La acusación del fiscal general de EE.UU. contra Soros por el “aumento de los delitos violentos”

El Fiscal General William Barr y el financista George Soros (Tomas de pantalla de YouTube: Fox Business/Bloomberg Markets and Finance)

El Fiscal General de Estados Unidos, William Barr, acusó al especulador internacional George Soros de subvertir el sistema legal del país y de propiciar un “aumento de los delitos violentos”.

El alto funcionario señaló las nocivas actividades de Soros al explicar algunas de las iniciativas de la administración Trump para combatir el crimen, en el programa de Fox News dirigido por Martha MacCallum, a finales de diciembre.

Barr declaró que Soros infiltraba sistemáticamente las carreras de los fiscales en todo el país usando tácticas divisivas y peligrosas.

Especificó que Soros invertía grandes sumas de dinero para hacer elegir a funcionarios que no apoyaban por completo a las fuerzas de seguridad, dificultando de esta manera la correcta aplicación de la ley.

Al respecto se podría mencionar al fiscal de distrito de San Francisco, California, Chesa Boudin, apoyado por Soros, quien promete menos tiempo de cárcel para los miembros de pandillas que sean procesados dentro de su jurisdicción.

En otro de los múltiples casos de interferencia en los que se halla involucrado Soros, el ex fiscal Joe DiGenova y la abogada Victoria Toensing señalaron que aquel estaría involucrado en el juicio político impulsado por los demócratas, en el que intentaron destituir al presidente estadounidense Donald Trump.

Toensing también explicó que Soros tenía injerencia en el Departamento de Estado de Obama.

“Los Estados Unidos y otros hicieron declaraciones falsas sobre él [el ex fiscal general ucraniano Viktor Shokin], sí, eran ONG financiadas por George Soros que también estaban ‘en la cama’ con el Departamento de Estado”, dijo Toensing.

“Estaban ‘en la cama’ entre ellos durante ese tiempo [durante el mandato de Barack Obama], en nombre de la lucha contra la corrupción y realmente significaba que Soros iba tras sus competidores”, añadió en la misma ocasión.

“El dinero sucio de Soros está en toda esta historia desde el primer día”, dijo a su vez DiGenova, mientras que Toensing amplió: “[Soros] todavía tiene gente infiltrada en el Departamento de Estado”.

Normalmente Soros actúa a través de la Fundación Sociedad Abierta (OSF, por la sigla en inglés) una red internacional supuestamente filantrópica, que actúa en muchos países del mundo y que tiene una larga historia de apoyo al activismo izquierdista.

Por ejemplo, en Estados Unidos el Fondo Dieciséis Treinta, que recibió más de 2 millones de dólares de esa entidad, lideró una campaña contra la nominación de Brett Kavanaugh a la Corte Suprema en 2018.

“Su alcance e influencia va desde las dos docenas de fiscales que ayudó a elegir en los Estados Unidos, hasta los becarios que ayudó a capacitar en el Departamento de Estado”, informó en el 2016 The Hill.

En la misma edición se señala a Barack Obama,a Nancy Pelosi y a Hillary Clinton como beneficiarios de sus aportes financieros.

Para las elecciones del 2016 Soros donó 10.6 millones de dólares a la campaña de Clinton.

José Ignacio Hermosa – BLes