Los estadounidenses deben quedarse en casa durante varias semanas, dice alto funcionario de salud

El director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas Anthony Fauci, acompañado por funcionarios y líderes empresariales, habla con los medios de comunicación después de que el presidente Donald Trump anunciara una emergencia nacional con respecto al virus del PCCh en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca en Washington el 13 de marzo de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Los estadounidenses deberían quedarse en casa y seguir practicando medidas de distanciamiento social por lo menos durante las próximas semanas, dijo el viernes uno de los principales funcionarios de salud pública del país.

Informes de fuentes anónimas esta semana señalaron que el gobierno pronostica que el brote del virus del PCCh durará hasta 18 meses. No obstante, el presidente Donald Trump comentó a los periodistas que los funcionarios no confirmaron esas estimaciones.

El virus PCCh, la enfermedad que causa, COVID-19, han llevado a los funcionarios a ordenar medidas generalizadas, paralizando la economía de los Estados Unidos y llevando la vida diaria a un punto crítico en muchas áreas.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh, porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y provocara una pandemia mundial.

Al preguntarle cuánto tiempo los estadounidenses tendrán que quedarse en casa y evitar en gran medida a otras personas, el Dr. Anthony Fauci explicó el viernes: “Si miras la trayectoria de las curvas de los brotes y otras áreas, al menos serán varias semanas”.

“No veo que de repente, la próxima semana o dentro de dos semanas, todo termine. No creo que haya posibilidad de eso. Creo que van a ser varias semanas”, añadió.

Fauci, el director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, habló durante una aparición en el programa “Today” de la NBC.

Los funcionarios federales no han dicho cuánto tiempo durará el brote, citando la naturaleza inestable de las pandemias.

Los trabajadores construyen un hospital de campaña temporal en un campo de fútbol para las personas enfermas con el virus del PCCh para que puedan aislarse y recuperarse el 19 de marzo de 2020 en Shoreline, Washington. (Karen Ducey/Getty Images)
Una calle casi vacía se ve en Times Square en Manhattan el 16 de marzo de 2020 en la ciudad de Nueva York. (JOHANNES EISELE/AFP vía Getty Images)

La mayoría de los casos de COVID-19 en los Estados Unidos están concentrados en tres estados: California, Washington y Nueva York, afirmó a finales del jueves la Dra. Deborah Birx, coordinadora de respuesta de la Fuerza de Tareas del Coronavirus de la Casa Blanca. De acuerdo con la Universidad Johns Hopkins, había 14,250 casos confirmados en el país hasta el viernes.

Una de las principales preocupaciones son las áreas urbanas, aseguró Birx en una llamada telefónica con los gobernadores, y agregó que el distanciamiento social y la mitigación “es absolutamente crucial” en esas áreas.

A finales del jueves, el gobernador de California, Gavin Newsom, dio la orden de “quedarse en casa” a nivel estatal, diciendo a los residentes del estado más poblado de la nación que eviten salir excepto para viajes esenciales, para cosas como comida y medicinas.

Más del 50 % de los 40 millones de residentes del estado estarán infectados con el virus del PCCh en las próximas ocho semanas, anunció Newsom, citando las estimaciones de los funcionarios de salud pública.

Las autoridades de Nueva York informaron sobre otro aumento de casos el jueves, principalmente en la ciudad de Nueva York. El alcalde Bill de Blasio ha presionado por un decreto para que nadie salga de donde esté, pero el gobernador Andrew Cuomo se ha resistido a la petición hasta ahora, diciendo a los reporteros esta semana que un cierre tendría que incluir a todo el estado.

Los funcionarios del estado de Washington anunciaron una serie de medidas a principios de este mes para tratar de frenar la propagación de la nueva enfermedad, pero aún no han ordenado un cierre en el lugar. Los funcionarios han pedido a los ancianos que se resguarden en el lugar durante el brote, citando el mayor porcentaje de casos severos y muertes entre los ancianos y aquellos con condiciones de salud latentes.

Zachary Stieber – La Gran Época