La pandemia reivindica la política de Trump sobre China

El presidente Donald Trump (Izq.) y el líder chino Xi Jinping dejan un evento de líderes empresariales en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, el 9 de noviembre de 2017. (Nicolas Asfouri / AFP / Getty Images)

La guerra comercial del presidente Trump y el virus del PCCh revelan las profundas fracturas de la economía de China.

Comentario

Contrariamente a la ridícula propaganda que fluye de Beijing, la afirmación de China de ser el nuevo líder del mundo suena vacía. Los mensajes de autocongratulación del Partido Comunista Chino (PCCh) sobre cómo ha conducido “exitosamente” a China a través de la pandemia que, de hecho, lanzó al mundo, difícilmente es un mandato para el liderazgo mundial.

De hecho, dado el volumen del comercio y las cadenas de suministros que huyen de China, la verdadera historia es lo frágil y quebradiza que es la economía China sin el mercado estadounidense que la apoye.

Pero hasta que Donald Trump asumió el cargo, eso no era un hecho comúnmente entendido.

El “inevitable ascenso” de China

Para muchos responsables políticos y observadores, la inevitabilidad del ascenso de China para sustituir a los Estados Unidos como líder del mundo parecía una conclusión previsible. También fue considerada como una eventualidad positiva por nada menos que uno de los primeros arquitectos de la política de Estados Unidos con respecto a China, el exsecretario de estado de los Estados Unidos, Dr. Henry Kissinger, quien dijo en 2007:

“Cuando los amigos y colegas de los Estados Unidos hablan del ascenso de China y de los problemas que nos plantea, yo digo que el aumento de estos son inevitables. No hay nada que podamos hacer para evitarlo, no hay nada que debamos hacer para evitarlo”.

Fue un pensamiento tan fatalista y autodestructivo (o ¿era simplemente globalista?) lo que inició el declive del poderío estadounidense en el mundo de la posguerra. La desastrosa política de Kissinger en Vietnam de “respuesta gradual” condujo a la humillante derrota de Estados Unidos y a la expansión de los regímenes comunistas y a las guerras en Asia, África y América Latina durante la siguiente década más o menos.

Adelantándose rápidamente a 2007, Kissinger le dijo a Estados Unidos y a sus aliados que debemos aceptar el hecho de un mundo liderado por China. Diez años después, en 2017, cuando Trump asumió el cargo, no había duda de que China se había convertido en un formidable adversario de los Estados Unidos en gran parte del mundo.

Cómo Occidente construyó China

Sin embargo, para Trump estaba claro que a China se le había permitido convertirse en un contrincante global. Su ascenso fue el resultado de que Occidente le proporcionara inversiones y tecnología continuas y a gran escala durante dos décadas. En otras palabras, Estados Unidos hizo por China lo que esta no pudo hacer por sí misma en los tres decenios anteriores de dominio del PCCh.

Es más, China es un beneficiario bastante beligerante. Entre 2000 y 2016, durante su ascenso al dominio mundial, Beijing demostró un total desprecio por las normas establecidas, es decir, las estadounidenses, que rigen el comercio y las finanzas internacionales.

Por supuesto, las anteriores administraciones estadounidenses conocían el engaño de China, pero sobre todo lo consideraban solo como el “costo de hacer negocios”. El prometido, pero esquivo, acceso a su mercado interno de más de mil millones de personas y a la mano de obra barata resultó demasiado tentador para dejarlo pasar.

Mientras tanto, China continuó tomando una mayor cuota de mercado de los Estados Unidos y otros socios comerciales occidentales. Esto también incluyó transferencias de tecnología forzadas, robo desenfrenado de propiedad intelectual, inversiones extranjeras directas masivas y acceso sin restricciones a los mercados de capital de los Estados Unidos.

¿Preservar el orden de la posguerra?

No se escuchó ni una sola queja de protesta de ninguno de los dos partidos políticos. Es decir, hasta que Donald Trump se convirtió en presidente.

