Dos soldados de EEUU mueren en un ataque en Afganistán

El comandante de las tropas de EEUU en Afganistán, John Nicholson.

Dos soldados de Estados Unidos desplegados en Afganistán han muerto tras un ataque de un militar afgano que ha abierto fuego contra los militares estadounidenses.

El portavoz de las Fuerzas Estadounidenses en Afganistán (USFOR-A), Sonny Leggett, ha confirmado la muerte de dos militares estadounidenses en un ataque perpetrado este sábado en la provincia de Nangarhar, en el distrito de Sherzad, que también acabó con seis heridos.

«Los informes indican que un individuo con un uniforme afgano abrió fuego contra Estados Unidos y las fuerzas afganas con una ametralladora», ha indicado el portavoz estadounidense en unas declaraciones recogidas por la televisión afgana Tolo News.

Leggett ha señalado que siguen recopilando información sobre lo sucedido, así como sobre la «causa» que ha motivado este ataque, que hasta el momento es «desconocida». «Se está investigando el incidente», ha asegurado.

Por su parte, el gobernador de Nangarhar, Shah Mahmood Miakhel, ha confirmado que tres soldados afganos de operaciones especiales también han resultado heridos en este ataque. «Había unidades especiales del Ejército y tropas de apoyo en el distrito», ha afirmado.

El gobernador ha asegurado que el atacante murió también en el tiroteo. «Todavía no está claro por quién estaba influido o si fue un error», ha añadido, ya que ningún grupo ha reclamado la autoría de este ataque.

La situación en Afganistán es complicada y es que alrededor de 426.000 personas se vieron desplazadas durante el año pasado a causa del conflicto que atraviesa el país, según datos de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Los enfrentamientos se incrementaron durante 2019 en el país a pesar del proceso de conversaciones de paz entre Estados Unidos y los talibán, en el que por ahora no participa el Gobierno afgano.

El futuro acuerdo de paz incluiría un calendario de retirada de tropas estadounidenses e internacionales y garantías por parte de los talibán de que el país no volverá a convertirse en un refugio para milicianos de grupos terroristas.

OK Diario