Trump pide a Rusia que no apoye “atrocidades” sirias

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos.

La ofensiva de Siria respaldada por Rusia desencadenó la mayor ola de desplazamiento en la guerra civil en ese país.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quiere que Rusia deje de apoyar las “atrocidades” del régimen sirio y está preocupado por la violencia en la región de Idlib, en el noroeste del país en guerra, comunicó este domingo (16.02.2020) la Casa Blanca.

En una llamada telefónica con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, Trump “mostró su preocupación sobre la violencia en Idlib, Siria, y expresó la voluntad de Estados Unidos de que cese el apoyo de Rusia a las atrocidades del régimen de (Bashar al) Asad”, dijo la presidencia.

Las fuerzas del presidente Bashar al Asad lograron nuevos avances el domingo en su ofensiva contra el último gran bastión rebelde en la región noroeste de Idlib.

Respaldados por los ataques aéreos rusos, las fuerzas del gobierno sirio han mantenido el asalto en Idlib y áreas de las provincias vecinas de Alepo y Latakia desde diciembre.

Empeorar la situación

El domingo, después de enfrentamientos y ataques aéreos, las fuerzas del régimen “tenían el control de todas las aldeas y pueblos pequeños alrededor de Alepo por primera vez desde 2012”, dijo el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ofensiva respaldada por Rusia ha desencadenado la mayor ola de desplazamiento en la guerra civil de Siria, con 800.000 personas que huyen desde diciembre, según Naciones Unidas.

En la llamada telefónica del sábado con Erdogan, Trump también “reiteró que la continua interferencia extranjera en Libia solo serviría para empeorar la situación”.

Libia ha estado sumida en el caos desde un levantamiento respaldado por la OTAN, en 2011, que mató al dictador Moamer Kadhafi, con dos administraciones rivales compitiendo por el poder.

Estados como Rusia, Francia, Emiratos Árabes Unidos y Egipto apoyan al hombre fuerte Khalifa Haftar, mientras que el Gobierno de Acuerdo Nacional, reconocido por la ONU, cuenta con el respaldo de Turquía y Qatar.

Deutsche Welle

mg (afp, dpa)