Estudios señalan a China por tardar semanas en informar sobre el virus del PCCh

Estudios especializados y diferentes medios de prensa han responsabilizado al gobierno de China por supuestamente retardar la información sobre la fecha de detección en su propio territorio de la COVID-19, que costado la vida de miles de personas en casi un centenar de países.

Este estudio sale a la luz en medio del enfrentamiento entre China y Estados Unidos, que acusa a Beijing de haber ocultado información sobre la pandemia, lo que, según Washington, habría costado miles de vidas en todo el mundo.

Un estudio consultado por el proyecto de investigación Polygraph.info asegura que el régimen chino tardó semanas en declarar la existencia del nuevo virus del PCCh (Partido Comunista Chino)

La línea de tiempo examinada por un grupo de científicos chinos ubica el inicio de la pandemia antes del 8 de diciembre, mientras el régimen de Beijing indica “que los primeros casos de “neumonía de causa desconocida” se detectaron en la ciudad de Wuhan a “finales de diciembre de 2019”.

Polygraph.info cita a “un grupo de los mejores científicos de China”, cuyo análisis está fechado el 21 de febrero y concluyó que la “expansión temprana de SARS-CoV-2” (el nombre del nuevo coronavirus identificado por primera vez en Wuhan) se detectó en la población el 8 de diciembre o antes.

El proyecto Polygraph.info es un sitio web de verificación de hechos, producido por la Voz de América (VOA) y Radio Europa Libre / Radio Libertad, y está enfocado en “verificar el creciente volumen de desinformación que se distribuye y comparte a nivel mundial”.

Un reporte de la agencia de noticias Xinhua, de China, para exponer el trabajo de China para enfrentar al virus del PCCh, señala que el régimen ha publicado toda la información sobre el virus “de manera abierta, transparente y responsable”, y la ha compartido con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El estudio declaró que un “abarrotado” establecimiento de pescado de Wuhan -la ciudad que se estima sea el origen del virus del PCCh-, “impulsó las circulaciones rápidas de SARS-CoV-2 en el mercado y lo extendió a toda la ciudad a principios de diciembre de 2019″.

Polygraph contrasta la información del régimen chino y la respuesta de la OMS.

Las autoridades chinas dijeron inicialmente el 31 de diciembre que no había una “transmisión obvia de persona a persona”.

La OMS, recalca la investigación, “aumentó la probabilidad de transmisión humana tres semanas después”.

Para la publicación conjunta VOA/RFE, no hay dudas: “Contrariamente a la afirmación de que la información se compartió de manera oportuna y transparente, los informes noticiosos dijeron que el régimen chino suprimió la información durante al menos un mes después de que comenzaron a surgir misteriosos casos de neumonía en Wuhan.”

La censura del régimen chino contra los medios que trataban de alertar de la pandemia, es citado por el diario en inglés The Straits Times, de Singapur: “El 3 de enero ordenó a las instituciones que no publicaran información relacionada con la enfermedad desconocida”.

La información realmente no fue revelada hasta el 9 de enero, “Incluso entonces, la transmisibilidad del virus fue minimizada, dejando al público inconsciente del peligro inminente”, dijo The Straits Times.

Otro punto clave del intento de ocultar la magnitud del fenómeno es que el régimen procesó y arrestó a médicos y ciudadanos por publicaciones en las redes sociales sobre el nuevo virus del PCCh, acusándolos de “difundir rumores” y “delitos menores”, según Poynter International Fact-Checking Network, citando a la agencia France Press y sus propios informes.

Los autores chinos de otro estudio de virus del PCCh publicado en la revista médica The Lancet identificaron la fecha de “inicio del sistema” del primer paciente como el 1 de diciembre de 2019.

La semana pasada, Bloomberg News, citando a tres funcionarios estadounidenses no identificados, informó que la comunidad de inteligencia de EE.UU. ha concluido que China no ha informado del número real de casos y muertes en el país.

Los medios de comunicación estatales de China han rechazado regularmente las críticas al manejo de información sobre el virus del PCCh del país como “noticias falsas”.

BLes (Con información de Voz de América)