Régimen chino intensifica propaganda mundial sobre pandemia de coronavirus

Un policía con una máscara protectora pasa por delante del retrato del difunto dictador comunista Mao Zedong (no aparece en la foto) en la Puerta de Tiananmen en Beijing el 23 de enero de 2020. (NICOLAS ASFOURI/AFP vía Getty Images)

El Partido Comunista Chino ha intensificado sus esfuerzos propagandísticos para controlar la narrativa que rodea al coronavirus, eliminando las críticas y dando la impresión de que Beijing está manejando eficazmente el brote.

La propaganda del régimen ha pasado por varias fases, primero ignorando la gravedad del brote, luego creando una cobertura positiva, y ahora, culpando a Estados Unidos.

Documentos internos del gobierno obtenidos previamente por The Epoch Times resaltaron cómo el régimen frustró el seguimiento de datos y censuró las discusiones sobre el brote, alimentando la propagación del virus.

Las altas autoridades comunistas han impulsado un puñado de temas de discusión para desviar la culpa, entre ellos que el origen del virus no está claro y puede haber venido de Estados Unidos, una conspiración impulsada recientemente por el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian.

El virus surgió por primera vez en la ciudad central china de Wuhan en diciembre de 2019.

“¿Cuándo apareció el paciente cero en Estados Unidos? ¿Cuántas personas están infectadas? ¿Cuáles son los nombres de los hospitales? Podría ser el ejército de EE.UU. [sic] el que trajo la epidemia a Wuhan”, escribió Zhao en Twitter el 12 de marzo. “¡Sean transparentes! Hagan públicos sus datos! ¡Estados Unidos nos debe una explicación!”.

Beijing también ha impulsado la narrativa de que sus esfuerzos por contener el virus dieron tiempo a la comunidad internacional para prepararse, por medio de la cuenta oficial de Twitter del Ministerio de Asuntos Exteriores de China escribiendo que “el esfuerzo de China para combatir la epidemia ha dado tiempo tiempo para prepararse internamente. Nuestra contribución está ahí para que todos la vean”.

Esto fue repetido por un economista de Harvard, que dijo en una entrevista del 9 de marzo en el programa Marketplace de NPR que “China realmente hizo un gran trabajo ganándonos tiempo”.

Las historias que exageraban la capacidad de China para contener la enfermedad fueron impulsadas por los medios de comunicación estatales chinos al mismo tiempo que Beijing acusaba a Estados Unidos de fomentar el miedo en torno al brote de China.

“Ha habido una campaña repetida e implacable contra Estados Unidos y ha sido maliciosa, irresponsable, falsa por supuesto, y peligrosa”, dijo el autor y experto en China Gordon Chang a The Epoch Times. “Toda esta noción de que China es beneficiosa en la ayuda al mundo es errónea y de hecho peligrosa”.

Chang señaló que Beijing está empeñado en esta narrativa porque la epidemia se ha convertido en una crisis “existencial” para el gobierno del Partido Comunista Chino. “Debido a que el pueblo chino está ardiendo, enojado, están exigiendo un cambio político fundamental y por lo tanto China necesita cambiar de tema para mostrar (…) que el Partido Comunista está liderando la defensa”.

Chang cree que se publicarán más materiales de propaganda de este tipo en los próximos días. “Beijing va a proseguir sin descanso con ello porque lo considera esencial para su supervivencia”, dijo Chang, añadiendo que “Estados Unidos tiene un aliado que es el pueblo chino y nunca debemos olvidar que nuestro enemigo es el régimen”.

Beijing también ha acusado a Estados Unidos de crear pánico al aplicar restricciones a los viajeros procedentes de China.

El Dr. Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Institutos Nacionales de Salud, ha declarado que la prohibición de viajar marcó la diferencia en la lucha contra la propagación del virus en Estados Unidos.

La narrativa del juego de culpas contra Estados Unidos está ganando fuerza y parece ser uno de los puntos de discusión más efectivos no solo para los países fuera de China, sino para las personas dentro de China, según Sarah Cook, analista principal de investigación para China, Hong Kong y Taiwán en Freedom House, un grupo de derechos humanos con sede en Estados Unidos.

“Parece que pueden haber tropezado con esta última accidentalmente cuando varias teorías de conspiración de este tipo comenzaron a circular en las redes sociales y luego los funcionarios se aprovecharon de ella y amplificaron la narrativa después de descubrir que en realidad estaba convenciendo a la gente”, dijo Cook a The Epoch Times por correo electrónico.

Cook señaló que esta “narrativa antiamericana” ha resonado en muchos en China y que hasta cierto punto “ha tenido éxito en reenfocar la ira y la frustración lejos del Partido”. Indicó que la narrativa estaba “sutilmente avivada por declaraciones oficiales, informes de los medios de comunicación estatales, y la conveniente ausencia de censura para los posteos que trasladan la culpa a Estados Unidos”.

En Estados Unidos, más de 1200 personas han contraído el virus y al menos 33 personas han muerto, según datos recopilados por el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad John Hopkins, en el momento de escribir este artículo.

La Casa Blanca y el Departamento de Estado no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Bowen Xiao – La Gran Época