Trump presenta el “acuerdo del siglo”: Jerusalén queda como capital indivisible de Israel y propone establecimiento de un Estado palestino

El presidente estadounidense Donald Trump reveló finalmente los detalles de su esperado plan de paz para el conflicto palestino israelí.

“Hoy Israel toma un gran paso hacia la paz”, dijo Trump al inicio de su mensaje, en el que recibió amplios vítores por parte de la audiencia.

Trump recordó su encuentro con Abbas en Belén hace unos años, y dijo lamentar la situación de vida de los palestinos. Por ello, dijo considerar buscar un camino para solucionar el conflicto palestino israelí.

Calificó como una falla a los intentos anteriores de la Casa Blanca para dar con una solución al conflicto, pero afirmó que él “fue elegido no para hacer cosas pequeñas para grandes problemas”.

El plan consta de 80 páginas, aseguró Trump, propone dos Estados, consta de un mapa con delimitaciones de fronteras de territorio, y lo calificó como una propuesta de beneficios tanto para los israelíes como para los palestinos.

Para la delimitación del Estado palestino, el plan de paz sugiere el congelamiento de la construcción civil israelí en el área de Cisjordania propuesta para ello por los siguientes 4 años.

Trump aseveró que Netanyahu le ha comunicado su compromiso para entablar negociaciones con los palestinos, a quien agradeció por “tomar este valiente paso”.

Según Trump, EE.UU. e Israel formarán un comité para precisar el mapa de fronteras delimitadas.

“Jerusalén permanecerá como la capital indivisible de Israel”, manifestó Trump, lo que levantó un clamor de aplausos ante la audiencia presente. “Pero eso no es gran cosa, porque antes lo he hecho para ustedes, ¿no es cierto?”, dijo a la congregación.

Trump habló de sus logros a favor de Israel, desde el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel, el reconocimiento de la soberanía israelí en los Altos del Golán y su decisión de sacar a EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán, ante lo que recibió otra ronda de aplausos.

El presidente remarcó su compromiso por el bienestar de los palestinos y calificó a su plan de paz como una “oportunidad histórica” para los palestinos con el fin de que puedan obtener el establecimiento de un Estado independiente.

El mandatario señaló que el plan de paz implica que el Estado palestino tendrá su capital en Jerusalén oriental, donde EE.UU. establecerá una embajada. El statu quo del Monte del Templo continuará en manos de Jordania, indicó.

Trump aseguró que su administración busca impulsar la economía palestina como parte de su plan de paz, pero dejó en claro que los palestinos deben de abandonar sus actividades terroristas y buscar la coexistencia con Israel.

Hizo un llamado expreso al presidente palestino Mahmud Abbas, a quien dijo que mandó hoy una carta, y le comunicó que el territorio definido para el Estado palestino será mantenido por cuatro años, sin dejar de manifestar el apoyo de EE.UU. para los palestinos.

Algunos embajadores árabes fueron invitados a la ceremonia, entre los que se cuenta al de Emiratos Árabes Unidos, de Baréin y de Omán.

Entre los presentes en el evento estuvo el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, la hija del presidente, Ivanka Trump, y el exrepresentante para negociaciones internacionales del gobierno de Trump, Jason Greenblatt, uno de los artífices del plan de paz.

Asimismo se notó la presencia del magnate judío estadounidense Sheldon Adelson y de su esposa Miriam Adelson. Líderes judíos y evangélicos también fueron parte de la audiencia.

La parte económica del plan de paz, cuyo programa es llamado”paz para la prosperidad” por el gobierno de Trump, fue presentada en junio del año pasado, y sugiere la implementación de una inversión de 50 mil millones de dólares para impulsar la economía palestina.

Enlace Judío México e Israel

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío