Legislador de EE.UU. pide un juicio contra China ante la Corte Internacional por no contener el virus

El representante Jim Banks (R-Ind.), en el Capitolio el 27 de marzo de 2019. (York Du/NTD)

El representante Jim Banks (R-Ind.), pidió al Departamento de Estado de EE.UU. que presente un caso legal contra China ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por el mal manejo de la pandemia por parte del régimen.

“Si los líderes de China no se hubieran avergonzado por la epidemia y tratado de encubrir su propagación, el mundo podría haber tenido una mejor oportunidad de prepararse para esto o incluso contenerla en Wuhan o en China. En cambio, tenemos una pandemia”, señaló Banks en una declaración del 8 de abril.

Banks señaló los ejemplos de que las autoridades chinas silenciaron a los médicos y periodistas a fines de diciembre cuando ellos trataron de advertir al público sobre una nueva forma de neumonía.

El oftalmólogo chino Li Wenliang es el ejemplo más destacado. Después de publicar en las redes sociales chinas sobre la nueva neumonía, Li fue convocado a una comisaría local por “rumores” y fue obligado a firmar una declaración de “confesión” a principios de enero.

Li murió al mes siguiente luego de contraer el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, de un paciente infectado.

Otro paso en falso ocurrió el 31 de diciembre del año pasado, cuando la Comisión de Salud Municipal de Wuhan comunicó falsamente que la enfermedad era una “gripe estacional”, sin riesgo de transmisión entre los humanos. Las autoridades afirmaron que el virus era “prevenible y controlable”

El 14 de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) repitió la afirmación de Beijing de que no había “ninguna evidencia clara de transmisión de humano a humano” para el virus.

“China carga con la mayor parte de la culpa. En lugar de sucumbir a la propaganda y el engaño de los funcionarios chinos, el mundo debe responsabilizarlos por el mal manejo de este brote. Si ni siquiera las Naciones Unidas puede hacer eso, han perdido completamente su propósito”, puntualizó Banks.

Las Naciones Unidas establecieron la Corte Internacional de Justicia en 1945, para resolver las controversias jurídicas entre los estados miembros. Sin embargo, en el pasado, los estados se han negado a someterse a la jurisdicción de la CIJ o a cumplir sus sentencias.

Banks pasará a sus colegas legisladores una carta dirigida al Secretario de Estado, Mike Pompeo, y al Fiscal General, Bill Barr, para mostrar “el respaldo del Congreso para la presentación de un caso internacional contra China”, según la declaración.

El representante advirtió que si China no participa en el juicio de la CIJ, los estados miembros de la ONU podrían “suspender sus obligaciones con China como medio para inducir a Beijing a cumplir con su responsabilidad”, de acuerdo con los artículos 49-51 de la Carta de las Naciones Unidas.

“Las opciones incluyen la remoción de China de las organizaciones internacionales, revertir la entrada de China a la Organización Mundial del Comercio, suspender los viajes aéreos a China y la difusión de los medios de comunicación occidentales o taiwaneses en China”, menciona la declaración.

El 24 de marzo, Banks también presentó una resolución bipartidista con 49 copatrocinadores, condenando al régimen chino por su culpabilidad en la causa de la pandemia mundial.

El 9 de abril, 14 legisladores republicanos del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes también enviaron una carta al Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidiendo más información sobre su relación con China, incluyendo documentos y comunicaciones entre la OMS y el régimen chino desde agosto de 2019 al presente, relacionados con la salud pública y el virus del PCCh, de acuerdo a un comunicado de prensa.

“Dadas las acciones y declaraciones de los funcionarios de la OMS durante los últimos meses, nos preocupa que la OMS ya no esté sirviendo a las necesidades del mundo y que en su lugar esté tomando las indicaciones de China”, dice la carta.

El representante Fred Keller (R-Penn.), uno de los cofirmantes de la carta, añadió que “siendo el pagador de impuestos estadounidense el mayor contribuyente al presupuesto anual de la Organización Mundial de la Salud, es imperativo que el Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes ejerza su papel crítico para averiguar por qué la OMS usó ese dinero para promover la campaña de propaganda de China”.

Según las estadísticas del Departamento de Estado, las contribuciones de Estados Unidos a la OMS en 2019 superaron los 400 millones de dólares, lo cual convierte a Estados Unidos en el mayor financiador.

Frank Fang – La Gran Época