Tiranía en contraste con el mundo libre: respuestas a pandemia exponen el lado oscuro del comunismo

Comparte este artículo:

Miembros de la Policía Armada del Pueblo Chino llevan una máscara protectora durante una marcha por la Plaza de Tiananmen durante un luto nacional en Beijing, China, el 4 de abril de 2020. (Lintao Zhang/Getty Images)

El régimen chino respondió a la pandemia encubriendo y silenciando a los denunciantes, y luego, cuando ya era demasiado tarde para ignorarlos, los funcionarios promulgaron medidas brutales y draconianas contra sus propios ciudadanos, mientras se difundía internamente la propaganda a través de los medios de comunicación estatales.

Por otra parte, la respuesta de Estados Unidos fue humanitaria, poniendo en relieve el contraste entre la forma en que una sociedad libre maneja una crisis y cómo lo hace un régimen tiránico. Expertos dijeron a The Epoch Times que la libertad de expresión y la libertad en sí misma es fundamental para la eficacia de la respuesta de un gobierno a una crisis, haciendo hincapié en los valores de la transparencia y la compasión.

Durante las primeras etapas del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), que surgió por primera vez en Wuhan en diciembre, el Partido Comunista Chino amordazó y detuvo a médicos denunciantes, periodistas ciudadanos, académicos y empresarios que trataron de exponer la verdad sobre el virus.

Li Zehua, expresentador de la emisora estatal china CCTV, fue el tercer videobloguero detenido en Wuhan, el epicentro del brote. Su historia es solo una de las muchas historias similares de censura, documentada por The Epoch Times.

“No quiero cerrar los ojos y los oídos. (…) Estoy haciendo esto para que más jóvenes como yo se puedan poner de pie”, dijo Li, de 25 años, en un apasionado discurso transmitido en directo por YouTube antes de que la policía entrara en el hotel en el que se alojaba y presuntamente lo detuviera.

Al principio se negó a dejarlos entrar. Encendió su cámara y empezó a aludir a las protestas pro-democráticas de Tiananmen dirigidas por estudiantes en 1989, que llegaron a un sangriento final después de que Beijing desplegara tanques y armas. “Siento que es poco probable que no me lleven y me pongan en cuarentena”, dijo, poco antes de abrir la puerta.

La policía le confiscó el teléfono y el portátil, y cortó la señal.

Justin Haskins, director editorial de The Heartland Institute, un centro de estudios del mercado libre, dijo que el Partido Comunista Chino se pone constantemente por encima de las necesidades del pueblo chino y del resto del mundo también.

“La crisis del coronavirus no es diferente”, dijo Haskins a The Epoch Times. “La evidencia muestra claramente que el Partido Comunista silenció a la gente preocupada por la propagación del virus para proteger sus propios intereses, y como resultado, es muy probable que hayan muerto miles de personas que de otro modo no habrían muerto”.

Un informante chino dijo a The Epoch Times en enero que las autoridades de salud pública también estaban tratando de encubrir la gravedad del virus limitando el número de kits de diagnóstico enviados a los hospitales de Wuhan.

A medida que el número de casos de virus del PCCh aumentaba y los funcionarios no podían censurarlo todo, los funcionarios de Wuhan sellaron los edificios y las puertas de los residentes.

Uno de estos residentes, padre de dos hijos, no se le permitió salir de su apartamento porque su padre fue diagnosticado con el virus, se preguntó cuántos días más podría seguir, aduciendo la escasez de dinero en efectivo y el vertiginoso aumento de los precios de los alimentos.

Las autoridades chinas también han cerrado el internet en algunas zonas. Los comentaristas creen que las autoridades están usando este método para restringir la capacidad de los cibernautas de hablar libremente sobre lo que está sucediendo en el territorio.

Tácticas draconianas

Hay innumerables ejemplos de las acciones draconianas del régimen chino contra sus propios ciudadanos, The Epoch Times ha informado sobre muchas de ellas. Beijing ha ocultado deliberadamente el número total de casos del COVID-19 en China en un intento de salvaguardar su imagen tanto a nivel nacional como internacional.

El mes pasado, en el distrito comercial de la ciudad de Humen en la ciudad de Dongguan, que está lleno de tiendas pertenecientes a marcas de moda de gama media y alta, el partido comunista chino desplegó la policía antidisturbios para “cuidar” a los comerciantes y castigarlos por seguir operando, según mostraron las imágenes. Los propietarios de las tiendas estaban luchando para pagar su alquiler.

En la ciudad de Xiaogan, provincia de Hubei, los residentes están obligados a comprar alimentos a través de los administradores de la comunidad, pero algunos compraron verduras más baratas a través de su propia red personal. Un administrador comunitario reportó a estos residentes, incitando a la policía china a llegar y arrestarlos. Los residentes se indignaron al ver a la policía y organizaron una protesta en grupo.

En una comunidad de Wuhan, las imágenes mostraban los cuadros locales dando comida a los residentes, pero esto se limitaba solo a una manzana gratis por hogar. Los ciudadanos chinos también se quejaron de ser tratados como animales en los muchos puestos de control de Wuhan.

En un caso, las imágenes mostraban a un anciano siendo golpeado por las autoridades chinas por tratar de pasar un puesto de control sin proporcionar su código QR.