A diferencia de los globalistas de los partidos demócrata y republicano —y son muchos—Trump vio la fragilidad de la economía de China mucho antes que el resto del mundo. También comprendió que la dependencia de China del trabajo esclavo y las políticas comerciales adversas eran algunas de las principales razones por las que los fabricantes estadounidenses encontraban casi imposible competir con China.

Por último, Trump entendió que una sola fuente de abastecimiento de suministros esenciales provenientes de un adversario es imprudente, por decirlo educadamente. Además, si nada cambiaba, el ascenso de China como líder mundial a expensas de Estados Unidos sería inevitable.

En última instancia, Trump vio a China como la amenaza que realmente es para el orden mundial de la posguerra liderado por Estados Unidos.

Pero sus advertencias acerca de los peligros y riesgos de confiar en China fueron en gran parte mal entendidas. En su lugar, los críticos culparon a Trump de destruir el orden mundial de la posguerra.

Esa acusación, por supuesto, plantea una pregunta muy simple:

“¿Cómo está evitando el surgimiento de un Estado totalitario que viola las normas que rigen el comercio internacional, que trata de destruir las economías de Occidente y rehacer el mundo a su imagen totalitaria, y es una amenaza para el orden mundial liberal, democrático y capitalista de la posguerra liderado por los Estados Unidos?”.

No lo está haciendo, por supuesto. Trump está tratando de preservar el orden mundial de la posguerra tanto como sea posible. Eso incluye una economía global mucho más diversificada, donde las cadenas de suministros no se concentren en una nación, y ni en un adversario.

Tampoco es un secreto que la dependencia de Estados Unidos de China se produjo a expensas de los puestos de trabajo estadounidenses y la base manufacturera del país. Aun así, la descripción de Trump de China como una amenaza económica mortal para los mismos socios comerciales que hicieron tanto por traer la modernidad a este país, fue vista con consternación y burla.

La globalización, después de todo, era lo que el mundo necesitaba para avanzar, ¿verdad?

Estados Unidos rompe el dominio de China

Que ya no es tanto.

La pandemia más malvada y devastadora que ha asolado la tierra en más de un siglo cuenta la verdadera historia del PCCh. A pesar de la despreciable propaganda de Beijing, el mundo sabe ahora de la responsabilidad del liderazgo del PCCh de infectar al mundo entero con su mortal virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus. Está claro que Beijing esperó dos meses para reconocer el brote mientras continuaba extendiéndose por el resto del mundo.

La comunidad de naciones finalmente ve la verdadera naturaleza del PCCh y el desprecio que tiene por la vida humana.

Los políticos de EE.UU. también lo ven, y están empezando a actuar. El senador Josh Hawley (Rep.-Missouri) ha propuesto una legislación para traer de vuelta las cadenas de suministro de China que son fundamentales para el bienestar de los estadounidenses. La propuesta incluye cadenas de suministro de equipo e insumos médicos clave, y préstamos federales de bajo costo para agilizar ese proceso dentro de este año calendario.

Como declaró el secretario de estado de EE.UU. Mike Pompeo, después de una reciente reunión con el G7: “El Partido Comunista Chino (PCCh) representa una amenaza sustancial para nuestra salud y forma de vida, como el brote del virus de Wuhan ha demostrado claramente”.

Pompeo también señaló que “el PCCh también amenaza con socavar el orden libre y abierto que ha sustentado nuestra prosperidad y seguridad mutuas en los países del G7”. Como Shadi Hamid, un alto miembro del Instituto Brookings, escribió para The Atlantic: “La relación con China no puede ni debe volver a la normalidad”.

Desde el primer día de su presidencia, el objetivo de Trump fue romper la desastrosa relación comercial entre los Estados Unidos y China. Su guerra comercial reveló la frágil debilidad de China como potencia económica. Pero es la pandemia viral del PCCh la que ha revelado al mundo la bancarrota moral de los líderes del Partido.

James Gorrie – La Gran Época