En China exigen explicación al gobierno sobre abordaje de epidemia

Muchos en China se cuestionan el desempeño del gobierno comunista, al que acusan de haber demorado la información y enfrentamiento al mal que ha impactado al mundo.

China comienza a recuperarse del azote del coronavirus, que ahora tiene en crisis a los sistemas de salud de muchos países del mundo. Hasta la fecha se reporta más de un millón de contagios en todo el planeta.

En China, la ciudad de Wuhan, metrópolis de 11 millones de habitantes y origen del virus a fines del año pasado, sale poco a poco de su confinamiento.

Pero personas como Zhang, que perdió a su padre al inicio de la epidemia, quieren que las autoridades chinas expliquen por qué tardaron en reaccionar, a costa de miles de vidas humanas.

Para Zhang, entrevistado por la agencia AFP, la victoria que las autoridades chinas hoy celebran, es agridulce.

El hombre, de 50 años, contó que acompañó a su padre al hospital en enero pasado para una intervención leve, antes de los habitantes Wuhan fueran puestos en cuarentena. Pocos días después, el paciente moría de la COVID-19.

Zhang pide ahora explicaciones y acusa a las autoridades de mentir y ser incompetentes.

“Ya no tengo miedo” dice, y asegura haber tomado contacto con la municipalidad. “Quiero conocer la verdad”.

Zhang no da su nombre completo por las posibles consecuencias contra quienes hablan a la prensa extranjera.

Cólera en las redes sociales

Como él, familiares de las víctimas vierten su cólera en las redes sociales, acusando al régimen del presidente Xi Jinping de subestimar el balance de la epidemia.

Aunque la aparición del nuevo virus fue constatada en diciembre, hubo médicos de Wuhan que fueron reprendidos por haber dado la alerta sobre su riesgo. Hubo que esperar al 20 de enero para que las autoridades sanitarias anunciaran su capacidad de transmisión entre humanos, poco antes de las medidas de cuarentena en la ciudad.

Entretanto, millones de personas habían abandonado la ciudad, propagando la enfermedad al resto del país y del mundo.

El padre de Zhang enfermó después de su operación y falleció tras su admisión en un servicio para pacientes en cuarentena.

“Estoy devastado por los remordimientos. Traerlo aquí era llevarlo a la muerte”, lamenta Zhang, convencido de que su padre contrajo la enfermedad durante su hospitalización.

VOA (Con información de AFP)