La red de mentiras tejida alrededor del virus del PCCh

Un hombre lleva una máscara facial en un muro de barricada improvisado que tiene por objeto controlar la entrada y salida de visitantes a un complejo residencial en Wuhan, China, el 14 de marzo de 2020. (Stringer/Getty Images)

Comentario

El mundo puede aprender mucho prestando atención a cómo se ha manejado en China el brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino)*, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus.

Habían al menos dos médicos muy reconocidos en el Hospital Central de Wuhan durante el brote, el denunciante Li Wenliang y la denunciante Ai Fen.

La Dra. Ai Fen es la directora de Urgencias. Ella vio un informe de prueba con el coronavirus del SARS positivo de un paciente el 30 de diciembre. Le envió el informe a un amigo. El informe circuló inmediatamente en un grupo de médicos. La Dra. Li fue una de las ocho doctoras que hicieron circular el informe.

La reacción fue casi instantánea. A las 10:20pm, el hospital envió un mensaje transmitiendo el aviso de la Comisión de Salud de Wuhan diciendo que cualquier información sobre la “Neumonía Desconocida” no se debería hacer público. Una hora más tarde, el hospital envió otro aviso similar. Dos días después, en la mañana del 2 de enero, el Dr. Ai recibió una llamada en la oficina del hospital y fue reprendido por un funcionario del hospital que también le transmitió las órdenes de las autoridades superiores. La Dra. Ai no habló del virus después de eso, ni siquiera con su esposo, hasta el 20 de enero.

La Dra. Li y otros siete médicos quienes fueron considerados los denunciantes recibieron un castigo más serio. No fueron reprendidos por las autoridades del hospital sino por la policía el 3 de enero. La censura de información fue muy exitosa. Todos los médicos que sabían del brote guardaron silencio. El resto de China y el mundo se mantuvieron en la oscuridad durante al menos otros veinte días.

El encubrimiento y la censura ya habían comenzado antes de que el Dr. Ai compartiera el informe de la prueba. El Hospital Central de Wuhan envió la primera muestra de un paciente con “neumonía desconocida” el 24 de diciembre y obtuvo el resultado el 27 de diciembre. El informe indicaba que se encontró un coronavirus en la muestra con un 70% de similitud con el coronavirus del SARS. Otro informe de un segundo centro de pruebas indicaba simplemente el “SARS”. Ambas instalaciones eran empresas privadas.

El hospital reportó la información a la Comisión de Salud de Wuhan el mismo día. En otras palabras, las autoridades de Wuhan supieron de la enfermedad tres días antes que Ai Fen. Mientras que la Comisión de Salud de Wuhan pudo ordenar directamente al hospital que silenciara a los médicos, solo las autoridades administrativas pueden ordenar a la policía que castigue a los denunciantes. El encubrimiento ya estaba a nivel del gobierno municipal desde el 3 de enero.

Otras organizaciones encubrieron el brote. El 1 de enero, la Comisión de Salud Provincial de Hubei notificó a las compañías de secuenciación de genes que no tomaran las muestras de neumonía de Wuhan, que no analizaran las muestras, que no presentaran documentos científicos y que no revelaran los resultados al público. Además, todas las muestras deben ser destruidas.

El 3 de enero, la Comisión Nacional de la Salud prohibió formalmente a todas las instalaciones no gubernamentales que analizaran muestras relacionadas con la neumonía de Wuhan. Esta es la historia contada por la revista financiera de Beijing, Caixin, en el informe “Tracing the Novel Coronavirus Gene Sequencing”: When Did the Alarm Sound” (Rastreo de la nueva secuenciación de genes de coronavirus: cuándo sonó la alarma). El artículo de Caixin fue retirado varias horas después de ser publicado.

Transmisión de persona a persona

Un prestigioso médico de alto rango llamado Zhong Nanshan fue utilizado para manejar el final de otro encubrimiento. Zhong fue a Wuhan el 19 de enero y se fue a Beijing al día siguiente. Antes de dejar Wuhan, anunció que el virus era capaz de transmitirse de persona a persona, lo que había sido negado antes por las autoridades a diferentes niveles.

Antes de Zhong, dos grupos de expertos habían sido enviados a Wuhan por el CDC de China. ¿Por qué Zhong pudo encontrar algo en un día, mientras que tantos expertos que se quedaban en Wuhan no podían? Caijing, otra revista financiera con sede en Beijing, entrevistó a un experto del segundo grupo. Al visitar diferentes hospitales, el grupo de expertos preguntó si el personal del hospital se había infectado—la evidencia clave de la transmisión de humano a humano. Los expertos nunca obtuvieron una respuesta.

Zhong se ganó una buena reputación en la lucha contra el SARS y es el principal funcionario chino en la lucha contra las enfermedades infecciosas respiratorias. Un forastero para Wuhan, él no había estado involucrado en el encubrimiento anterior. Tenía la autoridad para cambiar el estado de la enfermedad epidémica, y podía cambiar el tono sin exponer las malas acciones del gobierno.

Zhong, entonces, era solo otra herramienta del Partido. Durante este brote, incluso la “verdad” parcial del PCCh (Partido Comunista Chino) se convierte en parte de una gran red de mentiras.

Desde el primer día, cada organización del Partido y del gobierno, y los hospitales e individuos dentro del sistema, han estado involucrados en tejer una red de mentiras. Cualquiera que intencionalmente o no expusiera las mentiras fue inmediatamente silenciado. Esto no fue hecho por ningún individuo porque la censura ocurrió en diferentes organizaciones, en diferentes niveles y por diferentes autoridades.

“Los desastres hacen fuerte a la nación”

Las instituciones del PCCh están diseñadas para mantener su poder, no para prevenir y manejar desastres naturales, especialmente no para algo como el nuevo coronavirus.

El patrón suele ser así. Cuando ocurre un desastre natural de gran escala como un terremoto o una inundación, el PCCh no requiere hacer mucho por las víctimas y los sobrevivientes. Desenterrar a los sobrevivientes para tomar fotos o hacer videos que salvan vidas es la menor preocupación.

Durante el terremoto de Sichuan en 2008, las aulas se derrumbaron matando a los estudiantes que estaban dentro, mientras que los edificios del gobierno se mantuvieron en pie. Pero nunca se responsabilizó a los funcionarios de la corrupción que causó la construcción de la escuela de mala calidad. La “solución” del PCCh fue encarcelar a los padres y activistas que buscaban la verdad y la justicia.

En la lucha contra el desastre, el trabajo más importante es presumir lo grande que es el PCCh. La gente solo puede ver la gratitud de los sobrevivientes hacia el Partido, los equipos de rescate que agitan banderas rojas, las ceremonias de celebración de premios y victorias, etc. Con el paso del tiempo, las personas que no tuvieron una experiencia directa del sufrimiento solo pueden recordar la propaganda olvidando totalmente a las víctimas y a los funcionarios responsables del desastre.

Esta pauta está plasmada en el lema del PCCh, “los desastres hacen fuerte a la nación”. Puede ser difícil entender que los desastres naturales o incluso los causados por el hombre puedan transformarse en “algo bueno” para aumentar el poder del PCCh. Después de silenciar a las víctimas, los sobrevivientes y los activistas, el PCCh puede fácilmente hacer que la mayoría que no ha sufrido personalmente apoye su gobierno. Los desastres no hacen que la nación sea fuerte. Hacen al PCCh fuerte.

Chivos expiatorios

Durante este brote de virus de Wuhan, el PCCh ha ido aún más lejos. “Los desastres hacen fuerte a la nación” se ha convertido en “El PCCh salva al mundo”. El PCCh ha afirmado que China ganó tiempo para el mundo y esta afirmación ha sido incluso repetida por algunos medios de comunicación occidentales.

Pero si el PCCh no cubrió las cosas, no había necesidad de “ganar tiempo”. El PCCh es muy bueno para hacer grande un pequeño problema y luego usar todos los recursos para combatir el “gran problema”. La gente ve al PCCh luchando contra el gran problema tan eficientemente que tienden a olvidar que el gran problema fue creado originalmente por el PCCh. Esto es parte de la guerra de información del PCCh.

Desde el principio, las autoridades chinas han tratado de culpar a alguien más por el brote. El primer chivo expiatorio fue el Mercado de Mariscos de Huanan (HSM). El HSM fuente mencionado fue como la fuente tres veces por las autoridades chinas en ocasiones formales, el 30 de diciembre de 2019 y el 11 de enero por la Comisión de Salud de Wuhan, y el 22 de enero por Gao Fu, el Director del CDC de China.

Sin embargo, tres artículos, dos de Lancet y uno del New England Journal of Medicine, todos de médicos y científicos chinos, publicados entre el 24 y el 30 de enero, cuentan una historia diferente.

En los primeros 41 casos, 13 de ellos no tenían la historia de contagio con el HSM, y el primer caso, y 2 de los 3 siguientes, no tenían historia de HSM. Dado que todos esos casos fueron confirmados antes del 11 de enero, la Comisión de Salud de Wuhan era consciente del hecho de que el HSM solo podía ser el primer grupo, y no la fuente original. La negación de la transmisión de humano a humano es una cosa, mientras que el engaño intencional sobre el origen de la enfermedad es una cuestión totalmente diferente. ¿Qué querían ocultar?

El segundo chivo expiatorio es el pangolín, el extraño mamífero con escamas cuya carne se considera un manjar. El 7 de febrero, un grupo de investigación de la Universidad de Agricultura del Sur de China anunció al público que habían encontrado un coronavirus en el pangolín que tiene un 99% de similitud con el coronavirus que causa la neumonía de Wuhan.

Sin embargo, durante una entrevista de Nanfang Daily, uno de los investigadores, Shen Yongyi, señaló que la muestra de pangolín no provenía de su propia colección sino de una cierta unidad específica del gobierno. Shen dijo que revelaron sus resultados al público, en lugar de publicarlos primero en una revista científica, bajo una enorme presión.

Como estos dos chivos expiatorios no funcionaron bien, el nuevo objetivo fue Estados Unidos. Zhao Lijian, el portavoz del Departamento del Ministerio de Asuntos Exteriores, ha afirmado que un equipo militar de EE. UU. trajo el coronavirus a Wuhan. Esto no fue un error personal de Zhao. Antes de la acusación de Zhao, el luchador del SARS Zhong dijo quees porque aunque el brote de coronavirus apareció en China no significa que se originó en China. Desde entonces la acusación de Zhao y similares señalamientos han inundado las redes sociales de China.

Si el HSM y el pangolín se presentaron para señalar a alguien, cualquiera, para culpar, por una respuesta espontánea, la decisión de señalar a Estados Unidos es una estrategia bien orquestada desde el círculo superior del liderazgo. ¿Por qué el PCCh quiere hacer algo tan obviamente malo que nadie en el mundo creería? El PCCh está tratando de convertir la controversia sobre el coronavirus en su ventaja, especialmente en China.

¿Qué otra cosa podría ser más eficaz y conveniente que culpar a Estados Unidos? Estados Unidos ha sido el chivo expiatorio número uno de todos los problemas del PCCh durante los últimos 70 años.

¿Mintió el PCCh sobre el brote de Wuhan en la etapa inicial? Sí. ¿Sigue mintiendo el PCCh ahora? Sin duda alguna. ¿Mentirá el PCC en el futuro? Definitivamente. ¿Qué debemos hacer? No confíe en nada del PCCh. Eso es lo que Taiwán ha estado haciendo y lo ha hecho muy bien. Durante el brote del SARS en 2003 Taiwán fue abandonado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que favorece al PCCh. Frente al coronavirus, Taiwán solo puede confiar en sí mismo. La lección más importante que el resto del mundo puede aprender de Taiwán es no confiar en el PCCh o la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Aunque algunos países creen que Taiwán debería ser aceptado por la OMS, resulta que no es Taiwán el que necesita a la OMS, sino que el mundo entero necesita a Taiwán.

Heng He – La Gran Época

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y provocara una pandemia mundial.