China cumple su amenaza y suspende importaciones de Australia para evitar que se investigue el origen del virus

El presidente chino, Xi Jinping.

China ha suspendido las importaciones de carne de cuatro empresas australianas debido a su violación de normas de inspección y de cuarentena, ha afirmado el Ministerio de Exteriores de China este martes.

El portavoz del Ministerio, Zhao Lijian, ha afirmado a los periodistas durante un encuentro que la suspensión de las importaciones no está relacionada con la disputa bilateral entre ambos países, después de que Australia pidiera una investigación independiente para conocer las causas de la pandemia del coronavirus.

Tras una amenaza

El embajador de China en Australia, Cheng Jingye, amenazó a finales de abril con boicotear el consumo de productos australianos, entre ellos el vino, si Canberra insistía en investigar el origen del coronavirus.

Cheng, que alertó de las consecuencias que podría acarrear para el país insistir en la apertura de una pesquisa sobre el virus, dijo que «la sociedad china está frustrada y se siente decepcionada por lo que está haciendo Australia».

«Si esto va a ir a peor, la gente va a plantearse si vale la pena acudir a un país que no es tan amigable con China como parece», manifestó, antes de advertir de que «los turistas quizá se lo piensen dos veces».

Así, durante una entrevista con el diario local «The Australian Financial Review», señaló que todo depende de la gente. «Quizá se planteen por qué deben beber el vino australiano o comer su carne», ha expresado.

Sus palabras se produjeron después de que el primer ministro de Australia, Scott Morrison, se posicionara a favor de abrir una investigación independiente a nivel internacional sobre el origen del coronavirus en China y la respuesta dada en un principio a la emergencia sanitaria por parte del gigante asiático.

Alerta Digital