Estados Unidos y Talibán firman acuerdo dirigido a poner fin a la guerra en Afganistán

El Representante Especial de Estados Unidos para la Reconciliación de Afganistán, Zalmay Khalilzad, y el cofundador talibán Mullah Abdul Ghani Baradar firman un acuerdo de paz durante una ceremonia en la capital de Qatar, Doha, el 29 de febrero de 2020. (Giuseppe CACACE/AFP a través de Getty Images)

Todas las tropas estadounidenses se retirarían en 14 meses si los talibanes cumplen con sus compromisos.

Estados Unidos firmó un acuerdo de paz (pdf) con militantes talibanes el 29 de febrero, con el objetivo de poner fin a 18 años de derramamiento de sangre en Afganistán y permitir que las tropas estadounidenses regresen a casa de la guerra más larga de Estados Unidos.

Como parte del acuerdo, Estados Unidos retiraría 4.400 de las 13.000 tropas en los próximos 3-4 meses, y el resto se retirará en 14 meses. A cambio, los talibanes se comprometieron a evitar que los terroristas usen Afganistán como escenario de ataques.

Estados Unidos invadió Afganistán en respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. En cuestión de meses, las tropas estadounidenses derrotaron a los talibanes y obligaron al grupo terrorista Al Qaeda a huir a Pakistán. Pero la guerra continuó cuando Estados Unidos intentó estabilizar el país antes de retirar fuerzas. Los talibanes actualmente dominan más de la mitad del país.

La guerra se cobró la vida de 2.440 soldados estadounidenses y costó a los contribuyentes USD 750 mil millones.

El secretario de Estado Mike Pompeo asistió a la ceremonia de firma en Qatar. El enviado de paz estadounidense Zalmay Khalilzad y el líder talibán Mullah Abdul Ghani Baradar firmaron el acuerdo histórico.

El grupo terrorista talibán albergó a los terroristas de Al Qaeda que planearon y ejecutaron el secuestro de cuatro aviones que se estrellaron contra las Torres Gemelas en la ciudad de Nueva York, el Pentágono y un campo en Pensilvania, matando a 2.977 personas.

Pompeo dijo a los periodistas después de la ceremonia que Estados Unidos es “realista” sobre el acuerdo de paz y está “aprovechando la mejor oportunidad para la paz en una generación”. Dijo que Washington no “malgastará” lo que sus soldados “ganaron con sangre, sudor y lágrimas” y que hará lo que sea necesario para su seguridad si los talibanes no cumplen con su parte del acuerdo.

El viceprimer ministro y ministro de Asuntos Exteriores de Qatar, el jeque Mohammed bin Abdulrahman al-Thani (R) se reúne con el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, al margen de la ceremonia de firma de la paz entre los Estados Unidos y los talibanes en la capital de Qatar, Doha, en febrero. 29, 2020. (Giuseppe CACACE/AFP a través de Getty Images)

Docenas de miembros talibanes habían celebrado anteriormente una pequeña marcha de victoria en Qatar en la que ondeaban las banderas en blanco y negro del grupo terrorista, según un video compartido en los sitios web talibanes.

El presidente Donald Trump postuló a la presidencia con la promesa de sacar a Estados Unidos de sus “guerras interminables” en el Medio Oriente.

En septiembre pasado, con poca antelación, canceló lo que sería una ceremonia de firma con los talibanes en Camp David luego de una serie de nuevos ataques talibanes. Pero desde entonces ha apoyado las conversaciones dirigidas por su enviado especial, Zalmay Khalilzad.

Según el acuerdo, 5.000 talibanes serán liberados de las cárceles dirigidas por afganos.

No está claro qué pasará con los pequeños avances logrados en los derechos de las mujeres desde el derrocamiento de los talibanes, que habían reprimido a las mujeres y las niñas bajo una estricta ley de la sharia.

Estados Unidos tiene un contingente de 8,000 tropas que sirven bajo la bandera de la OTAN y una fuerza separada de 5,000 tropas desplegadas para llevar a cabo misiones antiterroristas y proporcionar apoyo aéreo y terrestre a las fuerzas afganas.

El despliegue total de la OTAN consiste en 16,500 soldados, 8,000 de los cuales son estadounidenses. Las tropas de Alemania y Gran Bretaña constituyen los siguientes contingentes más grandes con 1.300 y 1.100 tropas respectivamente.

En total, 38 países de la OTAN están contribuyendo al entrenamiento y al apoyo de las fuerzas afganas.

Desde el comienzo de las negociaciones con los talibanes, Estados Unidos ha intensificado sus ataques aéreos contra los talibanes, así como contra un grupo terrorista local del ISIS. En 2019, la fuerza aérea estadounidense lanzó más bombas sobre Afganistán que en cualquier año desde 2013.

Hace siete días, los talibanes comenzaron un período de “reducción de la violencia” de siete días, un requisito previo para la firma del acuerdo de paz.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, estuvo en Kabul el sábado para una ceremonia de firma por separado con el presidente afgano Ashraf Ghani y el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper. Esa firma tenía la intención de mostrar el continuo apoyo de la OTAN y los Estados Unidos a Afganistán.

“El camino hacia la paz será largo y difícil y habrá contratiempos, y siempre existe el riesgo de spoilers”, dijo Stoltenberg. “Pero la cuestión es que estamos comprometidos, el pueblo afgano está comprometido con la paz y continuaremos brindando apoyo”.

Ivan Pentchoukov – La Gran Época

Associated Press contribuyó a este informe.