El legado de Nancy Pelosi

Nancy Pelosi rompiendo el discurso del Estado de la Unión del presidente Trump.

El 8 de enero de 1780 George Washington dio en la ciudad de Nueva York el primer discurso del Estado de la Unión. A partir de esta fecha, los presidentes de Estados Unidos se han dirigido al país anualmente desde el Congreso. El discurso es la oportunidad para que el jefe de estado informe a los ciudadanos la situación del país, a nivel doméstico e internacional. El acto, en esencia, es el mensaje anual más importante del presidente.

Donald Trump acudió al Congreso el el 4 de febrero para dar su tercer discurso del Estado de la Unión. Según el protocolo tradicional, el presidente de la Cámara de Representantes debe anunciar y dar la bienvenida al jefe de estado en los términos siguientes: “Tengo el gran privilegio y honor de presentarles al presidente de los Estados Unidos”. Inmediatamente después, el mandatario entrega una copia del discurso al vicepresidente y otra al presidente de la Cámara.

Este año los eventos en el Congreso tomaron un curso diferente. Nancy Pelosi – demócrata de California y actual presidenta de la Cámara – rechazó presentar al presidente Trump de acuerdo al protocolo establecido. Cuando Trump arribó a la Cámara Pelosi dijo: “Miembros del Congreso, el presidente de los Estados Unidos”. Fue claro; para Nancy Pelosi la presencia del presidente en el Congreso y su discurso anual no fueron motivos de honor o privilegio. No obstante, Trump entregó las copias respectivas, pero decidió no estrechar la mano de Pelosi.

Cabe recordar que recientemente Nancy Pelosi anunció en el mismo lugar el inicio de un juicio político destinado a destituir al presidente Trump. El mandatario fue absuelto en el Senado por falta de pruebas.

Durante el acto presidencial Nancy Pelosi adoptó una postura inapropiada y poco parlamentaria. Pelosi hizo múltiples muecas y rostros desdeñados, evitó mirar a Trump, saludó a diferentes personas del público y revisó la copia del discurso múltiples veces mientras el presidente se dirigía a la audiencia del Congreso. Fue obvio, Nancy Pelosi decidió, a propósito, burlarse y no prestar atención al discurso del presidente.

Cuando Donald Trump terminó de hablar, Pelosi agarró la copia del discurso y comenzó a romperlo. Posteriormente, tiró las copias rotas del discurso en su escritorio. Mientras Trump se despedía de los asistentes; Pelosi, en otro acto de burla y despreció al mandatario, mostró en alto las copias rotas del discurso presidencial.

La conducta vergonzosa de Nancy Pelosi no fue suficiente. Cuando los periodistas le preguntaron al final del evento sobre los hechos ocurridos Pelosi dijo: “Fue hacer algo cortés, considerando las alternativas”. Fue un discurso “sucio”, agregó Pelosi.

La actitud de Nancy Pelosi no dijo nada sobre el presidente Trump; al contrario, dijo mucho sobre ella. Su odio, inmadurez y bajeza salieron a la luz en un par de minutos. Pelosi actuó como una niña malcriada y descontrolada que no pudo contener en público su berrinche contra el presidente de EEUU.

Newt Gingrich, quien también fue presidente de la Cámara, dijo que el “infantilismo de Nancy Pelosi es un insulto a las tradiciones americanas” y que ella “debería ser censurada”.

Según el presidente Trump, el discurso del Estado de la Unión es un documento “oficial” y Nancy Pelosi violó la ley al destruirlo.

Nancy Pelosi muestra la copia destruida del discurso del Estado de la Unión

Después del bochornoso hecho protagonizado por Nancy Pelosi, los congresistas republicanos presentaron una resolución condenando su actitud; sin embargo, los demócratas desaprobaron la resolución. Todos los republicanos (193) votaron por la resolución, mientras todos los demócratas (224) votaron en contra.

Nancy Pelosi será recordada como la única figura política en la historia de EEUU quien rompió y destruyó en el Congreso el discurso del Estado de la Unión mientras el presidente se dirigía al pueblo estadounidense.

El 4 de febrero de 2020 el mundo vio y conoció a la verdadera Nancy Pelosi.

La Casa Blanca respondió en los siguientes términos: “Nancy Pelosi rompió la historia de uno de los últimos aviadores Tuskegee, La supervivencia de un niño nacido a las 21 semanas, las familias de luto de Rocky Jones y Kayla Mueller y la reunión de un militar con su familia. Ese es su legado”.

Que triste legado!

Juan Torres