EE.UU. asegura que se ha reducido “significativamente” la entrada de ilegales por la frontera sur

Un vehículo de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés) vigila la frontera en El Paso (Texas), el 1 de marzo de 2020 `[Foto: Antoni Belchi/VOA].

MIAMI, FLORIDA – La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés) informó este miércoles que, a raíz de la pandemia del coronavirus, han visto un gran descenso en el número de entradas ilegales por la frontera sur del país.

“En relación a las estadísticas, sí se ha disminuido la cifra significativamente a lo largo de la frontera”, indicó Gloria Chávez, jefa de la Patrulla Fronteriza del Sector de El Paso de la CBP.

La responsable de la agencia insistió en varias ocasiones en que la entrada en vigor del título 42 del código legal estadounidense ha provocado la fuerte reducción de migrantes que cruzaban la frontera ilegalmente.

“El título 42 fue una autorización del presidente [Donald] Trump para que los oficiales de la Patrulla Fronteriza inmediatamente pudieran procesar a cualquier persona en la frontera y pudieran expulsarlos sin tener que llevarlos a las estaciones”, explicó durante una conferencia de prensa telefónica en español.

Así que desde hace unas semanas, cualquier agente de la CBP, al detener a una persona que ha entrado de forma irregular al país norteamericano, puede realizar un registro y verificación de su historial para comprobar que no tiene “ningún historial criminal ni ninguna orden de arresto”. De no tener ningún caso pendiente, puede proceder a su expulsión “a través de un puerto de entrada” de forma automática.

Chávez subrayó que la agencia federal de inmigración ha reforzado las medidas para proteger la salud de todos los funcionarios “brindándoles mascarillas y guantes” durante la pandemia.

“Para nosotros es muy importante el transporte de personas detenidas, por lo que exigimos a los oficiales que pongan una mascarilla al detenido para reducir la exposición tanto para el agente como para el vehículo en el que se está transportando”, indicó.

Además, recordó que los “patrulleros no están exentos de trabajar en la frontera” porque son considerados personal esencial “que se necesita para proteger la frontera”, así que “ellos siguen con su tarea habitual”.

“Hasta los oficiales que estaban manejando otros programas fuera de la frontera se han regresado a reforzar otros patrulleros”, apuntó mientras indicaba que “se ha incrementado el número de oficiales durante esta crisis del coronavirus porque era muy importante incrementar los esfuerzos para detener cualquier contaminación”.

La funcionaria del gobierno estadounidense destacó “la cooperación con México” con el objetivo de lograr la disminución de la inmigración ilegal. “Se ha hecho mucha cooperación con México para evitar la migración ilegal y el contrabando de drogas”, remarcó.

En esa línea, el subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE.UU., Jon Piechowski, recordó que su país junto a varios de sus socios de Centroamérica, además de México, han estado trabajando para “respaldar la seguridad fronteriza y para que nadie pueda traspasar la frontera”.

“A nivel regional seguimos coordinando con nuestros socios porque cada país tiene una responsabilidad sobre la inmigración ilegal, para proteger a sus ciudadanos y para que no se expongan a la pandemia del coronavirus”, agregó al respecto.

Piechowski advirtió que con la situación actual, con los estragos causados por la propagación de la COVID-19, “el camino para llegar a Estados Unidos es muy peligroso y ese tipo de viaje es inútil”.

“Con el coronavirus, el viaje se ha hecho mucho más peligroso porque las condiciones que uno ve en el camino violan todas las normas de salud pública, y es por eso que EE.UU. seguirá trabajando con nuestros socios para respaldar las protecciones y la seguridad pública en la frontera, con el objetivo de asegurar que menos personas emprendan este viaje peligroso”, manifestó.

Voz de América