EE.UU. premia por su coraje a periodista boliviana Ximena Galarza y activista nicaragüense Amaya Coppens

La primera dama de EE.UU., Melania Trump, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, entregan el Premio Internacional a las Mujeres de Coraje a la activista nicaragüense Amaya Coppens. (Captura de pantalla video de Youtube Estados Unidos otorga a Amaya Coppens el Premio Internacional de Mujeres de Coraje 2020 de La Prensa Nicaraguense)

WASHINGTON — Estados Unidos reconoció este miércoles la labor de la periodista boliviana Ximena Galarza y de la activista nicaragüense Amaya Coppens al hacerles entrega del Premio Internacional a las Mujeres de Coraje.

Las dos latinoamericanas fueron parte del grupo de doce mujeres que este año recibieron este galardón con el que el Departamento de Estado de EE.UU. destaca anualmente a mujeres “que han demostrado un coraje y un liderazgo extraordinarios” a lo largo del mundo.

“Hoy van a conocer a algunas personas extraordinarias”, anunció el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, al presentar la gala celebrada en Washington.

Galarza es una periodista con más de 25 años de experiencia, que ha trabajado en importantes medios como Red UNO, Cadena A y TVU.

“Ximena arriesgó su carrera y su libertad por exponer el fraude electoral. Ha recibido honores por su trabajo en favor de la democracia, exponer corrupción, fraude electoral y violaciones de los valores democráticos en su país”, detalló una portavoz al presentar a la galardonada.

Coppens es una de las líderes del movimiento estudiantil 19 de Abril, que ha participado en numerosos actos de protesta contra el gobierno del presidente Daniel Ortega.

“Fue raptada de su residencia por la policía de Nicaragua tras participar en una protesta pacífica. La homenajeamos hoy por su fuerza y su tenacidad al dar un paso al frente por la justicia y en contra del gobierno sandinista y de las tácticas de represión violentas de sus fuerzas de seguridad, así como por sus actos de generosidad en favor de las madres de presos políticos que estaban en huelga de hambre”, señaló la funcionaria al presentar a Coppens.

La primera dama de EE.UU., Melania Trump, también presente en el acto, elogió a todas las galardonadas: “Estas mujeres son modelos a seguir para las futuras generaciones”.

Las otras diez galardonadas

Zarifa Ghafari, Afganistán: Tras conducir un programa de radio centrado en el papel de la mujer, se convirtió en la alcaldesa de la localidad de Maidan Shar, con tan solo 26 años. A pesar de la oposición de algunos intereses, logró lanzar la campana “Ciudad limpia, ciudad verde” con la que consiguió reducir la basura en el municipio.

Lucy Kocharyan, Armenia: Una periodista que ha dedicado su carrera a los niños con problemas mentales y que ha luchado contra toda violencia, ya sea física o psicológica, contra los menores y las mujeres.

Shahla Humbatova, Azerbayán: Ha trabajado como abogada desde 2013, siempre dispuesta a defender a acusados que se enfrentaban a cargos por ejercer libertades básicas, como periodistas, bloggeros o activistas.

Claire Ouedraogo, Burkina Faso: Presidenta de la Asociación para el Desarrollo de las Mujeres Songmanegre, que se centra en la lucha contra la práctica de la ablación. Su trabajo le valió ser nombrada embajadora de Paz de su país, en 2016.

Sayragul Sauytbay, China: Fue forzada a enseñar en campos de detención para minorías étnicas. En 2018 logró huir a Kazajistán, para evitar volver a ser enviada a uno de estos campos, donde estaba segura de que acabaría perdiendo la vida. Su testimonio fue uno de los primeros que sacó a la luz la represión sufrida por la minoría musulmana en el gigante asiático.

Susanna Liew, Malaysia: Tras el secuestro de su marido, el pastor Cristiano Raymond Koh, presuntamente a manos de las autoridades, Liew se convirtió en una firme defensora de las minorías en su país, denunciando las desapariciones sistemáticas de sus miembros.

Jalila Haider, Pakistán: Abogada especializada en derechos humanos y fundadora de la ONG “We the Humans – Pakistan”, cuya misión es dar oportunidades a las mujeres y niños vulnerables.

Amina Khoulani, Siria: Ha dedicado su vida a ayudar a las familias de los desaparecidos a manos del gobierno de Bashar al Asad. Huyó de su país en 2014, tras cumplir una condena de seis meses en prisión por su activismo.

Yasmin al Qadhi, Yemen: Una de las primeras mujeres que trabajó como periodista tras las protestas de la Primavera Árabe en su país. Cuando estalló la guerra civil, en 2015, creó junto a su hermana la fundación Marib Girls que lucha contra el alistamiento de menores en el ejército.

Rita Nyampinga, Zimbabue: Defensora de los derechos humanos desde hace más de 35 años, ha luchador por la igualdad de género y ha ejercido de mentora para multitud de jóvenes.

BLes (Con información de Voz de América)