La campaña de propaganda viral de la China comunista

Un soldado vigila junto a un muro rojo en las afueras del complejo de liderazgo de Zhongnanhai en Beijing el 6 de mayo de 2013. (Getty Images/ Jason Lee/AFP)

Según la actualización del 23 de marzo de la Organización Mundial de la Salud, 196 países, territorios y zonas han confirmado casos de COVID-19, alias el virus de Wuhan.

Sí, Wuhan. Identificar el nombre de guerra del virus, es geográficamente y de hecho correcto, así como un indicador clínico, incluir Wuhan, el nombre de la ciudad de China continental de 11 millones de habitantes (ubicada en la provincia de Hubei) donde el nuevo coronavirus, que amenaza al mundo, llamó por primera vez la atención de médicos calificados.

Nuestra pandemia mundial se originó en Wuhan, pero no hay que culpar a la ciudad o a sus heroicos médicos y enfermeras por la matanza de la plaga en el planeta Tierra. Ponga la culpa donde corresponde: en el Partido Comunista Chino, o el PCCh.

A finales de diciembre de 2019, los médicos y otros profesionales de la medicina en Wuhan identificaron el patógeno y advirtieron que representaba una amenaza para la vida humana.

China es una cultura que presta atención a la reputación, pero la reputación del PCCh tiene reglas mafiosas. El PCCh sufre de ineptitud sistémica y narcisismo autoritario, pero no quiere que el mundo lo sepa. Así que la policía del PCCh trató a los médicos conscientes de Wuhan como criminales y suprimió sus advertencias. La matonería y la brutalidad del PCCh detuvo los esfuerzos locales para confinar el virus e impidió que médicos responsables se esforzaran por difundir información que pudiera ayudar a los investigadores mundiales a encontrar curas y vacunas.

Mi último párrafo esboza una historia alternativa que no es nuestra dura y mortal realidad. Nos enfrentamos a la historia de los hechos duros: los comunistas de Beijing decidieron dejar morir a los ciudadanos chinos en lugar de enfrentar la epidemia.

Más hechos: entre finales de diciembre y mediados de enero, se estima que 5 millones de personas salieron, entraron o pasaron por Wuhan. Duras consecuencias: el virus pasó de la localidad de Wuhan al infierno global.

Ahora presten atención al equipo de prensa de la Casa Blanca que argumentan que asociar Wuhan con el virus es ipso facto un racismo lleno de odio hacia los ciudadanos chinos Han.

Por favor, ustedes con sus trajes arreglados. Respondan a esta pregunta: ¿Es la encefalitis de St. Louis una calumnia para la ciudad de St. Louis, el estado de Missouri y los fanáticos del béisbol de los St. Louis Cardinals?

Solo un “idiota útil”, para adaptar un término comunista estalinista para los incautos en Occidente cuya Biblia era propaganda del Kremlin, confundiría un nombre coloquial razonable con una calumnia perjudicial.

La historia: la encefalitis de St. Louis estalló en 1933 en St. Louis, Missouri. Los mosquitos la transmiten.

Los ciudadanos estadounidenses exigen que la prensa de la Casa Blanca trate con sensibilidad a Old Lyme, Connecticut. Old Lyme es donde la enfermedad de Lyme fue diagnosticada por primera vez como una condición única. El sarampión alemán, oye, CNN, ¿eso difama a los alemanes? Virus del Nilo Occidental – El Nilo Occidental es una provincia de Uganda, Washington Post. Con respecto al virus del Nilo Occidental, ¿dónde está su indignación en nombre del grupo étnico Alur del Nilo Occidental? El virus del Ébola fue identificado en 1976 en Yambuku, un pueblo cerca del río Ébola. (Para ser justos, también fue identificado en lo que hoy es el sur de Sudán). La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas es una enfermedad bacteriana. Si crees que el nombre se refiere a Colorado, busca psicoterapia, no una vacuna.

Atención equipo de prensa de la Casa Blanca: los dictadores comunistas de China creen que son maestros de la propaganda Zen. Creen que su capacidad de librar una guerra narrativa implacable, confundir globalmente a los idiotas de los medios útiles y coaccionar a los ciudadanos chinos les da una ventaja mediática global.

Las elites de Beijing han tenido cierto éxito con los palos de la guerra narrativa. La narrativa del “siglo de la humillación” de China dice que las potencias imperialistas intimidaron a China de 1840 a 1949. Los hechos históricos apoyan los elementos centrales de esa narrativa. Sin embargo, Beijing añade que el gobierno del PCCh del siglo XXI no permitirá que esto vuelva a suceder. ¿Qué constituye un gobierno fuerte? El elemento más potente del PCCh es la expansión territorial (Mar del Sur de China). Adolf Hitler empleó ese método.

Pero la narración no se detiene ahí. Una casta dedicada de académicos y filósofos del PCCh ha fabricado una alternativa ideológica a lo que ellos llaman el “orden internacional liberal” liderado por Estados Unidos, o LIO. Estas bocas mercenarias describen la dictadura del PCCh como un sucesor ideológico de América.

Busca virus COVID-19/Wuhan. La enfermedad “agrava” esa narrativa.

Austin Bay – La Gran Época

Austin Bay es coronel (retirado) de la Reserva del Ejército de EE.UU., autor, columnista sindicado y profesor de estrategia y teoría estratégica en la Universidad de Texas. Su último libro es “Cocktails from Hell: Five Wars Shaping the 21st Century”.