En otro ejemplo de las agresivas tácticas del régimen chino, una familia de cuatro miembros de la ciudad de Anlu, provincia de Hubei, fue humillada públicamente y exhibida en las calles por la policía el 14 de febrero por jugar póquer en casa. La policía también les ordenó que leyeran públicamente una carta de “arrepentimiento” después. Después de leer la declaración, la familia fue obligada a permanecer de pie durante un largo período de tiempo antes de que se le permitiera regresar a casa.

Cuando un sistema de gobierno antepone el bienestar de la colectividad a los derechos de los individuos, “siempre se producen abusos de los derechos humanos, y eso es exactamente lo que ha sucedido en China”, dijo Haskins, quien también es el editor jefe de Stopping Socialism.

Cuando un sistema de gobierno antepone el bienestar de la colectividad a los derechos de los individuos, “siempre se producen abusos de los derechos humanos, y eso es exactamente lo que ha sucedido en China”, dijo Haskins, quien también es el editor jefe de Stopping Socialism.

“El Partido Comunista no está interesado en proteger los derechos humanos, nunca lo ha estado. Su principal objetivo es mantener su propio poder, a cualquier costo”, dijo Haskins. “Los funcionarios del gobierno dicen y hacen lo que sea necesario, incluyendo mentir, para evitar que la gente dude de su papel en la sociedad”.

La corrupción también es desenfrenada en sociedades tiránicas como la de Beijing. En un caso, las imágenes de vigilancia mostraban a funcionarios chinos locales presuntamente saqueando un supermercado en Wuhan, los cuales desencadenaron una ola de ira en la web. Un día el propietario intentó cerrar la tienda, pero fue detenido por un funcionario chino que dejó entrar a sus colegas para llevarse más mercancía.

Desde febrero, el gobierno de Wuhan también comenzó a enviar a los pacientes con el virus del PCCh con síntomas leves o moderados a hospitales improvisados en condiciones inhumanas. Estos hospitales, establecidos en lugares como estadios y gimnasios escolares, están desbordados de condiciones insalubres y carecen de medicinas y tratamientos, según revelaron los videos publicados por los pacientes.

Algunos atrapados dentro entraron al borde de un colapso mental y empezaron a destruir los muebles por frustración y rabia. Otros comenzaron a pelear entre ellos.

El mundo libre

Michael Barone, analista político y miembro emérito del American Enterprise Institute, un centro de estudios con sede en Washington, dijo que países como Taiwán y Corea del Sur promulgaron rápidamente medidas estrictas, pero no draconianas, para detener la propagación del virus del PCCh “con una transparencia que contrasta vivamente con el encubrimiento y las mentiras que son una práctica habitual en la República Popular China”.

“Creo que hay un impactante contraste entre el comportamiento y el desempeño de la China gobernada por los comunistas y el de sus vecinos con un patrimonio ético y/o cultural: Taiwán, Corea del Sur, Hong Kong, Singapur”, dijo Barone a The Epoch Times.

Barone amplió ese argumento en un artículo de opinión para el Washington Examiner, escribió que “está claro que el carácter del régimen hace una enorme diferencia”.

“Taiwán, Corea del Sur, Singapur y Hong Kong han demostrado cómo las personas criadas en culturas de cohesión social y de observación de reglas influenciadas por China o China pueden desempeñarse bien en una situación de estrés imprevisto”, escribió, y agregó cómo los países evaluaron efectivamente pasajeros de China, distribuyeron números récord de máscaras protectoras e introdujeron pruebas intensivas.

El Presidente Donald Trump actuó con relativa rapidez ante el virus del PCCh también, prohibiendo la entrada a los extranjeros que habían estado en China continental a Estados Unidos desde el 31 de enero.

Las medidas de Estados Unidos para frenar la propagación del virus del PCCh son mucho más humanas que las de China. A los residentes estadounidenses de algunas de las zonas más afectadas del país se les pidió que se mantuvieran en casa si es posible y se le recomendó a todos mantener distancias sociales seguras.

Por otro parte, se aprobó rápidamente la asistencia federal del gobierno, y Trump firmó recientemente un proyecto de ley de estímulo económico por valor de 2.2 billones de dólares destinados a impulsar la lucha contra la pandemia y a sostener la economía. El paquete fue el mayor paquete de estímulo en la historia moderna de la nación.

Estados Unidos nunca ha empleado medidas draconianas o tácticas matonas contra sus propios ciudadanos.

Deffarges dijo que los países que han respondido bien al virus han mostrado una estrecha cooperación y una armoniosa comunicación entre los gobiernos federales y locales, algo que criticó a Estados Unidos por no hacerlo.

Sin embargo, señaló que las sociedades libres “con el tiempo demostrarán ser mejores que los regímenes autoritarios en el manejo de esta crisis pandémica, siempre y cuando disfruten tanto de buenos gobiernos como de la confianza del público”.

Durante los próximos 12 a 18 meses, las soluciones para vencer la pandemia probablemente provendrán de la “combinación única de los principales centros médicos académicos e institutos nacionales de salud y empresas privadas, grandes y pequeñas, de Estados Unidos”, según Deffarges.

“En Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt gozó de una inmensa confianza al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, y utilizó esta confianza para movilizar a toda la industria estadounidense en el esfuerzo de la guerra”, agregó.

Bowen Xiao – La Gran Época

Cathy He y Eva Fu contribuyeron con este informe.


Comparte este artículo: