Covid-19 ha convencido a la mayoría de los liberales a apoyar las políticas de inmigración de Trump

Donald Trump.

Parece que la crisis de Coronavirus ha llevado a un cambio sorprendente pero comprensible cuando se trata de inmigración para todos los estadounidenses. Aproximadamente cinco de cada seis adultos estadounidenses dijeron que ahora quieren ver a Estados Unidos terminar con toda la inmigración desde México.

No es difícil entender por qué más del 80% de todas las personas no quieren inmigración en este momento, pero lo que es notable es que incluso la abrumadora mayoría de los liberales también están de acuerdo.

La encuesta de Harvard/Harris de la que estamos hablando aquí preguntó a los estadounidenses si apoyarían o se opondrían a una parada completa de toda inmigración desde México durante la crisis del coronavirus.

Los votantes por grupo que apoyan el bloqueo de la inmigración desde México incluyen, el 75% de los hispanoamericanos, el 77% de los afroamericanos, el 73% de los votantes demócratas, el 84% de los votantes indecisos y el 93% de los votantes republicanos. Esto hará que el establecimiento demócrata entre en pánico, sin duda.

Curiosamente, la última vez que Estados Unidos prohibió la mayoría de la inmigración fue hace unos 100 años entre 1900 y 1920. ¿El coronavirus está causando que la historia se repita? Bueno, lo bueno es que el presidente Trump se está aprovechando del hecho de que el público quiere menos inmigración en este momento.

Incluso el liberal Washington Post se sorprendió al ver qué tan rápido Trump está enviando a la gente de regreso a la frontera en este momento: “Los migrantes que cruzan ilegalmente a los Estados Unidos están siendo expulsados ​​a México en un promedio de 96 minutos bajo medidas de emergencia de coronavirus ahora vigentes en todo el país, según tres funcionarios estadounidenses con conocimiento de las últimas estadísticas gubernamentales.”

El daño económico del Coronavirus está exponiendo toda la falsedad que antes había infestado a los Estados Unidos. El hecho de que la mayoría de los liberales ahora están en contra de la inmigración demuestra que realmente no creían en las fronteras abiertas.

Simplemente no les importaba antes, pero ahora que decenas de millones de personas ya han perdido sus empleos, se están despertando y se dan cuenta de que los inmigrantes compiten con ellos. Ahora que habrá menos empleos cuando todo se vuelva a abrir, no quieren inmigración.

El hecho de que los millones de inmigrantes ilegales en el país exijan cheques del estímulo en este momento debería indicar a estos liberales cuán descontroladas se han vuelto las cosas.

Francis Olivera – Política Veraz