Miami-Dade “urge” a sus residentes a “permanecer en casa”

Vista parcial del centro de Miami. Jesús Hernández / DLA.

MIAMI.- El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, acaba de publicar una nueva orden de emergencia en la que pide a los residentes del condado que dirige “permanecer en casa”, como medida preventiva adicional para contrarrestar el contagio de coronavirus.

A diferencia de otras órdenes de emergencias, incluso emitidas por Miami y Miami Beach, que “ordenan” quedar en casa, el anuncio de Miami-Dade “urge” a hacerlo.

“Se urge a todos los residentes y visitantes a permanecer en sus hogares, siempre que no tengan que realizar actividades esenciales, según lo permitido por órdenes de emergencia anteriores”, señaló el alcalde.

“Los municipios (como Miami, Miami Beach, Coral Gables, etc.) pueden imponer estándares más estrictos dentro de sus jurisdicciones”, manifestó Giménez.

“Esta orden es efectiva de inmediato”, subrayó.

De hecho, Miami y Miami Beach han incluso dictado toques de queda durante la madrugada y advertido que podría multar a quienes incumplan la medida.

Según la ley de Florida, el incumplimiento de una orden de emergencia podría ser penado desde 500 dólares de multa hasta seis meses de prisión.

De hecho, esta orden, que aplica en todas las municipalidades del condado, no establece directamente quién o cómo puede salir a la calle pero sí menciona las medidas anteriores por las que el Condado quiere regir la nueva medida preventiva.

Anteriormente, establecimientos comerciales no esenciales fueron ordenados a cerrar o minimizar los servicios, en caso de restaurantes y cafeterías.

De esta manera, se entiende que podrá salir a la calle quienes se dirijan a sus centros de trabajo esenciales, como son proveedores de atención médica, operaciones de salud pública, hospitales, consultorios médicos, consultorios de dentistas, centros de atención urgente, profesionales de salud mental, servicios de investigación y laboratorio, etc.

También supermercados, mercados, tiendas de artículos varios, granjas, empresas que proporcionan alimentos y refugio a los necesitados.

Asimismo están los medios de comunicación, estaciones de gasolina, concesionarios de automóviles, entre otras.

Jesús Hernández – Diario Las Américas