EE.UU. acusa a Rusia de desinformar sobre coronavirus

Funcionarios estadounidenses afirman que la campaña del Kremlin para crear confusión sobre el coronavirus tiene inundada internet y los medios sociales.

Estados Unidos está acusando a Rusia de echar mano a todos sus manuales de desinformación para aprovecharse de los temores sobre la epidemia del coronavirus.

Los esfuerzos de Moscú, que ya llevan varias semanas, según los funcionarios, incluyen el uso de medios de prensa operados por el estado, sitios de internet de noticias falsas y “enjambres” de cuentas personales en línea para propagar información fabricada en al menos cinco idiomas.

“Hemos estado observando historias empujadas, historias falsas sobre el coronavirus”, dijo el jueves a los legisladores Lea Gabrielle, coordinadora del Centro de Atención Global del Departamento de Estado (GEC). “Hemos visto en juego el ecosistema completo de desinformación de Rusia”.

Gabrielle declinó entrar en detalles, alegando que no quería arriesgarse a que adquirieran una credibilidad.

¿Bill Gates?

Sin embargo, otros funcionarios dicen que la operación de desinformación de Rusia se concentra en tres temas: que el coronavirus es en realidad un arma biológica, que la CIA lo creó para dañar a China, y que el virus es en parte una creación del fundador de Microsoft, Bill Gates.

Múltiples solicitudes a la embajada rusa en Washington para que comentara sobre las acusaciones no fueron respondidas. Sin embargo, Rusia ha negado otras denuncias de Estados Unidos sobre campañas de desinformación, como que Moscú ha tratado repetidamente de interferir en las elecciones estadounidenses.

Gabrielle dijo que el GEC ha estado trabajando con la diplomacia pública del Departamento de Estado para exponer y contrarrestar los esfuerzos de Moscú, pero advirtió que no es fácil.

“Hay muchísima desinformación”. señaló. “No se trata solo de plataformas individuales. Lo que estamos viendo desarrollar es el panorama general y cómo los adversarios están usando las redes sociales”. 

Las compañías de redes sociales no están muy convencidas.

Lo que complica más la situación es que algunas compañías de redes sociales dicen que ellas no han encontrado pruebas de la masiva operación de influencia de Rusia con el coronavirus.

“En este momento, no hemos visto esfuerzos coordinados de manipulación en la plataforma”, dijo Twitter el miércoles en un comunicado. “No obstante, estaremos vigilantes y hemos invertido recursos sustanciales en nuestras operaciones proactivas”.

A una solicitud de la VOA, Twitter confirmó que estuvo en contacto con el GEC y fue informada en general de los descubrimientos del centro.

Facebook no respondió a solicitudes.

Las autoridades estadounidenses creen, por otra parte, que el Kremlin está obteniendo lo que quiere de la campaña sobre el coronavirus.

“El hecho es que mucho público en el mundo se cree estas mentiras”, dijo Jani Vujica, la directora de analítica investigaciones del GEC, a una audiencia en Washington el mes pasado sobre la crisis del coronavirus.

“Para algunos refuerza sus puntos de vista sobre Occidente. A otros se los maneja”.

Voz de América