La Universidad de Cambridge sería cómplice en el caso de la falsa colusión con Rusia, según una investigadora ruso-británica

Stefan Halper, exprofesor de la Universidad de Cambridge e informante del FBI para el caso de la falsa colusión con Rusia. (Toma de pantalla YouTube/OxfordUnion)

Una investigadora ruso-británica llamó la atención sobre la posible complicidad de la Universidad de Cambridge en el caso de la falsa colusión con Rusia, en la que se pretendió inpmicar al presidente estadounidense Donald Trump.

Para Svetlana Lokhova la universidad británica estaría involucrada con el rol que ocupó el exprofesor Stefan Halper, quien entregó información confidencial a los agentes del FBI para ser usada en contra del presidente Trump, en el caso impulsado por los representantes demócratas, según el Daily Caller.

“La Universidad de Cambridge fue negligente o cómplice con respecto a Halper”, acusó enfáticamente Lokhova.

Lokhova relató que Stephen Somma, el agente de contrainteligencia del FBI encargado de obtener infomración de Halper, estuvo de visita en Cambridge en noviembre de 2011.

Posteriormente, el 10 de julio de 2016, Halper se reunió con Carter Page en la misma universidad poco antes de que el FBI comenzara oficialmente a investigar la campaña electoral de Trump.

Page, un exasesor de política exterior durante la campaña de Trump, fue vigilado por el FBI mediante autorizaciones obtenidas de manera irregular de la Corte de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA).

Recientemente, Somma fue hallado responsable por el Inspector General Michael Horowitz de irregularidades cometidas para obtener las autorizaciones para investigar a los miembros de la campaña Trump, entre ellos a Page.

Somma fue “el principal responsable de algunos de los errores y omisiones más importantes”, cometidos en la obtención de los permisos según el informe presentado en diciembre por Horowitz.

Lokhova, quien escribe un libro sobre Halper, insiste en que “La Universidad de Cambridge fue un lugar fundamental para el Spygate (nombre que también se le dio a la investigación de la campaña Trump)”.

Asimismo, La universidad de Cambridge habría instruido al personal a su servicio para que no hablara sobre Halper, cuya actividad había girado en gran medida en torno a esta universidad, de acuerdo con The Washington Post.

En sus actuaciones Halper habría establecido una completa trama de relaciones entre los agentes del FBI y numerosos personajes británicos y rusos que contribuyeron con el exespia británico Christopher Steele, usando a la Universidad de Cambridge como coartada.

Steele fue quien armó el controvertido expediente, pagado por los demócratas, sobre el que se basó el caso de la falsa colusión con Rusia.

Luego de casi tres años de investigación y gastos millonarios sobre la acusación de colusión con Rusia, el Abogado Especial Robert Mueller que la dirigió concluyó que no había culpa por delito alguno contra el presidente Trump.

Adicionalmente, el Departamento de Justicia de Estados Unidos ordenó investigar el procedimiento seguido en esas investigaciones y fue en esta etapa que el inspector general encontró 17 errores y omisiones “importantes” cometidas por el FBI en sus solicitudes de órdenes de vigilancia sobre Carter Page y la campaña Trump.

José Ignacio Hermosa – BLes