El virus del PCCh: una pandemia de mentiras y engaños

Las personas usan máscaras y ropa protectora cuando llegan a la estación de trenes de Beijing, en Beijing, China, el 13 de marzo de 2020. (Kevin Frayer/Getty Images)

Comentario

La Unión Europea, Estados Unidos y China son los socios comerciales más grandes del mundo. Sin embargo, evidentemente, ninguno de los socios comerciales de China, en el Grupo de las 7 naciones (G7), confía en ese estado lo suficiente como para incluirlo en discusiones críticas, dedicadas a coordinar los esfuerzos para combatir la pandemia.

El mundo no puede confiar en China

Las naciones del G7 son un grupo diverso, que incluye a Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Gran Bretaña, Estados Unidos y la Unión Europea. Alienarlos a todos a la vez en medio de una pandemia global requiere un enfoque y determinación serios.

Y, sin embargo, China posee ese dudoso logro. Su exclusión de este prestigioso grupo de naciones es algo serio y revelador. Nadie en el mundo confía en ellos. Y tampoco se trata de orientación política: el Reino Unido incluso está coordinando con Cuba sobre un crucero golpeado con el virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus.

La Gran Época se refiere al nuevo coronavirus como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino (PCCh) permitieron que el virus se extendiera por toda China y creara una pandemia global. El virus comenzó en China el año pasado antes de extenderse por todo el mundo.

Pero, ¿cómo puede ser que China quede fuera de las naciones más avanzadas del mundo que están trabajando juntas? ¿No parece lógico que, dada la experiencia fundamental de China con el brote, se convirtiera en un socio clave para combatirlo? ¿Por qué China no estaría al frente de un grupo así?

Y, sin embargo, China no solo estuvo ausente de la reunión, por lo que se puede decir, ni siquiera fue mencionada. Una exclusión tan amplia habla mucho de las naciones del G7 o de China. Lamentablemente, nadie en el mundo confía en el régimen chino, y menos aún en su propia gente. Su comportamiento no ha hecho mucho para ayudar a su causa en el mundo, ni tampoco en la actual pandemia.

China pone en riesgo a todo el mundo

Como fuente e impulsor de la peor pandemia mundial en un siglo, China tenía un imperativo moral para actuar de manera responsable y adecuada. Dichas acciones habrían incluido el liderazgo chino informando a sus ciudadanos, y a los otros 6000 millones de nosotros, de manera inmediata y consistente sobre lo que sabía y había aprendido sobre el virus desde el principio.

Si eso hubiera sucedido, podría haber salvado a las víctimas en todo el mundo de mucho dolor y miseria. Pero ocurrió todo lo contrario. Retenía información y engañaba al mundo. El régimen chino tenía muchos de esos datos en los primeros días del Año Nuevo, mucho antes de que la epidemia se convirtiera en una pandemia.

La información que China conocía y aprendió antes que nadie sobre los síntomas, la transmisión y la vida útil del virus, las técnicas de contención y tratamiento, así como otros datos empíricos, fue suprimida o destruida durante un período de varias semanas, hasta dos meses o incluso más, con el único propósito de preservar la ilusión de competencia del PCCh. Mientras tanto, miles de personas en China murieron.

Por supuesto, si esa información hubiera estado disponible, habría sido de gran ayuda para el resto del mundo en la preparación de lo que estaba por venir.

En cambio, todo lo que el mundo obtuvo de China fueron negaciones y falsas garantías. Mientras tanto, cuando las autoridades chinas no arrastraban a las personas desde sus hogares, por alguna sospecha de haber estado expuestas al virus, estaban encarcelando a miles de otras personas en sus propias casas al sellar sus puertas.

Pero la culpabilidad del PCCh va mucho más allá de eso. El liderazgo del PCCh no solo permitió que el virus se diseminara a nivel nacional. Sus acciones —o inacciones— voluntariamente permitieron que el virus Wuhan se extendiera por todo el mundo. No hay otra forma de expresar ese hecho, excepto decirlo así.

Los hechos son claros. Mientras el virus se propagaba por las provincias de Wuhan y Hubei, los trabajadores infectados salían de la ciudad hacia sus pueblos natales, a cientos de kilómetros de distancia en otras partes del país, para la fiesta del Año Nuevo Lunar.

Pero otros ciudadanos chinos infectados, incluidos turistas, trabajadores y empresarios, todavía volaban libremente de China a otras ciudades y países de todo el mundo. El régimen chino sabía exactamente lo que estaba sucediendo en las primeras fases del virus, y sabía sobre los riesgos a los que estaban sometiendo al resto del mundo, y aun así permitieron que esto sucediera.

Como resultado, los trabajadores, ingenieros, estudiantes y empresarios infectados volaron de China a esos países con los lazos económicos más profundos, como Irán e Italia. Y esas naciones, desafortunadamente, han sido las más afectadas por el virus del PCCh fuera de China.

Pero las personas infectadas también viajaron a Alemania, Francia, el Reino Unido y Estados Unidos, sin ninguna palabra o advertencia. Sin embargo, el liderazgo del PCCh vio claramente su camino al arrestar a sus propios médicos y personal médico, personas encargadas de la salud que se atrevieron a decir la verdad sobre lo que estaba infectando y matando a sus conciudadanos por millares cada día.

Tales son los medios por los cuales un gran país y una gran potencia crean y magnifican la desconfianza a los ojos del mundo y entre sus socios comerciales más cercanos. Y sin duda, es el mismo medio por el cual un gobierno se disminuye a los ojos de su propio pueblo.

El PCCh es el virus más mortal

El problema, por supuesto, no es el pueblo chino en sí, sino los que gobiernan el país con un nivel de control y brutalidad sin precedentes. Incluso hoy, no es evidente que China esté ganando su batalla contra el virus del PCCh.

Lo que es más, el comportamiento del PCCh hace que alrededor la gente esté escéptica de sus afirmaciones de haber superado lo peor. Si tales afirmaciones fueran ciertas, ciertamente no estarían echando a los periodistas occidentales del país. Eso lleva a creer que es más probable que el Partido haya cambiado la forma en que informan sobre el brote o que haya alterado las cifras.

Ese es el procedimiento operativo estándar para el PCCh. La realidad es que al PCCh no le importa el resto del mundo: décadas de comercio, inversión y modernización no significan ahora ni un día de confianza.

Si el mundo no lo sabía antes, ahora lo sabe.

James Gorrie – La Gran Época

James Gorrie es escritor y orador en el sur de California. Es autor de “La crisis de China”.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.