Los demócratas proponen que el régimen chino no pague aranceles a EE.UU., luego del desastre por el virus del PCCh

El régimen chino ha sido objeto de muchas críticas por el ocultamiento del brote del virus del PCCh (Toma de pantalla YouTube/NTD)

Dos representantes demócratas solicitan que el régimen chino no pague aranceles por sus exportaciones a los Estados Unidos, a pesar de que ocultara el brote del virus del PCCh (Partido Comunista de China), que ahora causa muerte y desastre por todo el mundo.

Se trata de la congresista por Florida Stephanie Murphy y el congresista Joe Cunningham de Carolina del Sur. Murphy es propietaria de la patente de uno de los productos deportivos que fabrica su esposo en China, y ambos se beneficiarían económicamente de esta medida arancelaria.

La carta de solicitud que firman conjuntamente contempla que al menos se aprueben alternativas como la disminución de los aranceles, la prohibición de tarifas adicionales, y que se devuelva el dinero cobrado por este concepto.

La solicitud resulta contradictoria cuando en el mismo documento los representantes reconocen las violaciones efectuadas por el régimen chino a las normas internacionales sobre comercio e inversión.

El régimen chino ha sido objeto de muchas críticas por el ocultamiento del brote del virus del PCCh, una familia del coronavirus, impidiendo que las organizaciones internacionales intervinieran oportunamente y evitaran la pandemia, que ahora causa muertes y ruina alrededor del mundo.

Más aún, el régimen chino ha lanzado campañas de propaganda para evadir el hecho de que el virus de PCCh se originó en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, China.

“El virus de Wuhan vino de China. Si hubieran sido abiertos y honestos con nosotros desde el principio, mucha menos gente se habría enfermado y mucha menos gente habría muerto”, señaló enfático Jamison Johnson, quien aspira a un escaño en el congreso, en representación del primer distrito de Carolina del Sur.

Luego de cerca de dos meses al régimen comunista chino se le hizo imposible ocultar más la infección, y se calcula que ya millones de personas portadoras del virus se habían dispersado por todo el territorio chino y por otros países del mundo.

El régimen chino no solo escondió la aparición del virus del PCCh, sino que persiguió a quienes trataron de comunicar su aparición, e incluso prohibió recientemente a los periodistas estadounidenses el ingreso a China, llegando a culpar a los Estados Unidos por la propagación del virus.

Hasta el momento se reportan al menos 9.000 muertos y más de 222 mil personas infectadas. Las pérdidas económicas alrededor del mundo resultan incalculables, y aún no es posible determinar el fin del desastre causado por el virus del PCCh.

José Ignacio Hermosa – BLes