Israel: Ministerio de Salud prohíbe el uso de kits de prueba chinos

Los kits de prueba para el COVID-19 con hisopos defectuosos de un fabricante chino son rechazados por el Ministerio de Salud de Israel. (The Epoch Times)

TEL AVIV–El Ministerio de Salud israelí ordenó a los laboratorios de los hospitales y al Magen David Adom (una organización equivalente a la Cruz Roja) que dejen de utilizar inmediatamente los casi 10,000 equipos de prueba procedentes de China. Las pruebas para el COVID-19 ya estaban en uso y puede que se hayan utilizado en los test de miles de ciudadanos.

El problema surgió luego de que los expertos del laboratorio notaran que el color dentro del tubo de prueba no era el que esperaban ver, y como resultado, era imposible saber si las pruebas estaban dando resultados positivos o negativos.

Una fuente dentro del Ministerio de Salud envió a la edición israelí de The Epoch Times las fotografías de los hisopos defectuosos. Los kits fueron hechos en China por la compañía de biotecnología Guangzhou Bang Shuo, que produce una amplia variedad de equipos de prueba.

Dentro de los tubos de prueba hay un indicador de pH llamado rojo fenol, dijo otra fuente dentro del ministerio. Él explicó que el indicador cambia de color en un ambiente ácido.

“Para entender mejor, cuando la leche se agria es por culpa de las bacterias. Lo mismo ocurre con la sustancia dentro del tubo de prueba cuando se contamina y entonces el indicador lo muestra”, dijo.

La fuente dijo que con estos kits, la sustancia en el interior cambia de color rosado a naranja. “Este es un signo probable de contaminación”, añadió.

Por lo que vio, él cree que toda la línea de producción de la compañía estaba probablemente contaminada.

“Algo como esto no debería ocurrir si se trabaja en condiciones de trabajo adecuadas y de acuerdo con las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM). Lo que me molesta aún más, es que los equipos de prueba contaminados pueden afectar los resultados de las pruebas”.

Esto se debe a que las bacterias que afectan al pH arruinarían la muestra, haciendo que parezca negativa incluso si la persona es positiva.

Según la fuente israelí, la planta china no debe estar siguiendo los protocolos básicos de garantía de calidad porque si lo hiciera, sería difícil que esto ocurriera.

“Tenían que haber detectado esto. Estamos hablando de un procedimiento básico: Tomar una muestra de cada lote de kits de prueba, mantenerla en una incubadora y comprobar si hay cambios de pH y nubosidad”.

“La gente piensa que el estándar israelí es el mismo que el estándar chino, pero no lo es”, dijo.

Aumentan los reportes de suministros chinos defectuosos

Israel no es el único. Muchos países han comunicado problemas de calidad con los equipos de pruebas chinos, así como con sus mascarillas y otros suministros médicos.

La Facultad de Medicina de la Universidad de Washington también descubrió que decenas de miles de equipos de prueba procedentes de China, de un costo de USD 125,000, probablemente estaban contaminados de la misma manera, según un artículo publicado el 21 de abril en el South China Morning Post.

Los kits de prueba fueron ordenados a otro fabricante chino llamado Lingen Precision Medical Products y estaban contaminados.

España y la República Checa hallaron que sus pruebas rápidas importadas de China también dieron resultados falsos el 70-80 por ciento de las veces.

El Reino Unido comunicó que pediría el reembolso de millones de kits de pruebas de anticuerpos contra el virus pedidos a China, luego de que un estudio descubriera que daban resultados inexactos.

Las autoridades sanitarias canadienses retiraron alrededor de un millón de mascarillas respiratorias KN95 procedentes de China destinadas a trabajadores de primera línea, que no cumplían con los estándares de calidad federales. Los Países Bajos también retiraron 600,000 mascarillas KN95 por no proteger la cara o por tener filtros defectuosos.

Los funcionarios de salud de Turquía plantearon cuestiones similares después de que comprobaron y descubrieron que los equipos de prueba chinos no estaban hechos de acuerdo con ningún estándar.

Un agente chino que facilita la exportación de mascarillas desde China dijo al medio de comunicación tecnológico chino Tech World que el 60 por ciento de las fábricas no tienen ambientes de trabajo estériles.

El agente dijo que las fábricas estaban llenas de polvo y que los trabajadores que manejaban mascarillas con las manos sin cubrir y que no usaban mascarillas protectoras.

Eyal Levinter – La Gran Época