Organizaciones asiáticas lavan dinero para los cárteles mexicanos en EE.UU., revela informe

Catorce presuntos miembros del cártel de la droga “Los Zetas” y las armas incautadas se presentan a la prensa en Monterrey, estado de Nuevo León, México, el 15 de febrero de 2012. (Julio Cesar Aguilar/AFP vía Getty Images)

Organizaciones asiáticas están colaborando con cárteles mexicanos para lavar el dinero producto del narcotráfico, de acuerdo con un informe elaborado por la DEA.

La Administración de Control de Drogas de Estados Unidos dio a conocer esta información a través de la Evaluación Nacional de la Amenaza de las Drogas de 2019 “en la que se esbozan las amenazas que representan para los Estados Unidos el tráfico de drogas nacionales e internacionales y el abuso de drogas ilícitas”.

De acuerdo con la agencia, las Organizaciones Delictivas Transnacionales Mexicanas (TCO, por sus siglas en inglés) siguen controlando los lucrativos corredores de contrabando y mantienen la mayor influencia del narcotráfico en los Estados Unidos.

Entre los cárteles más importantes que están activos actualmente en EE.UU. la agencia nombra al cártel Sinaloa, cártel Jalisco Nueva Generación, organización Beltran-Leyva, cártel del Golfo, cártel Juarez y Los Zetas.

Mediante alianzas comerciales con otras organizaciones y el trabajo conjunto con bandas transnacionales, bandas callejeras con sede en los Estados Unidos, bandas de presos y organizaciones asiáticas de lavado de dinero, siguen ampliando su influencia delictiva.

La agencia informó que hay una tendencia alarmante de la presencia de organizaciones asiáticas de lavado de dinero que realizan sus operaciones en nombre de los carteles mexicanos.

La razón detrás de esta colaboración, señala la DEA, es la imposición del régimen chino de un límite tanto de las transacciones de divisas, de 50,000 dólares anuales, como de los retiros en el extranjero con tarjetas de crédito y débito emitidas por bancos chinos, de 15,000 dólares anuales.

La demanda de los ciudadanos chinos de transferir su riqueza fuera de China y dentro de los Estados Unidos ha alimentado la demanda de dólares de los Estados Unidos.

“Los MLO asiáticos están ansiosos por adquirir dólares estadounidenses de los cárteles mexicanos, producto de la droga, para pagarles en pesos o sus deudas equivalentes en China a través de el esquema del Sistema de Banca Subterránea (CUBS) de China”, explica el informe.

A su vez estas organizaciones delictivas revenden los dólares estadounidenses a clientes, que son ciudadanos chinos dentro de Estados Unidos, normalmente a cambio de pagos en renminbi, moneda de curso legal, en China.

La demanda de dólares estadounidenses proporciona una salida para el dinero obtenido de las drogas y está provocando un cambio en el panorama del lavado de dinero dentro del país, afirma la DEA.

Además de la colaboración con grupos asiáticos de lavado de dinero, los carteles aprovechan el contrabando de dinero en efectivo al por mayor, la colocación del producto en el sistema bancario de los Estados Unidos y transferirlo de manera electrónica a México, el Mercado Negro de Divisas a través de redes de corredores de dinero y la utilización de Empresas de Servicios Monetarios para transferir el producto a México.

Dentro de México, colocan el producto ilícito en el sistema financiero a través de negocios de cambio de divisas, la compra de activos con dinero en efectivo y el uso de compañías fachada para recibir transferencias electrónicas con el fin de ocultar la verdadera identidad de los beneficiarios.

También se recabaron pruebas de la utilización de criptodivisas por parte de las TCO mexicanas como medio para transferir su riqueza a nivel internacional, de acuerdo con el mismo informe.

La evaluación a nivel nacional se basa en datos de incautaciones de drogas, la pureza de las drogas, los análisis de laboratorio, la información sobre la participación de grupos delictivos organizados y los datos de encuestas proporcionados a la DEA por los organismos estatales y locales de aplicación de la ley.

Debora Alatriste – La Gran Época