Trump invoca Ley de Producción de Defensa para combatir al virus del PCCh

El presidente Donald Trump anunció en una sesión informativa en la Casa Blanca el 18 de marzo que invocaba la Ley de Producción de Defensa (DPA) para ampliar la disponibilidad de recursos para hacer frente al brote de COVID-19.

“Ese es siempre el enemigo más difícil, el enemigo invisible, pero vamos a derrotar al enemigo invisible”, dijo Trump en la sesión informativa. “Creo que vamos a hacerlo incluso más rápido de lo que pensábamos”.

La DPA permite al presidente dirigir la producción de empresas del sector privado de productos manufacturados críticos para satisfacer las necesidades urgentes de seguridad nacional.

La medida de Trump busca reunir recursos adicionales para la respuesta de emergencia de Estados Unidos al virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus. The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y provocara una pandemia mundial.

Trump dijo que firmaría la medida de la DPA este 18 de marzo, añadiendo que se estaba desplegando “por si acaso” y que “podría hacer muchas cosas buenas, si lo necesitamos”.

Flanqueado por miembros de la Fuerza de Tareas contra el Coronavirus, el presidente de Estados Unidos Donald Trump habla durante una sesión informativa sobre los últimos desarrollos del brote de coronavirus en Estados Unidos en la Sala de Prensa James Brady en la Casa Blanca el 18 de marzo de 2020 en Washington, DC. (Foto de Alex Wong/Getty Images)

“Debemos movilizarnos”

Anteriormente, más de dos docenas de senadores instaron a Trump a invocar el programa de la época de la guerra de Corea para aumentar la producción de máscarillas, aparatos de ventilación y respiradores, así como para ampliar la capacidad de los hospitales para combatir el brote.

“Me uno a 27 de mis colegas en una carta al presidente Trump instándole a invocar la Ley de Producción de Defensa de 1950, que autoriza al presidente a reforzar la capacidad y el suministro en circunstancias extraordinarias”, dijo el 18 de marzo el Senador Charles Schumer (D-N.Y.).

“Se utiliza en tiempos de guerra, pero debemos movilizarnos como si fuera un tiempo de guerra en lo que se refiere a hospitales, camas, suministros, equipos”.

Personal de atención médica de Community Health of South Florida, Inc. (CHI) se preparan para hacer pruebas de coronavirus en el estacionamiento de su Centro de Salud Doris Ison el 18 de marzo de 2020 en Miami, Florida. (Foto de Joe Raedle/Getty Images)

El senador Ed Markey (D-Mass.) también ha pedido el despliegue del programa. Dijo en una declaración que los hospitales de la nación enfrentan una seria escasez de equipo de protección personal (PPE) para el personal y los pacientes infectados, incluyendo batas, guantes, protectores faciales, máscaras quirúrgicas y respiradores N95.

Añadió que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) estima que Estados Unidos podrían necesitar hasta 3500 millones de respiradores, mientras que la Reserva Estratégica Nacional solo tiene 12 millones.

“Adelantándose”

El secretario de Defensa Mark Esper dijo en la sesión de este 18 de marzo que el ejército está “adelantándose” en su respuesta contra el virus.

Esper dijo que el ejército proveería más de 5 millones de respiradores de sus propias reservas estratégicas y los suministraría al HHS. Añadió que un millón de mascarillas estarían “disponibles inmediatamente”.

El Pentágono dijo el martes que también proveería 2000 respiradores especializados a las autoridades sanitarias federales.

Esper también dijo que el 17 de marzo recibió una reunión informativa en el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EE.UU. en Fort Detrick, Maryland, al que llamó “probablemente el principal instituto de investigación del ejército”.

El secretario señaló que las instalaciones de Fort Detrick eran parte de un equipo interagencial que trabajaba en una vacuna contra COVID-19 y terapéutica.

“Están haciendo grandes progresos allí”, indicó, añadiendo que el Pentágono certificaría su 16º laboratorio para ayudar a procesar las pruebas de COVID-19 de todo el país.

Dijo que se ordenó a varios hospitales de campo y expedicionarios que se prepararan para el despliegue si fuera necesario.

Esper también señaló que se reuniría con las autoridades del Estado de Nueva York para determinar cómo el ejército podría ayudar potencialmente en sus esfuerzos para contener el virus.

Actualmente hay al menos 923 pacientes confirmados con COVID-19 en la ciudad de Nueva York, dijo el alcalde Bill de Blasio en MSNBC, según el New York Post.

De Blasio dijo el miércoles que estaba “casi al punto” de recomendar al Gobernador de Nueva York Andrew Cuomo que la ciudad implemente una política de “refugio en el lugar” que haga que la gente se quede en sus casas.

En un esfuerzo federal masivo el martes, Trump pidió al Congreso que acelerara los controles de emergencia para los estadounidenses, reclutó a los militares para hospitales similares al MASH e imploró a la gente común —en particular a los milenials socialmente activos— a hacer su parte quedándose en sus casas para detener la propagación del virus.

Su propuesta de paquete económico podría acercarse a un billón de dólares, una iniciativa de rescate no vista desde la Gran Recesión.

“Va a ser grande, va a ser audaz, y el nivel de entusiasmo para hacerlo —creo que nunca he visto nada parecido”, dijo Trump sobre la medida en una reunión informativa del 17 de marzo.

Trump quiere que se envíen cheques al público en dos semanas y está instando al Congreso a que apruebe el llamativo paquete de estímulo en cuestión de días.

Tom Ozimek – La Gran Época