Trump: “Vamos a resurgir”

Comparte este artículo:

El presidente Donald Trump, flanqueado por funcionarios y líderes empresariales, anuncia una emergencia nacional con respecto al virus del PCCh en el jardín de rosas de la Casa Blanca, en Washington el 13 de marzo de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, alentó este lunes a los estadounidenses a continuar en su lucha contra la pandemia del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como nuevo coronavirus, y aseguró a los ciudadanos que el país resurgirá tras la crisis.

“Vamos a resurgir”, pronosticó el mandatario durante su rueda de prensa diaria desde la Casa Blanca.

No obstante, Trump advirtió de la importancia de “mantener una vigilancia estricta y seguir con las cuidadosas prácticas higiénicas” en un momento en que el país encara el fin de la cuarentena en diversas regiones del país.

“En un momento en que millones de estadounidenses se están enfrentando a las consecuencias financieras del virus, es crítico continuar con la reapertura económica global de una manera segura y responsable”, subrayó el presidente.

Trump también se refirió a la posible aprobación de un tercer paquete de ayuda económica para hacer frente a la crisis generada por el virus del PCCh, que en estos momentos se encuentra paralizada en el Congreso ante la falta de acuerdo.

“Esperamos tener otro acuerdo pronto. El Senado puede votar mañana para el plan de ayuda económica de pequeñas empresas”, aseguró Trump, quien compareció ante los medios acompañado de varios miembros del equipo designado por la Casa Blanca para gestionar la pandemia.

Trump destacó el trabajo de los centros hospitalarios durante las últimas semanas: “Ojalá puedan volver a ponerse en marcha los hospitales. Estamos muy agradecidos por el trabajo de los hospitales”.

El general Todd Semonite, del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, aprovechó la comparecencia para detallar que el Centro de Convenciones de Miami Beach cuenta ahora con 450 camas, instaladas en un plazo de doce días.

“La construcción de este tipo de hospitales de campaña tiene el gran objetivo de salvar vidas de estadounidenses”, sostuvo.

Por otro lado, ante las recientes denuncias de que EE.UU. no cuenta con capacidad para realizar pruebas diagnósticas, el presidente Trump aseguró que hay “unos 5000 puntos” en los que realizarse el test de detección de la COVID-19 distribuidos por todo el país.

“Tenemos trescientos laboratorios para tests en Nueva York”, informó el presidente, tras un divulgarse un estudio al respecto realizado por la administración.

El presidente insistió: “seguimos construyendo hospitales de campaña” y recalcó en que “a nadie se le ha negado un respirador en este país”.

También el vicepresidente Mike Pence, Jefe del Equipo de Trabajo, informó que “los laboratorios estarán disponibles en todos los estados para que se realicen las pruebas”.

Además, Pence dijo que informó a los gobernadores que estas pruebas están listas en todo el territorio “para comenzar con la Fase 1”, y enfatizó en la importancia de mantener el distanciamiento social.

Caída del precio del petróleo

Ante la caída del precio del crudo mundial, Trump observó que se trata de una situación que “le resulta interesante a mucha gente”.

“Estamos llenado nuestras reservas petroleras nacionales. Estamos contemplando enviar 75 millones de barriles a las reservas, lo cual las llenaría”, señaló, no obstante.

“Si podemos comprar el petróleo a precios bajos, lo haremos. Esperamos que el Congreso lo apruebe”, indicó.

En este sentido, Trump aprovechó el impacto que está teniendo la pandemia en la economía estadounidense para defender sus políticas proteccionistas: “Esta pandemia ha reafirmado la importancia de conservar cadenas vitales de suministros en casa. No podemos externalizar nuestra independencia”.

La Gran Época – VOA


Comparte este artículo: