El Senado de Virginia rechaza la prohibición de las armas de asalto

Un rifle semiautomático AR-15 en una armería de Richmond, Virginia, el 13 de enero de 2020. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Un polémico proyecto de ley que prohibiría a los virginianos vender las llamadas “armas de asalto” y poseer cargadores de gran capacidad fue desestimado por los legisladores después de que un puñado de demócratas rompieran con su disciplina de voto.

Los senadores estatales en el Comité Judicial votaron para archivar el proyecto de ley (House Bill 961) hasta el próximo año y pidieron a la comisión estatal del crimen que estudiara el tema. Cuatro senadores demócratas —Creigh Deeds, John Edwards, Chap Petersen y Scott Surovell— rompieron con la línea de voto de su partido y se unieron a los republicanos para rechazar la medida en una votación de 10 contra 5.

El voto bipartidista del 17 de febrero fue aplaudido en la sala del comité, que estaba repleta de defensores de las armas, según The Associated Press.

Los grupos de derechos de armas y los defensores de la segunda enmienda le dijeron a The Epoch Times que se sentían alentados por el reciente resultado, pero advirtieron que la medida todavía podría ser presentada nuevamente por el gobernador de Virginia, Ralph Northam, quien había hecho de la prohibición de armas y otras medidas de control de armas una de sus principales prioridades.

La legislación, denominada HB 961, amplía la definición de “arma de fuego de asalto” y “prohíbe a toda persona importar, vender, transferir, fabricar, comprar o transportar un arma de fuego de asalto”. Define un arma de fuego de asalto como “un rifle semiautomático de fuego central que expulsa uno o varios proyectiles por la acción de una explosión de material combustible con una capacidad fija de cargador superior a 12 rondas”, entre otras características.

El proyecto de ley original habría prohibido la posesión de todas las “armas de asalto”, pero una enmienda añadida posteriormente cambió el borrador para prohibir únicamente la venta y transferencia de armas de asalto. El proyecto de ley dejaba claro que cualquier virginiano que ya poseía una supuesta arma de fuego de asalto antes del 1 de julio de 2020 habría podido conservarla.

“Hoy la voluntad del pueblo derrotó el intento de Bloomberg de comprar la legislatura”, dijo John Crump, director para el Estado de Virginia de Gun Owners of America, al diario The Epoch Times, refiriéndose al exalcalde de Nueva York y actual candidato demócrata para 2020 Michael Bloomberg.

Los demócratas recientemente obtuvieron el control de la Cámara de Representantes y del Senado del estado —por primera vez en más de dos décadas— y han prometido promulgar políticas de control de armas más fuertes, diciendo que ayudarán a reducir los tiroteos y las muertes. Además de la mayoría de la legislatura estatal, el gobernador, el vicegobernador y el fiscal general de Virginia también son demócratas.

“Aunque esta es una victoria para los propietarios de armas en la Mancomunidad, todavía tenemos que estar siempre vigilantes”, dijo Crump por correo electrónico. “El proyecto de ley todavía puede ser traído de vuelta por el gobernador Northam. Los propietarios de armas deben seguir comprometidos y lo más importante, votar. Este es solo un paso para recuperar nuestro estado”.

Alrededor de una docena de otros proyectos de ley de control de armas han avanzado rápidamente a través de la legislatura del estado de Virginia en las últimas semanas y podría finalizar su aprobación en los próximos días. Esos proyectos de ley incluyen la limitación de la compra de armas de fuego a una vez al mes, la verificación universal de los antecedentes de las compras de armas, la autorización a las localidades para prohibir las armas en los edificios públicos, parques y otras zonas, y un proyecto de ley de alerta que permitiría a las autoridades retirar temporalmente las armas a cualquier persona que se considere peligrosa para ellas o para los demás.

Mark Oliva, el director de Asuntos Públicos de la National Shooting Sports Foundation (Fundación Nacional de Deportes de Tiro), calificó la reciente votación como un paso en la dirección correcta. Dijo que la fundación confía en que la comisión estatal contra el crimen no dé recomendaciones.

“Estamos animados por el voto bipartidista para poner sobre la mesa esta inconstitucional toma de armas que habría negado a millones de virginianos sus derechos de la Segunda Enmienda y convertido a los criminales en ciudadanos respetuosos de la ley”, dijo a The Epoch Times.

Los grupos de derechos de armas y los defensores de la Segunda Enmienda han condenado repetidamente las medidas, diciendo que los proyectos de ley propuestos violan sus derechos constitucionales. La comunidad que representa a las fuerzas de seguridad dio argumentos similares. El 20 de enero, una manifestación por los derechos de armas en oposición a la legislación congregó a por lo menos 22,000 defensores de la Segunda Enmienda de todo el país en Richmond.

Dudley Brown, presidente de la National Association for Gun Rights (Asociación Nacional para los Derechos de Armas de Fuego), dijo a The Epoch Times que “tienen que mantener la presión”, y que la prohibición de armas era solo uno de los muchos otros proyectos de ley de control de armas que Northam quiere aprobar.

“Una muestra de fuerza de nuestros miembros y otros activistas de los derechos de armas en todo Virginia hizo que esto ocurriera”, dijo por correo electrónico.

Todos los proyectos de ley propuestos tendrán que ser aprobados por la Cámara y el Senado antes de ser firmados por Northam y convertirse en leyes.

La portavoz de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), Catherine Mortensen, llamó al voto una “victoria para los virginianos honestos y trabajadores que compartieron su apoyo a la Segunda Enmienda”.

“Agradecemos a los senadores del comité judicial por escuchar a sus electores y lograr la desestimación bipartidista de una atroz prohibición de armas que habría criminalizado a los propietarios de armas respetuosos con la ley”, dijo a The Epoch Times en una declaración por correo electrónico.

Bowen Xiao – La Gran Época