El cierre mundial podría ser el mayor error de la historia

Un televisor gigante sobre la autopista A57 insta a la gente a quedarse en casa en Manchester, Inglaterra, el 26 de marzo de 2020. (Christopher Furlong/Getty Images)

Comentario

La idea de que el cierre mundial de prácticamente todos los países, excepto Suecia, puede haber sido un enorme error que golpea a muchos—incluyendo a los líderes mundiales; la mayoría de los científicos, especialmente a los funcionarios de salud, los médicos y epidemiólogos; los que trabajan en los principales medios de comunicación; los escritores de opinión de estos medios; y los cientos de millones, si no miles de millones de personas que ponen su fe en estas personas—como algo tan absurdo que resulta inmoral. Timothy Egan, del New York Times, describió a los republicanos que desean permitir que sus estados se abran como “el partido de la muerte”.

Así es hoy en el planeta Tierra, donde el engaño, la cobardía y la inmadurez dominan ahora casi todas las sociedades, porque las élites son engañosas, cobardes e inmaduras.

Pero para aquellos abiertos a leer los pensamientos con los que pueden diferir, aquí se presenta el caso de por qué el encierro mundial no solo es un error sino también, posiblemente, el peor error que el mundo ha cometido. Además para aquellos intelectualmente desafiados por el idioma inglés y/o la lógica, “error” y “maldad” no son sinónimos. El encierro es un error; el Holocausto, la esclavitud, el comunismo, el fascismo, etc., fueron maldad. Los errores masivos son cometidos por tontos arrogantes; la maldad masiva es cometida por gente malvada.

El hecho de impedir por la fuerza que los estadounidenses hagan cualquier cosa excepto lo que los políticos consideran “esencial” ha llevado a la peor economía de la historia de Estados Unidos desde la Gran Depresión del decenio de 1930. Es el pánico y la histeria, no el coronavirus, lo que creó esta catástrofe, y las consecuencias en gran parte del mundo serán más horribles que en Estados Unidos.

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, o el PMA, afirma que para fines de año, más de 260 millones de personas se enfrentarán a la hambruna, el doble que el año pasado. “Podríamos estar ante una hambruna en unas tres docenas de países.(…)También existe un peligro real de que más personas puedan morir por el impacto económico de COVID-19 que por el propio virus” (cursiva añadida), destacó el director del PMA, David Beasley, el 21 de abril.

Eso sería suficiente para caracterizar el bloqueo mundial como un error mortal. Pero hay mucho más. Si el PIB mundial se reduce en un 5 por ciento, otros 147 millones de personas podrían verse sumidas en la pobreza extrema, según el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias.

La revista Foreign Policy informa que, según el Fondo Monetario Internacional, la economía mundial se reducirá en un 3 por ciento en 2020, marcando la mayor caída desde la Gran Depresión, y Estados Unidos, la zona euro y Japón se contraerán en un 5.9 por ciento, 7.5 por ciento y 5.2 por ciento, respectivamente. Mientras tanto, en todo el sur de Asia, desde hace un mes, decenas de millones ya estaban “luchando por poner comida a la mesa”. De nuevo, todo por culpa de los cierres, no por el virus.

En un acto particularmente incomprensible, el gobierno de India, un país pobre de 1300 millones de personas, bloqueó a su gente. “El coronavirus ha matado solo a unos 700 indios (…) un número pequeño aún comparado con las 450,000 muertes de tuberculosis y 10,000 de malaria registradas cada año”.

Uno de los miles de trabajadores de la confección no remunerados que protestan por el cierre en Bangladesh entiende la situación mejor que casi cualquier funcionario de salud del mundo: “Nos estamos muriendo de hambre. Si no tenemos comida en el estómago, ¿de qué sirve cumplir con este encierro?”. Pero la preocupación de ese trabajador de Bangladesh, para las elites del mundo parece no existir.

El bloqueo es “posiblemente incluso más catastrófico (que el virus) en su resultado: el colapso de los sistemas mundiales de suministro de alimentos y la hambruna humana generalizada” (cursiva añadida). Esto fue publicado en el periódico de izquierda The Nation, que, sin embargo, apoya con entusiasmo los cierres. En todo caso, a la izquierda estadounidense le debe importar como muchos de los millones de no estadounidenses se ven reducidos al hambre y la inanición a causa del cierre, así como los habitantes del norte del estado de Nueva York que no tienen ingresos, a pesar del número minúsculo de muertes por coronavirus que hay allí. También sobre los ciudadanos de Oregón, cuyo gobernador acaba de anunciar que el estado permanecerá cerrado hasta el 6 de julio. Hasta el momento de escribir este artículo, un total de 109 personas han muerto por el coronavirus en Oregón.

Un ejemplo de cuán desinteresada está la izquierda por el sufrimiento mundial se hace muy claro en una “oración” de primera plana de un creyente de izquierda en un número actual de The Nation: “Que nosotros, quienes estamos simplemente incómodos, recordemos a aquellos cuyas vidas están en juego”.

“Simplemente incómodo” es cómo el reverendo Dr. William J. Barber II, un ministro protestante y presidente de la NAACP (Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color) de Carolina del Norte, describe a las decenas de millones de estadounidenses que quedaron en la indigencia, sin mencionar los cientos de millones en todo el mundo que quedaron no solo sin un centavo, sino hambrientos.

La verdad es que, como la mayoría de las élites, es Barber el que está “simplemente incómodo”. De hecho, la batalla de los estadounidenses de hoy está entre los simplemente incómodos y el resto de Estados Unidos.

Michael Levitt, profesor de biología estructural en la Escuela de Medicina de Stanford y ganador del Premio Nobel de Química en 2013, declaró recientemente: “No tengo ninguna duda de que cuando volvamos la vista atrás, el daño causado por el bloqueo excederá cualquier salvación de vidas por un factor enorme”.

Para la izquierda, cualquiera que cuestione el encierro es impulsado por la preferencia del dinero sobre las vidas. Algo típico de la superficialidad moral de la izquierda es el siguiente titular de Salón de esta semana:

“Es hora de rechazar a los dioses del comercio: América es una sociedad, no una ‘economía’”. El subtítulo dice: “Estados Unidos es la gente, no los márgenes de beneficio”.

Por supuesto, a los engreídos editores y escritores de The Atlantic, en un artículo tras otro, la culpa no es del cierre sino del presidente Donald Trump. El artículo más popular de The Atlantic esta semana se titula “El resto del mundo se ríe de Trump”. Las élites pueden permitirse el lujo de reírse de lo que quieran. Mientras tanto, los menos afortunados, es decir, la mayoría de las personas, están llorando.

Dennis Prager – La Gran Época