Demócratas e ilegales en pánico; Trump despliega fuerzas de inmigración en los estados santuarios

Donald Trump usa unidades élite para combatir la inmigración ilegal en estados santuarios.

Reconociendo que es un año electoral y que aún queda mucho trabajo por hacer para combatir la inmigración ilegal, el presidente Trump ha decidido hacer una demostración de fuerza que la gente no puede ignorar, al dar a conocer la presencia de funcionarios de inmigración en los lugares que más lo necesitan; los Estados Santuario.

Según los informes, la administración de Trump está enviando unidades tácticas federales de élite desde la frontera sur a ciudades santuario en todo Estados Unidos en un esfuerzo por aumentar la capacidad del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para hacer cumplir las leyes federales de inmigración.

El liberal New York Times informa que las unidades se desplegarán en las ciudades controladas por los demócratas de Chicago, Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Atlanta, Houston, Boston, Nueva Orleans, Detroit y Newark. A veces nos gusta citar fuentes liberales porque cuando tienen que admitir algo, sabemos que es definitivamente cierto.

“La medida refleja la persistencia del presidente Trump en tomar medidas enérgicas contra las ciudades santuario, localidades que se han negado a cooperar en la entrega de inmigrantes destinados a ser deportados a las autoridades federales,” agregó el New York Times. “Se produce poco después de que el Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional anunciaron una serie de medidas que afectarán tanto a los ciudadanos estadounidenses como a los inmigrantes que viven en esos lugares.”

El director interino de ICE, Matthew Albence, confirmó en un comunicado que el despliegue se produce en respuesta a las políticas demócratas que dificultan que los agentes federales hagan cumplir la ley.

“Como hemos observado durante años, en las jurisdicciones donde no se nos permite asumir la custodia de extranjeros en las cárceles, nuestros oficiales se ven obligados a realizar arrestos en general de extranjeros criminales que han sido liberados en las comunidades,” dijo Albence. “Cuando las ciudades santuario liberan a estos delincuentes de vuelta a la calle, aumenta la ocurrencia de delitos prevenibles y, lo que es más importante, de víctimas prevenibles.”

Los liberales están en pánico, como lo demuestra una declaración de Naureen Shah de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos, muy sesgada y liberal: “Desplegar unidades de élite tipo SWAT en ciudades estadounidenses es peligroso. Se trata de militarizar aún más las calles.”

Sus respuestas son tan predecibles. Por supuesto, desplegar estas fuerzas es peligroso, solo porque los demócratas lo han hecho peligroso al liberar a peligrosos delincuentes extranjeros en nuestras calles en lugar de retenerlos para las autoridades de inmigración.

El congresista Bennie G. Thompson respondió a este despliegue y dijo: “Es realmente alarmante que el presidente Trump esté alejando recursos de la frontera solo para aumentar su cruel agenda de inmigración, arrojar carne a su base e infligir venganza contra los estados que no hacen lo que él dice.” Entonces, según los demócratas, tomar medidas para lograr que los Estados Santuario comiencen a seguir la ley es venganza. No, Thompson, esto es simplemente justicia.

Gracias a este despliegue, ICE planea aumentar las detenciones de extranjeros ilegales criminales en un 35% entre febrero y mayo. Hay muchos beneficios positivos diferentes para esta implementación. Esto presiona a los estados santuarios y a los inmigrantes ilegales. Incluso puede resultar en algo de auto deportación. Siempre y cuando genere miedo en la comunidad, puede hacer una pausa para las personas que estén considerando ingresar al país.

Francis Olivera – Política Veraz