EE.UU. acusa a Irán y China de suprimir “detalles vitales” en medio de brote de coronavirus

El Secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo habla durante una sesión informativa en el Departamento de Estado en Washington, el 25 de febrero de 2020. (Alex Wong/Getty Images)

El secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo, el 25 de febrero, criticó a China e Irán por supuestamente encubrir los casos del nuevo coronavirus y advirtió que la posible supresión de información podría obstaculizar la respuesta mundial al brote.

“Si China hubiera permitido a sus propios periodistas y personal médico, y a los extranjeros, hablar e investigar libremente, los funcionarios chinos y otras naciones habrían estado mucho mejor preparados para enfrentar el desafío”, dijo Pompeo a los reporteros durante la conferencia de prensa del Departamento de Estado el martes.

Acusó al Partido Comunista Chino (PCCh) de censura y de ocultar la gravedad de la mortal enfermedad de COVID-19, a la vez que condenó la decisión del régimen de expulsar a tres reporteros del Wall Street Journal la semana pasada. Pompeo dijo que se necesitaba una prensa libre para asegurar que la información precisa sobre el virus esté disponible para el público y el personal médico.

“Expulsar a nuestros periodistas expone una vez más el asunto del gobierno que llevó al SARS y ahora al coronavirus, es decir, la censura. Puede tener consecuencias mortales”, dijo Pompeo.

Se cree que decenas de miles de personas se han enfermado por el virus, aunque expertos médicos externos han cuestionado el número de casos que están siendo reportados por las autoridades sanitarias chinas.

Pompeo también dijo que las autoridades iraníes deben “decir la verdad” sobre el virus en medio de las señales de que el brote puede ser mucho más amplio de lo que se reconoce oficialmente.

Personal médico tratan a un paciente infectado por el coronavirus COVID-19 en el Hospital de la Cruz Roja de Wuhan, en la provincia de Hubei, China, el 16 de febrero de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

El virus, que causa la enfermedad COVID-19, surgió en la ciudad de Wuhan, China, a finales de 2019 y desde entonces se ha extendido a docenas de países. Hubo un rápido aumento en el número de casos en Italia, Irán y Corea del Sur esta semana, entre otras naciones. Docenas de personas han muerto en todo el mundo fuera de China a causa del virus, que causa una enfermedad que produce síntomas similares a los de la gripe, incluyendo fiebre, dolor de cabeza y dificultad para respirar.

Irán tiene actualmente el segundo número más alto de muertes después de China. Su gobierno dijo el lunes que 12 personas habían muerto en todo el país a causa del nuevo coronavirus, rechazando las afirmaciones de un total de 50 personas de un legislador de la ciudad de Qom que estuvo en el epicentro del virus en el país.

El legislador, Ahmad Amirabadi Farahani, afirma que el número de muertos se remonta al 13 de febrero. Irán reportó oficialmente los primeros casos del virus y sus primeras muertes el 19 de febrero.

Los informes contradictorios plantearon preguntas sobre la transparencia del gobierno iraní en cuanto a la escala del brote del coronavirus.

Pompeo dijo que Estados Unidos está “profundamente preocupados por la información que indica que el régimen iraní puede haber suprimido detalles vitales sobre el brote en ese país”.

El Secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, habla mientras el portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, escucha durante una sesión informativa en el Departamento de Estado en Washington, el 25 de febrero de 2020. (Alex Wong/Getty Images)

Los comentarios del secretario de Estado condenando a las naciones llegaron al ministro de salud iraní, Iraj Harirchi, quien había instado al público a no reaccionar de forma exagerada sobre la propagación del virus pero que dio positivo en la prueba de la enfermedad.

Harirchi, el jefe del grupo de trabajo de Irán para detener la propagación del COVID-19, confirmó que estaba infectado en un video publicado en línea por la agencia estatal de noticias Fars.

“Quería decirle que me contagié de coronavirus”, dijo Harirchi, según una traducción de The Guardian. “Ayer tuve fiebre. Las pruebas dieron positivo anoche. Me aislé. Hace unos momentos, me dijeron que llegó la prueba final. Empezaré a tomar la medicina. En general, me siento bien. Solo me sentí un poco cansado, tuve fiebre, y ya bajará”.

Según la BBC, se vio a Harirchi limpiándose la frente durante una conferencia de prensa antes de que diera positivo en la prueba del virus.

El número de infecciones en Irán ha aumentado a 61, según el Ministerio de Salud. También se han reportado los primeros casos del virus en cinco países vecinos, incluyendo Irak, Kuwait, Omán y Afganistán, y todos los pacientes tienen vínculos con Irán. Algunos infectados por el virus viajaron directamente desde una ciudad de Irán donde las autoridades no han informado de casos confirmados de COVID-19.

Estudiantes iraquíes distribuyen folletos sobre la prevención del coronavirus en la ciudad de Basora, al sur de Irak, el 25 de febrero de 2020. (Hussein Faleh/AFP vía Getty Images)

En respuesta al brote en Irán, la Autoridad General de Aviación Civil de los Emiratos Árabes Unidos dijo que cortaría los vuelos hacia y desde el país. Los Emiratos Árabes Unidos son sede de las compañías aéreas internacionales Emirates y Ethiad, y los informes señalan que los iraníes dependen en gran medida del uso de sus aeropuertos.

Personal del Municipio de Teherán limpian un tren subterráneo para evitar la propagación de la enfermedad COVID-19, el 26 de febrero de 2020. (Atta Kenare/AFP vía Getty Images)

“Cuidaos”, dijo Harirchi. “¡Este virus es un virus demócrata! No distingue entre ricos y pobres o entre oficiales y no oficiales y cualquiera podría contraerlo”.

Pompeo añadió que la prioridad número uno es proteger a Estados Unidos de una mayor propagación del virus después que se confirmaron nuevos casos en varios países esta semana. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. dijeron el martes que los estadounidenses deben prepararse para la propagación de la enfermedad en la comunidad.

Isabel van Brugen – La Gran Época

La Associated Press y Jack Phillips contribuyeron a este informe.