiene y distancia social.

Pero el factor más importante que salvó a Taiwán, fue que en ningún momento creyó en la información del régimen comunista chino y su socio, la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por ello no esperó al anuncio de la OMS sobre la pandemia (que llegó recién en marzo), porque sabía que esta organización estaba asociada con el PCCh. Esta fue la decisión más brillante de Taiwán y así logró controlar la epidemia. Lo pudo hacer porque conoce la verdadera cara del PCCh, una cara es siempre miente en pos de sus beneficios, su reputación y su supervivencia, sin importarle en absoluto las vidas de su pueblo y mucho menos las del mundo.

TierraPura