EE.UU. anuncia retiro del Tratado de Cielos Abiertos y culpa a Rusia de violar ese acuerdo

Varios A-10C Thunderbolt II vuelan sobre la base de la Fuerza Aérea de Indiana, el 13 de mayo de 2020. © William Hopper / AFP

Rusia condenó la decisión del Gobierno de Donald Trump al tiempo que los países miembros de la OTAN fueron convocados para una reunión de urgencia que se llevará a cabo este viernes 22 de mayo, para tratar la decisión de Estados Unidos.

Este jueves 21 de mayo, el presidente Donald Trump anunció que retirará a Estados Unidos del Tratado de Cielos Abiertos de la Organización de Seguridad y Cooperación Europea, OSCE, un pacto de control de armas en el que participan 34 países.

De acuerdo con el mandatario, la retirada, que se producirá dentro de seis meses, se debe a que Rusia ha violado el acuerdo en repetidas ocasiones.

El Tratado de Cielos Abiertos entró en vigor en 2002 y permite a los integrantes sobrevolar cualquier parte del territorio de otro Estado miembro, fotografiando desde el aire, con una resolución máxima de 30 centímetros.

Como parte del acuerdo, un avión de observación OS-135B de Estados Unidos efectuó vuelos de reconocimiento sobre Rusia en 2019 y dos años antes, en agosto de 2017, un avión Túpolev Tu-154 ruso realizó un vuelo de observación sobre la Casa Blanca, el Capitolio y el Pentágono.

No obstante, el Gobierno de Washington asegura que las autoridades de Moscú vulneran el pacto porque no permiten que los estados de la OSCE supervisen desde el aire sus ejercicios militares, asimismo, vetan los vuelos sobre algunas ciudades donde Estados Unidos cree que Rusia podría tener armas nucleares que alcanzarían a Europa.

En su cuenta de Twitter, el secretario de Estado, Mike Pompeo afirmó que este viernes Estados Unidos comunicará formalmente su decisión y acusó a Rusia de afectar “fatalmente” la confianza y la transparencia.

Según el diario estadounidense ‘The New York Times’, los organismos de inteligencia del país consideran posible que Rusia utiliza sus sobrevuelos de Estados Unidos para identificar infraestructuras consideradas clave en el país, que podrían ser vulnerables a ataques cibernéticos.

Del pacto hacen parte Estados Unidos, Rusia, Canadá y casi toda la Unión Europea, y es considerado uno de los esfuerzos de control internacional de armas más amplio, logrado con el objetivo de promover la transparencia en las fuerzas y actividades militares.

El Kremlin condenó la decisión del Gobierno estadounidense. El viceministro de Exteriores, Alexander Grushko, destacó que “al parecer, (EE.UU.) sigue adelante con el fin de minar un nuevo documento fundamental que fortalecía seriamente la confianza y la seguridad del continente”.

En declaraciones a la agencia ‘RIA Nóvosti’, el funcionario, que fue embajador de Rusia ante la OTAN, recordó que en 2019 Washington abandonó el Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio, que se suscribió en 1987, y aseguró que la retirada fue argumentada con “excusas inventadas”.

En esta foto de archivo el presidente de Rusia, Vladimir Putin, estrecha la mano de Donald Trump en Osaka el 28 de junio de 2019

En esta foto de archivo el presidente de Rusia, Vladimir Putin, estrecha la mano de Donald Trump en Osaka el 28 de junio de 2019 Brendan Smialowski AFP/Archivos

Grushko también enfatizó en que Estados Unidos ha dado “pasos destructivos” en materia de seguridad y estabilidad estratégica en el continente europeo.

Por su parte, la portavoz de Exteriores, María Zajárova, aseguró que Rusia espera las explicaciones oficiales de la administración Trump sobre las supuestas violaciones al acuerdo que se habrían cometido.

La decisión de Estados Unidos hizo que los embajadores de los países miembros de la OTAN fueran convocados para una reunión de urgencia que se llevará a cabo este viernes 22 de mayo.

Valentina T. Sánchez – France24 (Con información de Reuters, EFE y AFP)